Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 Gente JUEVES 21 9 2006 ABC EL BACKSTAGE COMO UN RELOJ Por detrás de los desfiles todo está funcionando a pedir de boca: estilistas, maquilladores, peluqueros, carpinteros, electricistas... Todos ellos son el otro Cibeles PIEZAS PINTADAS A MANO El otrora transgresor davidelfín ha sacado para su desfile piezas únicas pintadas a mano con pintura negra, en clara inspiración del maestro Le Corbusier Lydia Delgado apostó ayer por el espectáculo de cabaret para presentar su propuesta retro (Viene de la página anterior) pasaron el índice de magra corporal. Pero como no son modelos sino bailarinas de la Compañía Nacional de Danza, a quién le importa, que cantaría Alaska. La barcelonesa propone la jazzy girl una chica mona de entreguerras que va a los garitos a divertirse. Si para el invierno nos sirvió a Jane Eyre, para la primavera nos presenta a la hija de los Bellamy (los de arriba de Arriba y Abajo) Estilo entreguerras con guiños a los 60 y también a los 80 (en las faldas abullonadas, que aquí no son balones) Los colores, beis, negro, rosa palo y estampados de papeles pintados ingleses. Recuerdan, modernizados, a los tea- gowns de gasa de Lady Lucille Duff Gordon, la primera diseñadora que organizó un desfile de moda. Un aire inglés desprovisto de todo adorno superfluo. Así, en el vestido largo del final, una especie de mancha negra. La deliciosa Lydia ha descargado mucho, dice que ha hecho lo que creía que tenía que hacer, pero sigue siendo tan Lydia como siempre. Victorio Lucchino cerraron la jornada con un cambio en su concepción de la mujer y poniendo medallas a las señoras. Broches sobre cintas de grogen pegadas en sus tradicionales vestidos largos de sa- Magdalena Álvarez, ministra de Fomento, asistió al desfile de Victorio Lucchino tén arrugado. También sugieren minivestidos tipo charlestón. Faldas globo, vestidoschal y alguna chaqueta sport. Al tener que fundir en un sólo desfile las colecciones de hombre y mujer, lo que muestran es sólo una mínima parte de su producción. Para los chicos, un sport chic africano, que no es el de los cayucos sino el los safaris pasados por la sastrería ¿clásica? de Victorio Lucchino. Y en su desfile, lleno absoluto. La ministra Magdalena Álvarez, que suele usar vaqueros de los sevillanos (una V en un bolsillo trasero y una L en el otro lo atestiguan) puntual. Paula Vázquez, de negro riguroso, y hecha un brazo de mar, también. Pero una vez empezado el espectáculo, y con lo que canta, goteo de Carmen Alborch, Yvonne Reyes o Isabel Gemio. Otro espectáculo. Victorio Lucchino cerraron con un cambio en su concepción de la mujer