Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 Cultura MIÉRCOLES 20 9 2006 ABC Mario Gas recibe el apoyo de 700 profesionales del espectáculo b Creemos necesario manifestar Regresa la rubia más famosa del jazz Diana Krall publica su nuevo disco, From this moment on b Para el disco, repleto de estándares ambientales ha contado con su cuarteto habitual y con la colaboración de la Clayton- Hamilton Jazz Orchestra LUIS MARTÍN MADRID. Si se pasa por alto la publicación del prescindible Christmas songs de la Navidad pasada, han transcurrido dos años y medio desde que Diana Krall entregó The girl in the other room a la poderosa fonográfica Universal. En estos días, la artista rompe su silencio con la edición de From this moment on un disco repleto de estándares ambientales para el que ha contado con su cuarteto habitual y con la colaboración de la Clayton- Hamilton Jazz Orchestra. Texturas esponjosas que pretenden reinventar la patente de Nat Cole, volviendo a hacer seguimiento de la habitual atmósfera intimista de otros discos de la pianista. From this moment on está producido por Tommy LiPuma y eso supone un punto de garantía para cualquier artista, porque tutela campañas publicitarias que para sí quisiera un candidato a la presidencia de Estados Unidos. Curioso destino para una pianista que grabó su primer disco, Steppin out en 1993, para una firma independiente de Canadá, y que sólo dos años después iba a ser reclamada por Impulse para formar parte de su catálogo. Rompió así Diana, en poco tiempo, records de precocidad en premios, y no exactamente porque fuese una niña prodigio, pues jamás hizo cosas prodigiosas que no fueran hacer giras en la adolescencia junto a Jeff Hamilton y John Clayton, con quienes ahora, por cierto, ha vuelto a contar en este álbum. No; lo verdaderamente admirable en Diana Krall es que, al final, ter- nuestro rechazo a cualquier interferencia política y mediática en el terreno abierto y libre de la cultura dice el manifiesto de defensa ABC MADRID. Impulsado por la recién creada Factoría Escénica Internacional (FEI) una plataforma que es tanto centro de creación como empresa de gestión y distribución de espectáculos, se ha publicado un manifiesto en favor de la continuidad de Mario Gas al frente del Teatro Español. Alrededor de setecientos profesionales del mundo del espectáculo han rubricado el manifiesto; las firmas las encabeza Carme Portaceli, creadora de la FEI, y que recientemente presentó en el Teatro Español La casa de Bernarda Alba La redacción del manifiesto tiene como origen la retirada de la programación del Español del espectáculo Lorca eran todos creado y dirigido por el actor gallego Pepe Rubianes, que en enero realizó unas declaraciones en las que mandaba a la mierda a la puta España En el texto se dice que creemos necesario manifestar nuestro rechazo a cualquier interferencia política y mediática en el terreno abierto y libre de la cultura Los firmantes del manifiesto defienden la gestión de Mario Gas al frente del Español, y añaden que hechos de esta naturaleza no pueden afectar la buena marcha de la gestión de un teatro público que, desde la llegada de su actual equipo directivo, ha abierto sus puertas a la escena contemporánea nacional e internacional con una programación plural de indiscutible calidad Diana Krall, en una imagen promocional de su último disco minó siendo una jazzista con resultados de artista pop, en ventas, en popularidad y en capacidad de convocatoria. A estas alturas, son ya muchos los que se cuentan entre los partidarios de que el jazz se acerque hasta audiencias poco amigas de ocupar su cabeza con las complicaciones que entraña la gran música libre. Sin embargo, no es fácil comprender las razones por las que el público de Diana consume sus discos y asiste a sus conciertos con la misma facilidad que se escucha la radiofórmula de nuestro país. La razón, seguramente, está en que una y otra co- ABC