Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 23 9 2006 27 Militares españoles repelen un nuevo ataque de un grupo armado afgano en un control de seguridad Al menos 25 muertos en Alemania al chocar un tren de alta velocidad con un vagón de limpieza y mi alma no me permitía aparecer ante vosotros en una pantalla. ¡Somos más fuertes que antes, no lo olvidéis! repitió el jeque antes sus seguidores. También dijo que no liberarían a los soldados israelíes secuestrados si no había intercambio de presos, y que la paciencia de la resistencia se acabaría si Israel seguía violando la tregua. Los organizadores repartieron gorras rojas, blancas y verdes- -los colores de la bandera libanesa- -y hasta se cantó el himno nacional libanés antes del discurso. Una melodía que rompió con los ritmos marciales que sonaban a un volumen atronador. El color amarillo del Partido de Dios, sin embargo, era el reinante. Entre los asistentes también se veía el naranja del Frente Nacional Patriótico de los cristianos del general Aoun, el verde de los moderados chiíes de Amal y las banderas rojas con hoces y martillos de los comunistas. A lo largo de la semana, la organización avanzó que los líderes de estas tres formaciones participarían en el acto, pero finalmente fue Nasralah quien tomó la palabra de forma exclusiva. Hamás propone una tregua a cambio de los territorios ocupados en 1967 El primer ministro palestino descarta el reconocimiento de Israel b Aunque el presidente palestino había afirmado que el nuevo gobierno de unidad reconocería el Estado judío, Ismael Haniye, el primer ministro, lo negó ayer HUGO MEDINA. SERVICIO ESPECIAL JERUSALÉN. El primer ministro palestino, Ismail Haniye, ofreció ayer a Israel en nombre de Hamás una tregua de larga duración a cambio del establecimiento de un Estado soberano en Cisjordania y Gaza que tenga por capital a Jerusalén oriental, pero descartó el reconocimiento explícito del Estado judío. Al término de la plegaria del mediodía del viernes a la que asistió en una mezquita de Gaza, Haniye manifestó: En estos momentos no se está hablando de disolver el gobierno de Hamás y lo que se ha acordado es que cuando vuelva el presidente, Mahmud Abás, se completarán las negociaciones para formar un gobierno de unidad Ehud Olmert, primer ministro israelí, toca el piano ajeno a Hamás Hamás se ha mostrado dispuesta a respetar los acuerdos anteriores, pero no a aceptarlos un matiz semántico que puede ser insuficiente para permitir la formación de la coalición. Por su parte, Ahmed Yusef, consejero de Haniye, insistió en que su organización no prevé el reconocimiento de Israel aunque sí una larga tregua de cinco o diez años hasta que termine la ocupación en una referencia aparente a los territorios de 1967. Mientras tanto, los sondeos publicados en las últimas horas muestran la enorme debilidad de Ehud Olmert. Las encuestas humillan al primer ministro hasta el extremo de que en una de ellas se le vaticina una intención de vo- AFP Acto sin permiso oficial Las concesiones a la bandera y al himno libanés y el hecho de contar con diferentes fuerzas y confesiones para el evento no fueron, sin embargo, suficientes para los gobernantes locales, que ven en Hizbolá una amenaza para la unidad del país. El primer ministro del Líbano, Fouaz Siniora, señaló que no fue invitado al acto y el Ministro de Interior, Ahmad Fatfat, por su parte, criticó que nadie le hubiera pedido permiso para organizar el evento. No hubo policía libanesa en las calles o accesos. Un ejército de milicianos vestidos con uniforme negro se encargaron de controlar todo con rigurosidad. Hizbolá ha demostrado que es capaz de hacer la guerra y ayudar a su gente sin necesidad de la colaboración del poder de Beirut. La exhibición de fuerza de la tarde de ayer marcó un poco más su distanciamiento de la política libanesa actual. Alto el fuego, no reconocimiento Personalmente yo no presidiré ningún gobierno que reconozca a Israel. Lo que nosotros apoyamos es un Estado palestino en las tierras de 1967 en un primer estadio, pero eso a cambio de un alto el fuego y no a cambio de un reconocimiento recalcó Haniye. Abás, que ayer seguía en Nueva York, no se refirió a esta cuestión pero uno de sus asesores, Nabil Amr, explicó que lo que se busca no es que Hamás reconozca a Israel, sino que acepte los acuerdos que la OLP ha firmado, y que sería otra manera de reconocer el Estado judío. El jueves, Abás dijo en Nueva York que el futuro gobierno aceptará todos los acuerdos que se han rubricado con Israel, incluidas las cartas que las dos partes se intercambiaron en 1993 reconociéndose mutuamente y abogando por el fin de la violencia. En las negociaciones con Al Fatah, to del siete por ciento, colocándolo por detrás de Benjamín Netanyahu (27 por ciento) Avigdor Lieberman (15) Tzipi Livni (14) y Shimon Peres (12) Encuestas volátiles En una entrevista con el primer canal de la televisión israelí, el primer ministo, Ehud Olmert, restó importancia a esos pronósticos y recordó: En el día 25 de la guerra, el 85 por ciento de los israelíes dijeron que apoyaban mi gestión lo cual es cierto y muestra hasta qué punto puede llegar la volatilidad en lo tocante a la opinión política de los israelíes. A las crecientes protestas de un sector de la población que quiere que rueden cabezas por cómo se ha llevado la gestión del conflicto de Líbano, se han sumado un grupo de generales que sin tapujos han dicho que Israel perdió la guerra, algo que incrementa la presión sobre el propio Ehud Olmert, sobre el titular de Defensa, Amir Peretz, y sobre el jefe del Estado Mayor, Dan Halutz. Los sondeos publicados últimamente muestran la enorme debilidad de Ehud Olmert, el primer ministro israelí