Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 Gente VIERNES 22 9 2006 ABC HOMBRES A LA PASARELA La jornada de ayer se caracterizó por la gran cantidad de modelos masculinos que pisaron la pasarela. Suerte la de ellos que no necesitan demostrar su masa corporal. LA CORTINA DE LA DISCORDIA La firma Spastor se decantó por dividir el escenario en dos partes mediante una cortina, lo que provocó el enfado y la desesperación de cámaras y fotógrafos. (Viene de la página anterior) El diseñador Antonio Alvarado saca a las mujeres más tapadas, pero no demasiado king Shocking. Hasta ahora, y es difícil superarlo, el más impactante comienzo de desfile ha sido el de Andrés Sardá. Tenga que ver con la moda o no. Suena Siboney (otra vez) y aparece un pedazo de modelo del color de la madera wengé con un biquini dorado de Swarovski y una peluca de cristal. Ruidos (y rugidos) de admiración. En primera fila, David Bustamante y Paula Echevarría (que no se soltaron la mano en todo el desfile) o el no- novio colombiano y singermorning de Ana Obregón, ese que al parecer también se dedica al negocio de la poca ropa. Con la puesta en escena de Andrés Sardá nos hemos trasladado de pronto a alguna localización exótica. Cleopatra. María Móntez. Heddy Lamarr. Yma Sumac. Un paseo multiétnico en trajes de baño y vestidos de noche. Un vestido como el naranja estampado en tul elástico lo tiene Julianne Moore en su casa. Le gustó tanto cuando lo vistió para el rodaje en Gerona de Savage Grace donde interpreta a Barbara Daly (y donde también participa Belén Rueda) que los Sardá se lo enviaron. Antonio Alvarado saca a las mujeres más tapadas, pero no demasiado. Y con unos peinados que recuerdan a los de Elsa Lanchester en La novia de Frankenstein Lo que a simple vista pudiera parecer una falda plisada, para el cañero Alvarado es un vestido. Con Balenciaga en la mente, Las Dueñas, nombre de su colección, son mujeres fuertes que ejercen como dueñas en sus adineradas o nobles familias. Ya sea en déshabillé con pololos y muchos detalles de corsetería, ya sea con un mono alto con chaleco incorporado de pata de gallo en tela de gabardina. O con un vestido de seda calada, casi tejido panamá, con una escarapela en el pecho. Y un aparte de muñecas diabólicas. Un par de vestiditos como de Baby Doll, como de Bette Davis disfrazada de Baby Jane. Muy inquietantes. Detalle de los complementos que se pudieron ver ayer sobre la catwalk de Cibeles Locking Shocking Diseñadores Nuestros diseños son una bofetada al espectador TEXTO: ANA ASENSIO FOTOS: A. DE ANTONIO ¿Que han querido transmitir con esta colección? The Locked Garden, el jardín cerrado intenta mostrar el jardín interior que todos llevamos dentro, no ya como algo físico, sino como aquello que conforma al ser humano. ¿Su moda está creada pensando en el arte? -Estamos muy abiertos a otras disciplinas porque nuestra formación no es de moda, sino de Bellas Artes, que es lo que hemos estudiado, por eso para nosotros es algo natural y tan necesario enriquecernos de ahí. ¿Se podría decir que sus diseños son una huída de lo evidente? -Queremos huir de lo evidente y de lo establecido porque para eso ya hay mucho en el mercado. Pero sí que somos una firma muy de prêt- à- porter, porque lo que pretendemos es que nuestra ropa no se quede en pasarela, sino que vaya a la calle y que la gente se la ponga. ¿A quién va dirigida su colección? -A un público muy heterogéneo, pero con una cosa en común: tienen mucho carácter. No son esas personas que compran una marca por llevar una marca y que al final la marca les lleva a ellos. Nuestros clientes compran una prenda y la adaptan a su personalidad. ¿Tiene límites la moda? -Todo lo tiene. No hay que cortar la creatividad del artista, pero éste tiene que saber sus límites, intentando evitar el impacto fácil. Ir a lo evidente no es un buen camino. ¿Qué les hace decidirse por un modelo? -Lo que miramos realmente es que tenga carácter. Que pise fuerte en la pasarela y que posea una mirada fuerte e in- Erik Fau en un momento del desfile tensa. No importa si es más alto o más bajo, ni si tiene dos kilos de más o de menos, aunque por supuesto los modelos tienen que ser delgados. ¿Cómo definirían sus diseños? -Como un impacto visual, una bofetada al espectador que les haga ver otra cosa.