Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 21 9 2006 95 Gente LOS NEW LITTLE BLACK DRESS Con la diseñadora Lydia Delgado llegan los new little black dress en punto de nido de abeja adornados con hebillas metálicas en forma de sol Memorias de un joven formal El rondeño David Delfín sorprendió ayer entre Jesús del Pozo, Amaya Arzuaga, Lydia Delgado y Victorio Lucchino TEXTO: ROSA BELMONTE FOTOS: ÁNGEL DE ANTONIO Bimba Bosé, eterna musa de David Delfín, ayer sobre la pasarela de Cibeles lma chicha en el desfile de Jesús del Pozo. Una colección tan gris como bonita en tonos acuarelados sobrios (y sombríos) De lo de ponerse mañana mismo para salir a la calle sin que te apedreen. Modelos caminando lentísimas, casi a cámara lenta. Despacio, despacio. Chaquetas y abrigos rectos, faldas acampanadas y muchos pantalones. Simplicidad sólo perturbada por algún detalle en los hombros, por un bajo avolantado, por un cuerpo de pajaritas, por unos adornos con apariencia de ligero gresite en un vestido gris de punto... Jesús del Pozo es un señor muy formal y su propuesta para la PrimaveraVerano 2007, también. Pero es que ni la nostalgia es lo que era (según Simone Signoret) ni davidelfin es ya rompedor, lo que no es ni bueno ni malo sino todo lo contrario. Cuando se espera la tormenta perfecta llega la reflexión tras diez colecciones y cinco años de trabajo. Todo por hacer, todo por dar en palabras de Delfín. Un punto y seguido en el universo del rondeño. Una especie de autocrítica. Sus memorias de joven formal. Y expectantes, Carmen Romero, Soledad Lorenzo, Ariadna Gil, Elena Benarroch o Eva Hache, que últimamente va vestida de davidelfin en su programa. Bueno, Eva siempre está expectante (es junto a Rosario Nadal la mujer con los ojos más abiertos de España) Suena la música bernardherrmanniana de John Williams para Tiburón (tuntun- tuntun- tuntun) y los modelos desfilan por una pasarela- embarcadero como el de Amity Island (o de Martha s Vineyard) De pronto Tiburón Ca se convierte en Las vacaciones de Monsieur Hulot Vamos a la playa, pero hechos un primor. Con exquisitos pantalones mil rayas, con perfectas camisas blancas. Una colección clásica porque clásicas son ya las sogas al cuello con nudos corredizos, tanto como una corbata de Hermès. Un guiño marca de la casa. Y jerseys al hombro o a la cintura que no lo son porque sólo son mangas. Ese juego de apariencias tan davidelfiniano. Trampantojos. Trompe l oeil. Y detalles exquisitos en los bolsillos de las chaquetas porque David Delfín es tan modista... Y tan modoso. Será para coger impulso. De los delfines a las ballenas. Las de la ropa interior que sale al exterior en los vestidos de Amaya Arzuaga. Sujetadores- corsés, con ballenas, con botonaduras de sujetador, que son el cuerpo superior de las faldas. Aunque lo parezcan, las faldas de Amaya Arzuaga no son abullonadas, que es adjetivo gastado. Son faldas con forma de balón retorcido Y muy cortas. Piernas, piernas. Los trozos de tul se tornan casi plumas y a punto estuvo de aparecer el traje de cisne de Björk. En la colección de Arzuaga se imagina un poco (un mucho) de corta y pega. Los trozos de tul tomaban vida propia. Alguno se fue a la cara de Julia Polacsek o al suelo (fue recogido por la propia Amaya al salir a saludar) Como si Eduardo Manostijeras, que también es un artista, hubiera colaborado en la colección. En el desfile de Lydia Delgado había cinco chicas que no (Pasa a la página siguiente)