sa, pese a los modos serios y pulcros de esta mujer, se parecen como dos gotas de agua. Un disco intimista Volviendo, no obstante, a los contenidos de From this moment on no basta con decir que su temario está repleto de revisiones de estándares como How insensitive de Jobim, o Willow weep for me de Ann Ronell, porque este es un recurso demasiado habitual en estos tiempos. Lo importante es que los arreglos privilegian el lado más intimista de las melodías, favoreciendo que todo se escuche sin grandes altibajos ni sobresaltos. Hay excepciones, de mayor dinamismo y energía, como la canción de Cole Porter que da título al disco, o como el swing de Come dance with me de Jimmy Van Heusen, de la que, por cierto, Diana afirma que tiene en su espíritu a Shirley Horn, que tantas veces la interpretó. El resto busca esa particularidad ambiental, amasijada al gusto dominante, que no es el que prevalecía en el álbum The girl in the other room de 2004, con composiciones propias y otras de autores actuales, incluso de su marido Elvis Costello. Hay que felicitar una vez más a Tomy LiPuma por su enorme capacidad para hacer discos de gran impacto económico. From this moment on elegante y refinado, volverá a gustar a todo el mundo y será objeto de muchísimas ventas. Diana, por su parte, es una pianista competente y una cantante resultona. From this moment on se recibe con agrado en las primeras escuchas, aunque después pasa a tener un efecto estrictamente de hilo musical. FLAMENCO II Cumbre en el Metro Primera Guitarra: Enrique de Melchor. Segunda Guitarra: Melchor Jiménez. Flauta: Juan Parrilla. Baile: Joselillo Romero. Cante: Leo Treviño, Lola y Marta Heredia. Percusión: Carlos Jiménez. Lugar: Hall de la Estación Nuevos Ministerios. GUITARRA CON SOLERA MANUEL RÍOS RUIZ U n extraordinario colofón ha tenido el ciclo Cumbre Flamenca en el Metro de Madrid, gracias a la programación del espectáculo Al compás de la guitarra de Enrique de Melchor, el hijo de aquel recordado tocaor llamado Melchor de Marchena. Y es que desde niño, Enrique de Melchor venía apuntando el magistral músico flamenco que es, cuando tocaba en el tablao Los Canasteros. Después compartió giras con Paco de Lucía y grabó discos con cantaores de la talla de Mairena, El Lebrijano, Menese, Fosforito, Morente y José Mercé, por ejemplo, y realizando sus recitales y grabaciones propias: La noche y el día Cuchichí Bajo la luna Arco de las rosas mereciendo importantes premios- -entre ellos el Nacional de Guitarra de la Cátedra de Flamencología de Jerez- -y figurando en los carteles de los más significativos festivales del género aquende y allende los mares. Y ahora, con su propio elenco, ofrece conciertos plenos de enjundia, donde deja patente la solera de su sonanta, de su música flamenquísima, personal, embriagadora de compás y rica de falsetas originales, lo mismo en los estilos básicos como en los festeros, consiguiendo un alarde de matices, como pone de manifiesto en los tangos, inter- pretando varios sumamente distintos en un mismo recital. Las composiciones melchorianas tienen las virtud de la justeza, son piezas bien medidas en su duración, para que el tema o el leit motiv no se diluyan, ni resulte reiterativo, sino que se quede en quien lo percibe como una impresión inolvidable. En la actuación que nos ocupa ha estado rodeado de un grupo de primera clase, empezando por el juncal bailaor Joselillo Romero y terminando por un músico ejemplar, el flautista Juan Parrilla, con el que Enrique de Melchor alcanza una fusión instrumental de calidad extrema, sin olvidar la percusión de Carlos Jiménez, el acompañamiento guitarrístico de Melchor Jiménez, los cantes ceñidos de Teo Triviño y los coreos de las hermanas Heredia, hijas del bailaor Josele (q. e. p. d) Puntualizando: un espectáculo presentado de forma tradicional, la del clásico tablao flamenco, con el que Enrique de Melchor consigue mostrar la solera de su arte.