Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
108 Gente MIÉRCOLES 20 9 2006 ABC EL LAZO NEGRO DE TORRETTA Roberto Torretta tuvo ayer un recuerdo muy especial en memoria de un amigo muerto. El detalle fue colocar un lazo negro en uno de los vestidos NERVIOS A FLOR DE PIEL Tanto hablar de temas que nada tienen que ver con la moda ha propiciado que hasta en las salas de maquillaje anden con los nervios a flor de piel cuando ven allí a periodistas EN SU PUNTO BEATRIZ CORTÁZAR Del regreso de Raphael a la próxima visita de Kevin Costner rande y a lo grande. Así fue el regreso de Raphael al teatro Gran Vía donde se presenta con Cerca de ti un espectáculo intimista y plagado de grandes éxitos y en el que solo cuenta con la compañía del pianista Juan Coacci durante las más de dos horas y media que cantó a pleno pulmón. El Raphael de hoy es el Raphael de ayer, de hace muchos años, sólo que mejorado con el tiempo y con un trasplante de hígado que ha superado de forma extraordinaria. Porque sólo hay que escucharle y verle para entender la vitalidad de un hombre que conserva lo mejor de su voz y la misma entrega y pasión de siempre. Para él es la canción de Enrique Bunbury Ahora que le va a la medida y con la que abrió el repertorio. De negro, con sus tres hijos sentados en el patio de butacas, con una Alaska que no paró de llorar en todo el espectáculo, con un José Bono que ocupó un discreto lateral, con una Rafael Carrá que debería cortarse la melena o por lo menos las puntas, y con todas las hermanas Chávarri esparcidas por la sala, el lleno fue total. Viajaron a Madrid fans de Argentina, Venezuela, Chile; ovacionaron como pocas veces se ha visto al artista que no paró de sonreír ni un momento y felicitaron después a su esposa, Natalia Figueroa, que, fiel a su costumbre, siguió el concierto desde detrás del escenario. Pero si la noche fue de Raphael, el día promete ser del actor Kevin Costner, quien el 10 de octubre viajará hasta la sede de Porcelanosa en Villarreal (Castellón) donde conocerá las instalaciones de esa fábrica y protagonizará un almuerzo que reunirá a más famosos habituales de la empresa de los azulejos y muchos de los que ya se pelean por comer con el protagonista de El guardaespaldas y su nueva mujer. También de visita por Madrid está Rosario Nadal, esposa de Kiril de Bulgaria, quien acudió al desfile de Angel Schlesser en Cibeles. Delgadísima (cualquiera le pregunta si llega al famoso 18 por ciento) me fijo en las órbitas de sus ojos que cada día sobresalen más y ni qué decir tiene cuando la enfocan las cámaras. Tan cuidadosa en su vestir y catalogada como una de las elegantes del país debería prestar más atención a su mirada si no quiere acabar como Marty Feldman. Me he quedado a las puertas de Cibeles por un kilo María Campoy explica a ABC algunos de los detalles por los que fue incluida en la lista negra que no ha dado el índice mínimo de masa corporal para poder desfilar en esta pasarela TEXTO: JAVIER HERNÁNDEZ FOTO: DANIEL G. LÓPEZ G MADRID. María Campoy no ha podido desfilar para su padrino Francis Montesinos en esta edición de Cibeles. La culpa la ha tenido, según ella, la báscula y el rasero que la pasarela ha aplicado a 68 maniquíes. Esta modelo no pasó el corte, la frontera del 18 de masa corporal que separaba el éxito de la exclusión, una lista negra de esta edición cibelina, que completan otras cuatro maniquíes (también españolas) Esta modelo de 24 años dice que habla no sólo para que no la señalen con el dedo, sino también porque no tiene nada que ocultar. Creo- -explica a ABC- -que es necesario diferenciar entre la delgadez y la enfermedad. Yo estoy sana y así lo dicen mis análisis. Lo mío es una delgadez natural, no tengo la culpa de ser de esqueleto fino Campoy se quedó en el 17 2 de índice de masa corporal, por tanto, ocho décimas por debajo del mínimo exigido (en consonancia con los niveles de la Organización Mundial de la Salud) en el cásting de Cibeles. Ella insiste en su aspecto saludable, aunque su peso (55,5 kilos) está por debajo de lo que le correspondería, según el criterio seguido en Cibeles, para su estatura (1,79 metros) Me he quedado- -dice- -a las puertas por un kilo, pero es que a mí me cuesta engordar. Eso sí, después de ver lo que ha pasado intentaré engordar dos o tres kilos Aunque se ha quedado sin poder desfilar para el diseñador que le descubrió para el mundo de la moda, apoya la norma para quitar la extrema delgadez Y añade: A ver qué pasa después de esto Desde la acera de los diseñadores, Javier Larrainzar también espera que la medida sirva para algo, aunque es escéptico. Se- María Campoy y su actual pareja, Nacho Sierra, en una imagen de archivo ría una maravilla que así fuera. Es un problema que está en la sociedad. No es que la que tenga anorexia es porque lee el Vogue o el Telva Él siempre apuesta por cuerpos contundentes, no mujeres andróginas Ahí están las hemerotecas- -afirma- -con mis desfiles para corroborar lo que digo, aunque en esto del pesaje no soy de la opinión de coger un gremio profesional y pesarlo como si fueran cerdos Por último, lanza un desafío: Os reto a los medios a que acabéis con la anorexia. Llamadme dentro de un año El doctor Francisco de la Torre, del Instituto Yébenes, se alegra de la iniciativa de Cibeles, de cortar lo que estaba pasando En su opinión, por debajo de ese umbral del 18 por ciento hay muchas probabilidades de desnutrición; una alteración del sistema inmunológico, problemas hormonales y alteraciones de la menstruación Lo demás, según este prestigioso endocrino, son autoexcusas como las del alcohólico que dice que no tiene problemas con la bebida La moda saludable de Cibeles ha encontrado más valedores a sus tesis. Ayer se sumó la semana Moda Lisboa (se celebrará del 25 al 28 de octubre) que, si bien no aplicará el mismo criterio que la pasarela española, sí apostará por modelos que tengan un aspecto saludable También desde la Asociación Española de Pediatría (AEP) emitieron ayer un comunicado aplaudiendo la decisión de Cibeles, un ejemplo para el resto de desfiles de moda Mi delgadez es natural, no tengo la culpa de ser de esqueleto fino