Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 22 9 2006 Internacional 31 EL HEREDERO DE KOFI C Miguel Ángel Moratinos y el presidente palestino, Mahmud Abbas, ayer en la sede de la ONU EFE Moratinos reclama en Nueva York una ONU más fuerte que garantice la paz Ahmadineyad dice que las negociaciones van por el camino correcto críticas hacia la efectividad de la ONU para llevar a cabo su cometido, el ministro español de Asuntos Exteriores reivindicó su función MERCEDES GALLEGO CORRESPONSAL NUEVA YORK. Algunos han pedido estos días ante la 61 Asamblea General de la ONU el fin de un organismo que consideran desfasado e incapaz de resolver conflictos históricos como el de Palestina. Por contra, España apoyó ayer el papel de la ONU como la única opción para enfrentar los retos, nuevos y viejos, que enfrenta el mundo. España reivindica un sistema de Naciones Unidas vigoroso, que garantice la paz y la seguridad internacionales en un mundo global, complejo y lleno de incertidumbres dijo el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, durante su intervención de ayer. En su defensa del multilateralismo, Moratinos reclamó una nueva política que en ningún caso puede estar mediatizada por el miedo, la desconfianza o el recelo en la comunidad internacional dijo haciéndose eco de la quejas vertidas estos días por los líderes de varios países árabes. Sobre el conflicto palestino dijo que llevamos cinco décadas reclamando en este foro una solución definitiva Su propuesta de crear una coalición por la paz defiende la creación de un estado palestino democrático, viable y pacífico un b Ante las apoyo decidido al presidente Mahmud Abbas, con el que se había reunido la víspera, el fin de la violencia, la reactivación del proceso de Madrid, que comenzó hace 20 años, y una paz global que incluya a Siria y el Líbano puntualizó. En declaraciones previas, Moratinos expresó su satisfacción por la reunión que sostuvo ayer el Consejo de Seguridad sobre Oriente Próximo. De ella se esperaba anoche que saliese una declaración presidencial para relanzar el proceso de paz y revisar todas las resoluciones que desgraciadamente todavía no se han cumplido dijo el canciller español, para el que el simple hecho de que se produjese la reunión solicitada por la Liga de Países Árabes ya era una buena noticia. Devolver Oriente Próximo al Consejo de Seguridad es volver a retomar la agenda de la diplomacia y del compromiso político explicó. Su deseo era que La ONU no puede estar mediatizada por el miedo o el recelo en la comunidad internacional Llevamos cinco décadas pidiendo en este foro una solución definitiva al conflicto palestino el máximo organismo de la diplomacia internacional asuma su responsabilidad, escuche a las partes y se comprometa a relanzar lo que siempre hemos defendido: el proceso de paz en todas sus dimensiones Moratinos pidió cautela ante las expectativas de una solución negociada a la crisis con Irán por su desarrollo de energía nuclear, aunque altos funcionarios españoles ratificaban que el jefe de las negociaciones por parte de la Unión Europea, Javier Solana, desprendía optimismo. El propio presidente iraní Mahmud Ahmadineyad dijo en conferencia de prensa que las negociaciones se están moviendo por el camino correcto, a menos que otros, esperemos que no, destruyan ese trabajo El mandatario insistió en que su gobierno trabaja con transparencia dentro del marco del Tratado de No Proliferación e incluso invitó a la prensa a visitar las instalaciones. No ocultamos nada reiteró. El tiempo de las bombas nucleares se ha terminado. Si una bomba nuclear pudiera salvar a alguien podría haber evitado la caída de la Unión Soviética, el 11- S o la intifada palestina Los reclamos españoles a la ONU incluyeron también el Sáhara Occidente, donde pidió que se respete el principio de autodeterminación Moratinos explicó satisfecho a la Asamblea los avances obtenidos en la disputa sobre Gibraltar, pero aclaró que eso acuerdos no suponen en absoluto que mi Gobierno renuncie a la soberanía del peñón. ontra toda lógica, el foco de atención en los pasillos de su sede en Nueva York no son los insultos de Chávez y las amenazas de Ahmadineyad. Ni siquiera las malas compañías de Kofi Annan. Comentarios, chascarrillos y rumores giran sobre quién será el nuevo secretario general. De momento, se barajan unos pocos nombres, entre los que destaca el del coreano Ban- Ki- Moon. Según una regla no escrita de rotación geográfica, le habría llegado su turno a la cuenca del Pacífico. No obstante, el Consejo de Seguridad, a la luz de la catastrófica gestión del actual seRAFAEL L. cretario general, debeBARDAJÍ ría sentirse menos constreñido por el elemento geográfico que por la necesidad de impulsar una limpieza y reforma en profundidad de la ONU. El nuevo secretario tendría que ser, de hecho, el anti- Kofi. A diferencia de Annan, no debería ser alguien que salga de la burocracia de la propia ONU porque se ha revelado que puede más la defensa de la cultura institucional que los principios que los miembros plasmaron en la Carta de San Francisco. Kofi Annan ha premiado el servilismo del aparato, ha intentado tapar todos los escándalos y la mala gestión de sus compañeros y ha luchado para dar una especial legitimidad a los funcionarios a sus órdenes sobre las naciones miembros. Conocer las tripas de la ONU por haber hecho carrera dentro no es sinónimo ni de eficacia, ni de liderazgo ni de superioridad moral. Igualmente, el nuevo secretario no sólo tiene que representar una nueva actitud contra la corrupción interna sino que debe ser un convencido impulsor de la reforma de la ONU, reforma que piden a gritos sus miembros, que es más que necesaria pero que Kofi Annan no ha querido acometer. Para él, reformar la ONU es sinónimo de hablar de la posible reforma. Peor: significa juntar a unos expertos en un comité para que se beneficien escribiendo propuestas que nunca se desarrollarán. Como ha hecho con la Alianza de Civilizaciones, dicho sea de paso. Annan dijo en 1998, tras entrevistarse con Sadam en Bagdad: este es un hombre con el que puedo hacer negocios Nunca pudimos sospechar lo literal de sus palabras. Su sucesor debe ser alguien que rechace la profunda inmoralidad de la gestión y el nepotismo de Annan. Hay en Manhattan quien, nada convencido con los nombres que se barajan, está dispuesto a apostar por que Javier Solana sea introducido a última hora en el bombo de los candidatos. Nada es imposible, pero sería una paradoja que alguien que ha lanzado una guerra ilegal, sin mandato, sobre Kosovo, pasara a liderar la Organización a la que no escuchó ni esperó. Claro que la ONU está hecha de paradojas.