Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 20 9 2006 Madrid 41 DEBATE SOBRE EL ESTADO DE LA REGIÓN Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz- Gallardón volvieron a abrazarse en público gracias a Madrid 2016. La presidenta citó a Camus para hablar del éxito a ocho meses de las elecciones Un guiño literario a Gallardón GONZALO ZANZA MADRID. ¿Quién se acuerda de Albert Camus? Esperanza Aguirre ¿Quién da titulares para que no se publiquen? Aguirre. La presidenta regional fue, no le quedaba otro remedio, la protagonista de la primera jornada del debate sobre el estado de la región. Tanto, incluso, que hubo quien vio en sus zapatos con plataforma una puesta en escena de la Pasarela Cibeles. Pero la cita fue en Vallecas, barrio donde Camus se colaba en bibliotecas clandestinas hace cuatro décadas. No es difícil tener éxito, lo difícil es merecerlo rememoraba Aguirre del argelino. Pero, ¿a qué venía la cita del enemigo número uno de Sartre? Eso queda para la conciencia del gobernante, de Esperanza Aguirre, y posiblemente para la duda de Ruiz- Gallardón. En él, en el alcalde, estaban puestas muchas decenas de miradas. Se supone que él lo sabía, o lo suponía. Aunque no pareció importarle mucho dado su intenso trabajo escribiendo mensajes en el móvil. Un único aplauso a lo largo de los 97 minutos que empleó Esperanza Aguirre en su discurso, sólo un gesto de complicidad cuando le dijo, desde el estrado, bienvenido a este debate, vamos a trabajar duramente para conseguir el objetivo de Madrid 2016 Gallardón se sintió elevado a los altares. Sonrió y escuchó, igual hasta con perplejidad, como le aplaudía la bancada popular Después, como no podía ser menos, al final del discurso, aplaudió. Y salió raudo hacia los vomitorios de la Cámara regional para reencontrarse con la presidenta y agradecerle el detalle. Buena sintonía frente a las cámaras y objetivo cumplido (por ambos lados) Eso sí, no habló, pero besó y abrazó (a Esperanza) En los pasillos mucha gente, más que la que entra en las listas electorales y, por supuesto, mucha más que la que puede obtener un cargo público. Allí estaban los sindicatos, por supuesto para criticar. Javier López (CC. OO. y José Ricardo Martínez (UGT) El primero pidió a Aguirre, o clamó más bien, que deje de cantar bondades El segundo optó por asegurar que la presidenta se aleja de la realidad Esperanza Aguirre, obviamente, no les escuchó. El teatro ya estaba abierto y allí se hablaba para la galería. A quién sí escuchó fue a Ana Botella. Curioso duelo presenciado desde la lejanía por el adalid de las listas electorales del PP, Juan Carlos Vera, uno de los fontaneros que, dicen, llevó a Aguirre a la victoria electoral. José María Álvarez del Manzano, ahora en la Presidencia de Ifema, tampoco se perdió la cita. Muy cerca de él, en la tribuna de invitados, los presidentes del Tribunal de Defensa de la Competencia, Carlos Bustelo, y el de la Cámara de Comercio, Gerardo Díaz Ferrán, así como el de la Cámara de Cuentas, Manuel Jesús González. Y muchos alcaldes. Desde el de Leganés, José Luis Pérez, hasta el de Pozuelo, Jesús Sepúlveda, pasando por el de Rivas- Vaciamadrid, Pepe Masa, o Móstoles, Esteban Parro. La oposición a Gallardón en el Ayuntamiento también estuvo presente, con Inés Sa- banés y Óscar Iglesias, portavoces de IU y PSOE, respectivamente, incapaces de perderse la puesta de largo de la precampaña electoral madrileña. En la calle, mientras, escaso o nulo interés. Quince ciudadanos protestaron contra la especulación urbanística y se quedaron sin saber cuál fue el titular que no quería ver la presidenta en los periódicos: Aguirre hace un balance triunfalista porque se equivocarían (los periodistas) mientras haya problemas en la Comunidad como mujeres maltratadas que no se atreven a denunciarlo, ancianos que mueren solos o niños que después de 10 años de escolarización no tienen las destrezas imprescindibles, no podemos sentirnos satisfechos Pues eso. La presidenta dijo que los periodistas se equivocarían con el titular Aguirre hace un balance triunfalista