Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 Madrid MIÉRCOLES 20 9 2006 ABC El servicio municipal de urgencias sanitarias (Samur) cumple 15 años. Para celebrarlo, nadie mejor que algunos de los que ahora están vivos gracias a su actuación Quince años salvando 30 vidas al mes TEXTO: SARA MEDIALDEA FOTOGRAFÍA: ERNESTO AGUDO MADRID. Una media de 30 personas al mes le deben la vida al Samur. Si multiplicamos por los 15 años que cumplió ayer este servicio municipal de emergencias, resultan más de 5.400 personas. El Samur nació casi como un sueño y se ha convertido en una realidad que ha servido de modelo a las urgencias extrahospitalarias de otras ciudades y también de autonomías. Cada día, los sanitarios del Samur realizan 287 intervenciones. Cuenta con 560 profesionales, entre médicos, enfermeros y técnicos de transporte sanitario, y 1.447 voluntarios de Protección Civil, además de una treintena de vehículos de soporte vital avanzado y Básico. Todos los años, cubren de forma preventiva 1.500 actos de carácter deportivo, cultural o festivo, algunos tan extraordinarios como la boda real o la visita del Papa. La mortalidad por accidentes de tráfico en los últimos seis años, por efecto de las rápidas actuaciones del Samur, se ha reducido en un 40 por ciento, y la supervivencia de pacientes críticos atendidos por este servicio, tras una semana de ingreso hospitalario, es ya del 78 por ciento. El tiempo medio de respuesta a una llamada de emergencia es menor de 10 minutos, aseguran sus responsables actuales- -el alcalde Ruiz- Gallardón y el concejal de Salud, Pedro Calvo- han venido de todas partes a ver cómo lo hacemos, lo que ahora llaman el know how y los americanos se quedaban alucinados viendo cómo están dotados nuestros vehículos de soporte vital avanzado, cuando ellos no llevan ni marcapasos, ni desfibrilador ni médico siquiera Álvarez del Manzano recordaba ayer cómo visitamos a Chirac, que entonces era alcalde de París, y nos quería enseñar su última novedad, un nuevo sistema de ambulancias. Y tuve que decirle que en Madrid funcionaba desde hacía 5 años Cuando estaba en la vía del tren, alguien me besó Miriam tenía 20 años el 4 de octubre, y esperaba en el andén del Metro de la estación de Carabanchel cuando, en el momento en que el convoy entraba, un individuo la empujó. Cayó a la vía y perdió la pierna izquierda. Ayer, casi un año después, pudo saludar por primera vez a los sanitarios que la atendieron. Ha sido tan especial la sensación de verles, y agradecerles que me salvaran la vida Recibimos el aviso de una persona arrollada por un tren del Metro explicó Víctor Trul, el médico que acudió a la llamada. Miriam estaba consciente y pedía ayuda. Pero nadie nos garantizaba la seguridad allí. Decidí asumir el riesgo Miriam dice que escuchó voces que le decían tranquila, te vamos a ayudar y que alguien me besó Es todo un ejemplo de valentía y optimismo. Recuerda todo lo que pasó: cómo me empujó, cómo caí a la vía, cómo me pasó el tren por encima. Pensé que tenía que girarme porque si no, me partiría por la mitad, y me moví. Cuando ya había pasado, me dije qué suerte, no me ha pasado nada No me di cuenta de que había perdido la pierna hasta que me desperté en el hospital Ahí está, con una recuperación asombrosa. Un milagro. Aunque Ángel Rouco, enfermero que la atendió, cree que el Samur no hace milagros; los hacen ellos Una segunda oportunidad Przemyslaw Wroblewski Fue hace seis meses, en marzo. Przemyslaw, un joven polaco, fue apuñalado, y su vida peligraba. Ervigio Corral, Viri el jefe del servicio del Samur, tenía que tomar una decisión y hacerlo rápido. No lo dudó: le abrió el tórax, tomó su corazón entre las manos y le hizo un masaje cardiaco directo. Ayer, Przemyslaw, con muy buen aspecto, aseguraba estar de salud muy bien, puedo hacerlo todo Su vida no sólo ha vuelto a empezar: también ha dado un giro total: Antes tomaba droga, y ahora no tomo nada A su lado, Viri el hombre que tuvo su corazón en la mano, sonreía. servicio recibido: Es que vinieron muy rápido 14 horas en coma Donatila Nieto Ahora tiene 82 años, y dice que los últimos 5 se los ha regalado el Samur. Entró en parada cardiaca y fue atendida por este servicio municipal, que la trasladó, con vida, a un centro hospitalario. Allí permaneció catorce horas y media en coma. Pero me desperté Ahora, dice que cada vez que ve a una de las ambulancias del Samur por la calle me emociono; es una presencia alentadora y simpática Los orígenes De tesis a realidad Simón Viñals fue concejal de Sanidad en el Ayuntamiento madrileño hasta 2002. De él fue la idea de crear el Samur, un servicio de emergencias sanitarias extrahospitalarias que atendiera a los ciudadanos con más agilidad y eficacia que las casas de socorro. De hecho, este proyecto fue la base de su tesis doctoral, defendida nada menos que en 1967. Recuerda cuando era cirujano en el equipo municipal de la calle de Montesa y la Policía nos traía a los heridos en la calle metidos en el maletero de los coches patrulla Había que acabar con aquello, y con el señor sacando el pañuelo por la ventanilla mientras iba a la carrera al hospital. Se inventó entonces, con el apoyo entusiasta del alcalde José María Álvarez del Manzano, un servicio que, convenientemente dotado, proporcionara ayuda médica de primer nivel en la misma calle, allí donde fuera necesario. Gracias al Samur y a sus medios se pudo ligar la femoral al comandante Villalobos, o salvar la vida de Irene Villa y su madre El doctor Viñals recuerda cómo Lo que vale una hermana Lucía del Monte Lucía sólo tenía 5 años cuando ocurrió, y asegura que no se acuerda de nada. Pero le debe la vida a su hermana Almudena, una pizpireta de 11 años- -10 cuando ocurrieron los hechos- -que fue capaz de sacarla de una situación de altísimo riesgo. La pequeña se dio un fuerte golpe en la cabeza y empezó a sufrir convulsiones. Después no nos oía y vomitaba, pero se le quedaba atrancado y se ahogaba; perdió el conocimiento Almudena avisó al 112 y a su madre. Su intervención resultó providencial. Es que en el cole nos han explicado lo del teléfono de emergencias Está muy contenta con el Samur, y con el Ahogado en la piscina Rubén Fue el pasado 10 de junio, acababa de empezar el verano. Rubén había ido a la piscina. La memoria no le acompaña: Es que no recuerdo nada de lo que pasó; sólo sé que había ido con mi chica y un amigo a la piscina, y cuando me desperté estaba en el hospital Para los responsables médicos que le salvaron sólo tiene palabras de agradecimiento: Les debo la vida Y eso es importante siempre, pero lo es más aún cuando se tienen 16 años. Actualmente, el servicio realiza 287 intervenciones diarias, diez veces más que el año de su estreno Código nueve Los trasplantes Cuando los facultativos del Samur que atienden a una persona comprueban que ésta ha fallecido o no tiene posibilidad de recuperación, se inicia el protocolo para trasladarla a un hospital don-