Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional VIERNES 22 9 2006 ABC Primeros pasos para confiscar las cuentas y activos del multimillonario ex jefe del Gobierno un primer ministro civil dentro de dos semanas, de momento ya han asumido las funciones del Parlamento, que fue disuelto tras la asonada, y se proponen pilotar la redacción de una nueva Constitución y la designación de una Asamblea Constituyente hasta que se convoquen elecciones en octubre del próximo año. Detenciones Por otra parte, dos colaboradores de Thaksin Shinawatra, Newin Chibchob, que dirigía la Oficina del Primer Ministro, y Yongyuth Tipairat, titular de Recursos Naturales, han sido detenidos. Ambos se suman así al viceprimer ministro, Chitchai Wannasathit, y al titular de Defensa, Thammarak Isaragura, en la caza de brujas emprendida contra los responsables del anterior gobierno, acusado de corrupción, abuso de poder y nepotismo, y contra un centenar de sus aliados, cuyos nombres eran publicados ayer por la prensa. En este sentido, la Auditora General Khunying Jaruvan Maintaka ha visto aumentadas sus competencias para investigar los desmanes del anterior ejecutivo. Tal decisión puede ser el primer paso para confiscar las cuentas y activos del multimillonario Thaksin Shinawatra, un ex policía convertido en magnate de las telecomunicaciones cuyas empresas permanecían ayer rodeadas por los soldados. Con todas estas medidas, la junta militar pretende mantener la paz y el orden en el país a pesar de que aún no se ha registrado el más mínimo atisbo de oposición al levantamiento. Una posibilidad que, además, parece haberse desvanecido después de que el propio rey Bhumibol Adulyadej, venerado por sus súbditos como si fuera una divinidad humana, haya legitimado el cuartelazo al nombrar al general Sondhi jefe del Comité para la Reforma Administrativa. A sus 59 años, Sondhi Boonyaratkalin es el primer militar musulmán que dirige el ejército en Tailandia, un país mayoritariamente budista que sufre desde enero de 2004 una violenta revuelta islámica en el sur que se ha cobrado ya 1.700 vidas. Debido a sus creencias religiosas y a su experiencia en la Guerra del Vietnam y en la lucha contra la insurgencia, todo el mundo espera que el general Sondhi contribuya a acabar con los frecuentes actos de terrorismo que sacuden las provincias de Narathiwat, Patan y Yala, ubicadas en la frontera con Malasia y donde amplios sectores de la población son independentistas. A pesar de que el propio Sondhi se mostró partidario a principios de este mes de sostener conversaciones de paz con los separatistas, sus primeras y restrictivas decisiones al frente del nuevo gobierno de Tailandia amenazan con borrarle la expresión al país de la sonrisa Una modelo tailandesa posa para un reportaje fotográfico con tres soldados en una calle de Bangkok REUTERS Los golpistas tailandeses prohíben la actividad política e imponen la censura Los militares tutelarán la redacción de la nueva Constitución b Mientras se limitan las libertades, la sociedad recupera la normalidad a medida que los leales al derrocado primer ministro pierden capacidad de respuesta PABLO M. DÍEZ. ENVIADO ESPECIAL BANGKOK. Un atasco kilométrico vuelve a colapsar la interminable avenida Sukhumvit, una de las principales arterias de Bangkok, mientras los ruidosos tuk- tuk sortean el infernal tráfico colándose entre los puestos de comida ambulante que inundan las calles. Los turistas se agolpan para hacerse fotos ante las pagodas del Palacio Real y del templo del Buda reclinado. Y, lo más importante, las bailarinas de los espectáculos eróticos del barrio de Patpong siguen asombrando al numeroso público asistente con las inverosímiles acrobacias que son capaces de hacer con las partes más íntimas de su cuerpo. Sin duda alguna, la normalidad había regresado ayer a la capital de Tailandia tras el incruento golpe de Estado que derrocó el martes por la noche al ya ex primer ministro Thaksin Shinawatra. Pero, bajo esta aparente rutina, se escondía la realidad de un país inmerso desde principios de año en una profunda crisis política que, una vez más en Asia, ha terminado con los tanques en la calle y con los soldados derribando un gobierno tan corrupto como legitimado por las urnas. Para evitar cualquier intento de opo- Thaksin Shinawatra Salí como primer ministro y vuelvo sin trabajo El depuesto primer ministro de Tailandia, Thaksin Shinawatra, ya se ha reunido con su familia en Londres, adonde voló desde Nueva York después de no haber participado en la Asamblea General de Naciones Unidas. Salí como primer ministro y vuelvo sin trabajo resumió, no sin cierta ironía, su situación. Thaksin Shinawatra emitió un comunicado en el que instó al nuevo régimen a convocar elecciones generales lo antes posible y a mantener los principios democráticos sición al golpe, la junta militar que conforma el autodenominado Consejo para la Reforma Administrativa bajo la monarquía constitucional comenzó ayer a recortar las libertades en Tailandia. En primer lugar, este gobierno provisional dirigido por el jefe del ejército, el general Sondhi Boonyaratkalin, prohibió hasta nueva orden la actividad de los partidos políticos al anunciar severas restricciones de los derechos de reunión. De igual modo, el Ministerio de Información impuso una férrea censura tanto en los medios de comunicación como en internet para limitar, controlar, detener o destruir las noticias que puedan afectar a la monarquía constitucional Sin ir más lejos, más de 300 emisoras de radio fueron suspendidas en Chiang Mai, Chiang Rai y Lamphun. En estas localidades del norte de Tailandia se concentra el bastión electoral del depuesto primer ministro Thaksin, que es originario de la zona y cuenta todavía con gran apoyo en el depauperado mundo rural. Ante el temor de que éste, que se encuentra ya en Londres con su familia, utilice dichos medios para azuzar a la población contra los militares, las nuevas autoridades decidieron vetar las entrevistas políticas en radio y televisión, los comentarios telefónicos en el aire o la reproducción de mensajes de internet y de teléfonos móviles en la pantalla Aunque los golpistas han anunciado que sólo tienen intención de permanecer en el poder hasta que nombren a