Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 20 9 2006 101 Deportes TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN MADRID. Comienza su séptima temporada en la primera plantilla del Atlético y ha firmado hasta el año 2009. Siempre he querido quedarme, muchos nunca se lo creyeron y ojalá no sólo sean tres años. La rebaja de la cláusula a cuarenta millones es una demostración de confianza por parte del club, para que no me sienta obligado Debutó en los estertores de la campaña 00- 01, con 17 años, y en quince minutos se convirtió en la esperanza de una afición que sufría el desengaño de su continuidad en Segunda. Días más tarde, en Albacete, relevaba a Kiko- -para siempre- -y marcaba el gol de la victoria. Era el nuevo estandarte del futuro. Un liderato que convirtió en presente con el ascenso del equipo en junio de 2002. Había nacido una estrella que no era fugaz, como tantas otras que ha visto desfilar a su lado a lo largo de un lustro. Él las ha triturado sin querer. Nadie le ha podido ayudar a crecer. Han pasado cinco años y parece una eternidad. Porque la progresión de Torres (Madrid, 20- 3- 84) ha sido la transformación de un niño en hombre. Desde entonces, ha cumplido todos los sueños de cualquier chaval. Entré a esta casa los diez años, tengo veintidós y he conseguido llegar a Primera, jugar en mi equipo de siempre y ser internacional. Ahora me falta devolver esta deuda al club con títulos. Si no los consigo, nunca la habré pagado Pero ser la bandera de una entidad desde los 17 años tiene precio. Durante las cuatro temporadas que ha militado en Primera se ha sentido solo ante el peligro. Cada plantilla fracasó en su obsesión por regresar a Europa y la presión se tradujo en un fútbol telegrafiado al enemigo: pases al niño para que resolviera la papeleta. Mundobasket femenino: España se juega hoy contra Rusia (18.00) entrar en la lucha por las medallas Torres firma el contrato que nadie creyó Delantero indiscutible del Atlético desde 2001, renovó por tres años y espera hacerlo más veces Ha visto pasar a... Firmó hasta 2009, con una rebaja de la cláusula hasta los 40 millones, cifra que le permite decidir su futuro sin ataduras. A los 22 años ya es el jugador rojiblanco más veces internacional, 37 partidos y 14 goles con España. Desde 2002 ha marcado 62 goles en Primera, al cabo de 141 encuentros. Salva Ballesta 21 tantos en la Liga 00- 01. Torres, un gol Mateja Kezman 8 tantos en la Liga 05- 06. Torres, 13 goles Diego Alonso 22 goles en la Liga 01- 02. Torres, 6 tantos Sergio Kun Agüero 1 gol en la Liga 06- 07, lo mismo que Torres Javi Moreno 5 tantos en la Liga 02- 03. Torres, 13 goles Nikolaidis 6 tantos en la Liga 03- 04. Torres, 19 goles Una dependencia ganada en solitario Diego Alonso, en la campaña del ascenso, fue él único delantero que realmente le ha ayudado en el césped. El uruguayo marcó 22 goles en aquella Liga 01- 02, mientras Fernando se quedó en seis. A partir de ese momento, el nueve cargó con toda la responsabilidad. La dependencia de Torres nació en el campeonato 02- 03 y provocó una queja del jugador que no se ha solucionado hasta ahora. Se necesitaba otro atacante para realizar variantes de juego y liberarle de tanto peso específico en el fútbol del equipo. Es sintomático que el problema ha coincidido con la ausencia del Atlético en Europa. Torres marcó siempre muchos más goles que sus nuevos compañeros de cada curso. Pero él no podía hacerlo todo. Javi Moreno, Correa y Luis García fueron sus lugartenientes en la Liga 02- 03. Luis García fue el mejor enlace con Fernando. Javi Moreno y Correa, puntas natos, pasaron inadvertidos. Salva Ballesta 7 tantos en la Liga 04- 05. Torres, 16 goles La bandera del club confirmó su condición al sumar más tantos que ellos dos juntos. Se necesitaban otros puntas. Nikolaidis y Paunovic fueron la respuesta de la casa en el campeonato 03- 04. Se repitió la historia. El Niño triplicó los goles de sus vecinos de ataque. El equipo se quedó a las puertas de la UEFA y Manzano, como Luis Aragonés doce meses antes, se marchó. Lo mismo le sucedió a César Ferrando en el proyecto 04- 05. Salva regresó al Atlético después de los 21 tantos marcados en la decepción 00- 01 de Segunda, pero de nuevo tuvo que ser el icono rojiblanco quien sacara las castañas del fuego. Bianchi y Murcia vivieron una tristeza similar el año pasado. Kezman no le aportó nada a Torres, que volvió a fagocitar al colega de turno. Agüero y Mista desean acabar con ese lastre. Fernando se ha quedado porque piensa que esta vez puede hacer realidad su meta internacional. La cláusula da igual, porque si un jugador quiere irse, se va, sea de noventa o de cuarenta millones subraya el protagonista. Aguirre, el Kun y Mista tienen la palabra para que el referente de la sociedad no cante las cuarenta.