Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 23 9 2006 Madrid 41 El Road Show de estreno en Madrid, tuvo ayer como espectadores a 300 alumnos del instituto Mirasierra trocinio corre a cargo de la Fundación Pelayo. El origen de tan particular puesta en escena fue Irlanda y ya ha pasado por Holanda y por Dinamarca. Disfrutad de la vida todo lo que podáis pero no os la juguéis a lo tonto decía a los jóvenes espectadores Eulalia, médico especialista en Rehabilitación. Nosotros- -añadió- -somos los últimos en entrar en escena. Vemos las lesiones, muchas de ellas irreversibles. Lo peor es decir a los familiares eso de su hijo no volverá a andar En su turno de escenario, una policía municipal de Madrid hace como que habla con un joven que muere en el accidente. Cuando llegamos huelo a sangre, a goma y a gasolina Estamos hasta que se levanta el cadáver. Y, de pronto, me veo en tu casa, con tu madre agarrándome las manos El casco en el brazo Mar Cogollos, presidenta de Aesleme, relata al auditorio sus vivencias como lesionada medular A continuación sale a escena el bombero. Le duele que cada quince minutos haya un accidente grave de tráfico. La misma sensación tiene Isabel, enfermera del Samur. No podemos conducir por vosotros. Ser prudentes. Ya veis lo que pasa. En el caso de los motoristas, el casco mola mucho pero no para llevarlo en el brazo dice. Amelia, la siguiente en el reparto, es familiar de víctima- -mortal en este caso- -de accidente de tráfico. Se emociona al recordar a su marido fallecido. Saber- -dice a los chicos- -lo que lleváis entre las manos. Hay que decir no al riesgo y al peligro A final, Amelia pide un minuto de silencio por todas las víctimas. La última en salir al escenario es Mar. Está en su silla de ruedas por un accidente de tráfico. Soy uno de esos números de las estadísticas pero he venido para tocaros el corazón Mar, de apellido Cogollos, es la presidenta de Aesleme. Cuenta el calvario que pasó cuando le llevaron la silla de ruedas pero la sala se llena de ternura cuando recuerda que logró escribir de nuevo y que pudo volver a maquillarse sola. Fin de la sesión. Mientras se encienden las luces, más de uno seca sus lágrimas con un kleenex Están impresionados. Misión cumplida. El centro cultural Alfredo Kraus fue ayer el escenario del Road Show un programa de educación vial para jóvenes que narra un accidente de tráfico. Intervienen todos los protagonistas del suceso: accidentado, médicos, policía, bomberos y familiares Disfrutad de la vida pero no os la juguéis a lo tonto TEXTO: MARÍA ISABEL SERRANO FOTO: SIGEFREDO MADRID. Se abre el telón. En el escenario, un joven confiesa que se va de botellón y que, además, parará en alguna discoteca. Se mofa de las medidas preventivas en materia de seguridad vial y presume de que no hay riesgo en conducir deprisa o borracho. El joven abandona el escenario. Las luces se apagan. En la pantalla, las imágenes recrean las consecuencias de esa conducta temeraria: un tremendo golpazo, el coche dando vueltas de campana, la sangre a chorros, los cristales rotos, las convulsiones, la llamada a los servi- cios de emergencia Y todo, con música disco de fondo. Así daba comienzo, ayer, el Road Show un programa de educación vial específico para jóvenes que, basado en una representación multimedia, narra la secuencia de los hechos en un accidente de tráfico. Por el escenario van pasando todos los que, de una forma u otra, son protagonistas del suceso: el accidentado con lesión medular, el policía, el bombero, los médicos y los familiares. Los espectadores de ayer, unos 300 alumnos del instituto Mirasierra de Madrid, contienen la respiración. Silencio total. Con la oscuridad, no es fácil ver los rostros de estos jóvenes bachilleres pero está más claro que el agua que han quedado totalmente impactados. El Road Show es un montaje organizado por la Academia Internacional de Seguridad Vial (IRSA) y la Asociación para el Estudio de la Lesión Medular (Aesleme) Colaboran la Fundación Movilidad y el Ayuntamiento de Madrid que cedió, para este evento, el centro cultural Alfredo Kraus El pa-