Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 21 9 2006 27 Los manifestantes húngaros continúan con las protestas para pedir la dimisión del primer ministro Hugo Chávez llama diablo y tirano al presidente Bush en su discurso ante la asamblea de la ONU Zapatero expresa su pleno respaldo y comprensión a Benedicto XVI El PP celebra que el presidente del Gobierno siga la línea correcta b El presidente del Episcopado, Ricardo Blázquez, recuerda que el discurso del Pontífice describe un radical rechazo de la motivación religiosa de la violencia JESÚS BASTANTE MADRID. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, expresó ayer su pleno respaldo y comprensión a Benedicto XVI ante la polémica suscitada por la interpretación de sus palabras sobre el islam y Mahoma, al tiempo que realizó un llamamiento a la tranquilidad en el mundo musulmán para que prime el entendimiento entre las religiones. Durante una breve comparecencia en el Senado, el jefe del Ejecutivo se mostró plenamente convencido de que el Papa en ningún momento ha querido provocar una polémica, confrontación o crítica a la confesión y a las personas que profesan la fe islámica Del mismo modo, Zapatero recalcó que Benedicto XVI ha estado muy claro en la precisión de lo que había sido su primera intervención al tiempo que realizó un llamamiento a las sociedades musulmanas para que prime el entendimiento Un palestino muestra el Corán durante un acto de protesta ayer en Hebrón la polémica. En este sentido, De Arístegui agradeció la postura adoptada por el presidente delGobierno, necesaria puesto que hay muchos incendiarios de la ira que quieren echar gasolina a un fuego que está siempre incandescente El portavoz popular también aplaudió la petición de calma al mundo musulmán realizada por Zapatero, ya que entiende que quienes son moderados deben dejar de condenar a quienes somos críticos con el islamismo radical No obstante, De Arístegui recordó que otros dirigentes socialistas, como el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, o el secretario de organización del PSOE, REUTERS AP PP y PSOE, de acuerdo puntos esenciales: señalar que se trataba de un malentendido, que no hacía suya la frase ofensiva del emperador bizantino, y manifestar su profundo respeto por los musulmanes Era un esfuerzo inusitado y heroico por poner fin a una polémica que no ha traído nada bueno al mundo y ha servido sólo a los objetivos turbios de los extremistas. Ayer, las autoridades jordanas denegaron la autorización solicitada por el Frente de Acción Islámico (FAI) para celebrar mañana viernes una manifestación en protesta por las declaraciones de Benedicto XVI. Las reacciones ante las palabras del Papa lograron poner de acuerdo, por primera vez en mucho tiempo, a socialistas y populares. Así, la defensa del Santo Padre realizada por Zapatero fue aplaudida por el Partido Popular, cuyo portavoz en la Comisión de Exteriores, Gustavo de Arístegui, subrayó que el presidente del Gobierno ha enfilado la línea correcta dado que Benedicto XVI no tenía intención de ofender a nadie Para el diputado popular, el Pontífice ha dicho de forma muy clara que no comparte lo dicho por el Emperador Manuel II en la cita que provocó El Papa no ha querido provocar una polémica con las personas de fe islámica enfatizó Zapatero José Blanco, consideraran necesaria una rectificación del Santo Padre al inicio de la polémica. En otro orden de cosas, el presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, destacó que el Santo Padre no pretendía asumir la tristemente famosa cita, sino utilizarla para reflexionar sobre la relación entre la religión y la violencia y concluir con un claro y radical rechazo de la motivación religiosa de la violencia, independientemente de donde proceda En declaraciones a una emisora de radio, monseñor Blázquez recordó que Benedicto XVI está profundamente apenado por el hecho de que algunos pasajes de su discurso hayan podido parecer ofensivos para la sensibilidad de creyentes musulmanes, y hayan sido interpretados de una manera que no corresponde de ninguna manera a sus intenciones Para el obispo de Bilbao, Su Santidad ha optado de forma inequívoca por el diálogo interreligioso e intercultural