Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Madrid JUEVES 21 9 2006 ABC SE DICE SE COMENTA OFERTAS PARA JUGAR A GOLF Llegar y besar el santo. Aparecer por este rincón y llenar la agenda de partidos de golf ocurrió en un abrir y cerrar de ojos. Todo fue aludir a los progresos en el green de una conocida política madrileña, que incluso se ha permitido ganar un torneo mientras disfrutaba de sus ratos de ocio, para que la neófita en cuestión, apenas conocerse la noticia, se viera obligada a coger el teléfono y así atender las innumerables propuestas de salir al campo a jugarse los 18 hoyos de rigor. Que ahora no le pueda la presión ambiental... MADRID AL DÍA PONER LOS TITULARES Esperanza Aguirre quiso mostrarse comprensiva con la dura tarea que para los periodistas supone titular una crónica. Para ello, la presidenta no dudó en cerrar su intervención del martes con un aviso: Que a nadie se le ocurra titular que Aguirre presenta un balance triunfalista de su gestión Pues bien, a los cinco minutos de acabar su discurso, y en la primera conexión televisiva va una locutora y dice: Aguirre ha basado su intervención en un discurso triunfalista ¿De qué cadena era? Telemadrid descartada. ACCIDENTES IGNACIO RUIZ QUINTANO L LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es San Jerónimo, sin accesos La invasión y extensión indiscriminada de las obras ha llegado al precioso y recogido entorno de la Parroquia de San Jerónimo El Real. Una joya arquitectónica que se está viendo dramáticamente afectada por las interminables obras del aledaño Museo del Prado. Los vecinos y fieles de la Parroquia de San Jerónimo El Real han tenido que presenciar atónitos como, sin previo aviso ni notificación, los responsables de estas obras han procedido al bloqueo completo de las calles Ruiz de Alarcón y Academia y han cortado literalmente y de raíz el acceso principal a esta histórica Iglesia. ¿Hasta cuándo va a durar una situación como ésta sin que nadie haga nada? ¿Las denuncias de los ciudadanos son suficientes? Urbanismo traslada la responsabilidad al Ministerio y el Ministerio a su vez rehúsa dar explicaciones. Cuando se tratan las cosas con el descaro con el que se ha realizado este traslado, apelar al sentido común no parecería en modo alguno lo más lógico. Juan José Febles Acosta Ola de robos en Los Coronales Soy uno de los muchos vecinos de Los Coronales (en la Alameda de Osuna) que viene soportando desde hace unos meses una situación que roza ya lo insoportable. La presencia policial en el barrio es mínima, por no decir nula. Circunstancia que aprovechan los ladrones para actuar en nuestras casas y garajes con total impunidad. La zona, en constante crecimiento, necesita- -entre otros servicios- -más dotaciones de seguridad. Cada vez más parejas se trasladan con sus familias a las casas de Los Coronales y se merecen habitar en un lugar tranquilo. Los garajes son el lugar preferido de los delincuentes. Se han producido robos de numerosas motos, así como de coches. Ya ni las casas son seguras. Otros vecinos ya han sufrido ataques con intimidación en sus propios hogares. Los vecinos estamos hartos y estamos dispuestos a hacernos oír. Ya hemos colgado carteles para que todos los residentes se impliquen en nuestras reivindicaciones. ¡Más policías, ya! María Ortiz Obras ruidosas ¡No puedo soportarlo más! Estoy agresiva, malhumorada y con unas ojeras que me llegan al suelo. Voy a contarles el porqué. La vecina de abajo vendió el piso a una pareja. Su precio, 180.000 euros. Ningún chollo si se tiene en cuenta que el edificio tiene 20 años y es de protección oficial. De lo más normalito, por no decir modesto para tan desorbitado coste, pero ya sabemos lo difícil que se ha puesto en este país acceder a algo tan elemental. No obstante, la cuestión no es esa. Después, vinieron las obras para reformar el inmueble. Fue a primeros de junio. Y, cuatro meses después, aún continúan, y tienen visos de seguir. El problema es el nivel de ruido que provocan y las horas intempestivas a las que lo hacen: a partir de las ocho de la mañana todos los días y, a la hora de la siesta, en pleno verano. Cuando, encima, estás de vacaciones... demasiado para poder soportarlo. Los ruidos de los taladros te vuelven loco. Marta Aranguren Martín os guardias municipales podrán prevenir e investigar los accidentes laborales, y esto ha sido presentado por el alcalde como una gran conquista ciudadana. Cualquiera sabe. Por lo que uno tiene vivido, si estuviera en un andamio y diera un traspié, lo último que le gustaría encontrarse al llegar al suelo sería a un guardia de los del concejal Calvo. Manías mías. ¿No notó Quevedo en El mundo por de dentro que no había cosa que creciera tanto en tan poco tiempo como culpa en poder de escribano? Pues uno también ha notado que no hay nada que crezca tanto en tan poco tiempo como culpa en poder de un guardia del concejal Calvo. Ni qué decir tiene que, en lo que puedo, procuro evitarme accidentes, para lo cual no hay nada como renunciar a la osadía y poner de nuestra parte todo para que triunfen el instinto de conservación, el temor, la prudencia, el coro venerable de las virtudes antiheroicas Si, aun así, y con la medalla de Santa Gema en el pecho, uno acabara en el suelo, una vez allí, antes que a un guardia municipal, le gustaría encontrarse a la china de Anatomía de Grey o al propio doctor House con una aguja del tamaño de su bastón en lo alto y dispuesto a practicarme una punción lumbar. ¡Hummm! Me encanta el olor a pus por la mañana. ¡Huele a victoria! Manías del doctor House. Volviendo a las mías, me pregunto, además, quién va a perseguir a los chavales que patinan, si destinan a los guardias a la prevención e investigación de los accidentes. A los ojos municipales, esos chavales son un andancio antisocial y hay que detenerlos. El concejal de Salamanca tiene el distrito como tenía mi abuela el pasillo cuando puso el pinky con dos trapos para los pies en la puerta sobre los cuales las visitas tenían que arrastrarse, si querían entrar a la casa. El concejal de Salamanca no tiene trapos- -ni pinky sino guardias y, chaval que asoma con una tabla, chaval que se expone a un disgusto policial. Lo malo de los chavales es que ven cómo tratan al Chapote o al Bilbao en la tele y luego ellos esperan, no vamos a decir que un mejor trato- ¡el Estado de Derecho prohíbe el privilegio! pero, al menos, sí el mismo. Inocentes.