Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 S 6 LOS SÁBADOS DE DÍAS DE JÚBILO El perro Platón n cuanto se jubiló, mi amigo Augusto, el filósofo, llamó a un librero de viejo y le vendió su biblioteca. Décadas de acumulación de páginas en castellano, francés, alemán, griego y latín fueron a dar a una caseta junto al Jardín Botánico. Cuqui, su mujer, aprovechó los vacíos para colocar su colección de novelas policiacas escritas por mujeres: Ruth Rendell, Alicia Bartlett, P. D. James... y, por supuesto, la pionera Agatha Christie. Un punto feminista militante, Cuqui sostiene que, por fin, las mujeres acceden a descubrir criminales y no tan sólo a soportarlos. La limpia de Augusto tiene una salvedad: los Diálogos de Platón. El resto de la filosofía es pedantería de profesores. Todo está en Platón. En el trastero duermen informes, monografías, Es su secreta herencia de profesor jubilado, o sea: la sabiduría. Al siguiente cumpleaños de Cuqui, alguien le regaló un perrito de raza Lu Lu Spitz: blanco, vivaracho, con un pelo de grandes rizos como nieve recién caída. No tenía nombre y Augusto decidió llamarlo Platón. ¿No es una irreverencia llamar a un animal con el nombre de un maestro del pensamiento? -Para nada. Este perro tiene más de filósofo que muchos profesionales de la filosofía. Me contó que el perrito, amante de la televisión, se pasa las horas mirando la pantalla, encantado con los animales humanos que allí caminan solamente en dos patas. Pero, en cuanto alguien se pone de bruces o a horcajadas, Platón les ladra. ¿No entiendes que el perro distingue al humano correcto del incorrecto, que parece un cuadrúpedo? Es una distinción moral. ¿Le estarías mostrando al chucho una película erótica, acaso una porno? Augusto guardó un indignado silencio. Caminábamos junto a un parque y Platón se acercó a un árbol, con intención de aliviarse, y levantó una de sus patitas. -No olvides al maestro Platón, perro Platón. Ese árbol no es de verdad. El verdadero es la idea perfecta del árbol y está en cielo. ¿Y la idea del pis perfecto? ¿También es celestial? -apostillé. Ahora, Augusto, platónico empedernido, prepara una página web con correo intercativo: amigosdeplaton. com. ¿Sabrán los usuarios si se trata de uno u otro Platón? E Blas Matamoro A caballo, entre animales en libertad, en las emocionantes selvas de Botsuana primeras luces del alba y durante la marcha se habla lo imprescindible. De hecho, la comunicación se resuelve mediante signos para evitar molestar a los animales. A medio día se para a tomar un poco de chocolate, fruta y algo de bebida; y sobre las dos de la tarde se regresa para disfrutar de una estupenda comida: habitualmente carne de antílope a la brasa con verduras y buen vino. Después, siesta- -la globalización tienen sus cosas buenas- -y paseos en barca si nos dejan los hipopótamos. Para los que no desean perder ni un minuto se puede volver a ensillar un caballo para ver la puesta de sol y regresar a las ocho para cenar junto al fuego. Y no se crea que por la noche no habrá emociones. En Botsuana no hay cercas ni vallas, así que cualquier elefante o león de alma inquieta puede acercarse para contemplar de cerca al hombre blanco En cualquier caso, si la cosa nos supera, no hay más que hacer uso de la bocina y esperar a que los guías expliquen que al cliente no se le molesta más allá de lo estrictamente contratado FOTOS: ABC Vuelos supersónicos Para los que crean que atravesar pantanos o galopar entre leones no sean actividades suficientemente evasivas hay otra opción: realizar un vuelo de entrenamiento en un reactor ruso de combate. En la base de Ramenskoye, a 50 kilómetros de Moscú, todo está preparado para recibir a los que se atrevan con ese concepto tan curioso de las fuerzas G esto es, el incremento de la fuerza de la gravedad que el cuerpo debe soportar por efecto de la velocidad, y que puede llegar hasta nueve veces la atracción de la Tierra, dependiendo de la maniobra. Vamos, que las Con los korowais, tribu arborícora de Indonesia mejillas se pegan a la cabina y ni protestar puedes. El primer día hay que pasar el pertinente chequeo médico y, tras recibir la charla informativa y familiarizarse con el traje anti- G, algo así como una pesada armadura- -versión Guerra de las Galaxias- -comienza el vuelo. El plan de actividades puede consistir en vuelo de baja cota, de alta cota, supersónico o- -este es el que interesa- -de maniobras avanzadas. Durante 30 minutos, el piloto se encargará de que uno no tenga claro si el estómago se encuentra por debajo o por encima de la garganta mientras el avión asciende en endemoniada vertical para realizar después diabólicos picados; todo ello aderezado con las consabidas acrobacias vertiginosas. Al terminar, te entregan el DVD con tus mejores momentos, ese en el que los ojos casi se salen de las órbitas, y- -ahora sí- -la vida puede continuar su curso; aunque ese calorcito que late en tu interior te diga que ya nada será igual.