Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 23 9 2006 Nacional 17 Elvira Lindo reivindica la Barcelona de la libertad entre protestas por su pregón Los Mossos impiden la pelea entre detractores y defensores del bilingüismo b La única concejal de ERC que asistió fue también la única que no se levantó para aplaudir el pregón de Elvira Lindo, que acabó en catalán con un yo soy barcelonesa ÀLEX GUBERN BARCELONA. La lectura del pregón de las fiestas de la Mercè de Barcelona fue un exacto reflejo del momento, político y social, que se vive en Cataluña. Mientras una mayoría, tanto dentro del Ayuntamiento como en la plaza Sant Jaume, valoraron el pregón de la escritora Elvira Lindo como lo que fue, una emocionada invitación a la amistad, otra minoría gritó, insultó y, de manera inevitable, acaparó la atención. Una anécdota lamentablemente significativa alentada desde la política, en este caso por parte del grupo municipal de ERC. Mientras Lindo evocaba sus recuerdos de Barcelona- la ciudad donde la libertad parecía ir unos pasos por delante la intransigencia se personificaba en la figura de la única concejal republicana que asistió al acto, la única que no se levantó a aplaudir las palabras de la pregonera. Ya antes de que Elvira Lindo, en castellano, leyese su pregón, el ambiente a pie de calle estaba más que cargado. Por un lado, el centenar de entidades que reclamaban un pregón en catalán apenas congregaron a medio centenar de personas que, con paraguas negros, querían simbolizar el luto por lo que uno de sus representantes llegó a definir como un intento de genocidio de Rubianes abrirá las fiestas en la Barceloneta Una pena que el verano, con su larga sucesión de fiestas mayores, haya pasado, porque Cataluña parece que ya no está dispusta a renunciar a la salsa del pregón polémico. Después de lo ocurrido con Elvira Lindo, el siguiente en proclamar aquello de ¡viva las fiestas de... será el actor Pepe Rubianes, el de la puta España que el martes será el pregonero de la fiesta mayor del barrio de la Barceloneta, acompañado en este caso de la también actriz Loles León, originaria del barrio. A diferencia de Elvira Lindo, la decisión de invitar a Rubianes- -previa a la polémica en Madrid- -no ha correspondido al Ayuntamiento, sino a la comisión de fiestas, integrada por la Asociación de Vecinos y entidades del barrio. Las protestas de los radicales no empañaron la lectura del pregón esta lengua. Al otro lado, un centenar de personas, en este caso convocadas por el partido Ciutadans- Partit de la Ciutadania- -con su candidato Albert Rivera al frente- que acudieron para dar su apoyo a la pregonera con una pancarta con el lema Todos somos Elvira Lindo Los Mossos evitaron el enfrentamiento y, aunque no se llegó a los forcejeos, sí hubo insultos. Bilingüismo es fascismo gritaban unos. Libertad, somos catalanes contestaban los otros. A su lado, turistas, curiosos y los habituales okupas Dentro del edificio consistorial, en el gótico Saló de Cent, donde habitualmente se lee el pregón, la protesta apenas se percibió como un lejano murmullo. Arropada por su marido, Antonio Muñoz Molina, también por Pere Gi- INÉS BAUCELLS mferrer, el editor Jorge Herralde o la cantante Marina Rossell, la creadora de Manolito Gafotas leyó lo que en verdad fue una declaración de amor, no sólo a Barcelona, sino a todas las ciudades que acaban dibujando un mapa íntimo que nada, ni la distancia, ni la política, ni las fronteras pueden ya borrar Aplauso reconfortante Fue un pregón evocador, de formato clásico, pero que las circunstancias dotaron de una segunda lectura que acabó estallando como una severa amonestación a quienes quisieron vetar su presencia. Elvira Lindo los desarmó al reivindicar una fiesta, y también una ciudad, que debe ser para el paisano y el forastero... un equilibrio que los hu- manos han acabado siempre encontrando El que llega ha de valerse de las armas del camaleón y ser respetuoso con el ambiente, y el que tiene sus raíces aquí hará bien en dejar que se sacudan los cimientos de sus costumbres diarias insistió Lindo, que acabó en catalán en lo que sonó a reivindicación: Yo también soy barcelonesa Toda la polémica que precedió a su lectura hizo que el aplauso con el que se reconoció el pregón tuviese una sonoridad reconfortante. Después de su lectura, el alcalde, Jordi Hereu, apuntó que del mismo modo que en la fiesta mayor conviven la tradición catalana con representaciones artísticas de todo el mundo, Barcelona es también así construida por gente de aquí, del resto de España y del mundo