Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 21 9 2006 57 El Hay Festival congrega a partir de hoy en Segovia a más de 40 escritores e intelectuales Raphael ha vuelto a Madrid para ofrecer una semana de conciertos con su espectáculo Cerca de ti Director del Festival de Cine de San Sebastián Mikel Olaciregui Las estrellas se han acostumbrado al jet privado OSKAR L. BELATEGUI ¿Van a venir las suficientes estrellas a esta edición? -Nunca son suficientes, ¡tenéis tanta hambre de ellas! Viene mucha gente acompañando a las películas, los Premios Donostia, el jurado... Es una cuestión de calendario, de llamar y que puedan. No es fácil traer a una estrella en un momento en que hay una saturación de festivales. -La apertura con Ghosts y el ciclo Emigrantes reflejan la apuesta del Zinemaldia por lo social. -Hay comedias, dramas románticos, películas de grandes estudios, filmes independientes... Ghosts apuesta por esa realidad social y está rodada por un gran documentalista aunque sea ficción. Tendemos a simplificar y a pensar que sólo tenemos pateras en el Estrecho, y el filme aborda otra migración, la de los chinos que llegan al Reino Unido. Tendremos una mesa redonda sobre el auge del cine de no ficción, el que trata de plasmar la realidad. -Tres películas españolas aspi- rado FOTOS: EFE ran a la Concha de Oro, y ninguna de un director consagrado. ¿No se arriesgan a competir? -Hemos elegido las películas españolas más destacadas de entre las disponibles que se iban a estrenar después del festival. Lógicamente no compiten ninguna de las tres seleccionadas para el Oscar porque ya se han estrenado. Son tres títulos muy diferentes que reflejan el cine de calidad que se ha hecho este año. -Cuenta con un presupuesto de seis millones de euros. ¿Con más dinero saldría un festival mejor? -Se podrían hacer más cosas... Los gastos de estructura absorbe todo el presupuesto, hay poco margen para hacer otras actividades, como exposiciones. Además, dentro de poco serán pocas las estrellas y directores que van a querer viajar en líneas aéreas convencionales. Se han acostumbrado al jet privado, y San Sebastián no tiene presupuesto para eso. -En cambio, el nuevo y flamante festival de Roma sí. Por cierto, ¿no hay demasiados festivales? -Sí. Cada ciudad quiere tener el suyo. ¿Qué sentido tiene que Roma celebre uno un mes después de Venecia? ¿Y entonces por qué surgen como setas? -El de Roma parece que por razones políticas. En Milán se celebraba un mercado del cine, y Roma quiere cubrir ese vacío industrial. La forma de vender películas ha cambiado. Ya no se hace en un stand, sino que una productora se busca un distribuidor en cada país para sus títulos y discuten porcentajes. Existe un organismo para dar la carta de ciudadanía a los festivales, la Federación Internacional de Productores, de la que formamos parte, y tendría que erigirse en árbitro. -Carmen Calvo fue una de las estrellas involuntarias del festival en 2005. -Sé que va a venir y a dar una rueda de prensa, pero desconozco qué noticias tendrá. En 2005 prometió un congreso catártico y eso es lo malo, que luego no se cumplan las cosas. ¿Hace falta ese congreso? -Sí. Este año los datos del cine español van a ser mejores que el anterior porque tres o cuatro largometrajes aumentarán el número de espectadores. Pero no podemos mirar para otro lado y pensar que todo el cine español ha subido. Sigue dándose una superproducción: este año hablamos de ochenta y tantas películas, lo que implica que cada fin de semana hay que estrenar dos, y no hay salas ni público para eso. Hace falta contar cuántas películas se retiran de la cartelera después de haber amortizado justo el valor de las copias. Turquía juzga hoy a los personajes de Elif Shafak por atentar contra la identidad nacional La novelista se enfrenta a un proceso que pone en peligro el ingreso de su país en la UE b Algunos personajes de la novela El bastardo de Estambul recuerdan el genocidio armenio de 1915, lo cual es un tabú y un delito para la mayoría turca ABC ESTAMBUL. El mismo artículo 301 del reformado código penal turco que estuvo a punto de meter en la cárcel al novelista Orhan Pamuk por una entrevista publicada en Suiza, puede poner ahora entre rejas a la escritora Elif Shafak y no por ella misma, sino por lo que dicen algunos de los personajes de su última obra, El bastardo de Estambul una novela que ha batido marcas de ventas en Turquía y que relata las relaciones entre una familia turca y una familia armenio- americana. Este artículo 301 fue introducido el año pasado en la legislación y persigue la publicación de textos que denigren o insulten el alma turca y pongan en peligro al Gobierno, la judicatura, el ejército y la seguridad del Estado. En caso de que la ley haya sido infringida desde el extranjero, ello triplica las penas de cárcel. Hasta ahora, han sido juzgados unos sesenta escritores y periodistas bajo este artículo que pone en serias dificultades las negociaciones de Turquía para su futuro ingreso en la Unión Europea. ¿Cuál ha sido el crimen cometido por los personajes de la novelista Elif Shafak? El Tío Dikran habla en algún momento de los carniceros turcos otros personajes recuerdan cómo los armenios fueron sacrificados como ovejas y sostienen que los turcos o son ignorantes o nacionalistas Y es que la cuestión armenia sigue siendo un tabú en Turquía. Un tabú que se refiere a los asesinatos en masa perpetrados en 1915 por el aún entonces Imperio Otomano y en los que perdieron la vida un millón y medio de armenios. Esa minoría sostiene que ello fue abiertamente un genocidio mientras que los turcos consideran a aquellos muertos como daños colaterales de la Primera Guerra Mundial. El caso es que en la Turquía moderna, creada por Atartuk y los jóvenes oficiales de su ejército en 1923, la única nación musulmana que efectivamente ha separado Estado y religión, aún Elif Shafak AFP Según la escritora, se ha dado un paso adelante para controlar la creación artística es imposible aludir a aquellos terribles hechos sucedidos a principios del siglo XX antes de su fundación. Shafak, que el sábado dio a luz a un niño por lo que la vista de su caso se ha retrasado hasta hoy, ha declarado que el mayor problema no es que los escritores y periodistas puedan ir a la cárcel por el artículo 301, sino que así son silenciados mediante la autocensura. Ahora, además, se ha dado un paso adelante para controlar la creación artística, cuando en Turquía, hasta ahora, ésta era autónoma del poder político La novelista, que está segura de su absolución y de la próxima desaparición del artículo 301. señaló que este proceso no se ha incoado contra sus personajes, su novela o ella misma, sino que es un esfuerzo desesperado de los ultranacionalistas para impedir que Turquía ingrese en la Unión Europea, pues ello sería imposible si no se respeta la libertad de expresión. Así, el instigador de éste y de otros procesos, el abogado ultranacionalista Kemal Kerinscik, sostiene que el ingreso en la UE sería un desastre para Turquía y que detrás de Shafak, Pamuk y otros escritores se esconde una conspiración imperialista para destruir a su país.