Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 20 9 2006 Internacional 37 BIRMANIA ri ane eri sT n ees Ta nt t Moon Chiang Mai M LAOS TAILANDIA Bangkok CAMBOYA Mar de Andamán Istmo de Kra Si Thammarat MALASIA C. Ramírez Un blindado de los militares golpistas, apostado anoche junto a la sede del Gobierno en Bangkok REUTERS Un golpe de Estado del Ejército derriba al primer ministro de Tailandia Los militares se hacen con el poder y declaran su lealtad al rey Bhumibol b Aprovechando que el primer Un país en crisis permanente Antiguo Reino de Siam, Tailandia nunca fue colonizada. Un golpe de Estado puso fin a la Monarquía absolutista el 24 de junio de 1932. Desde 1932 ha tenido más de 20 primeros ministros y 16 Constituciones, además de 17 golpes de Estado y ha pasado de ser un estado agrario semifeudal a convertirse en uno de los tigres económicos de Asia. Monarquía constitucional. Thaksin Shinawatra sucedió a Chuan Leekpai en el cargo de primer ministro en 2001. Su partido triunfó en las legislativas de 2005. Las protestas callejeras que pedían su dimisión acusándole de corrupción y abuso de poder obligaron a Sinawatra a convocar elecciones anticipadas el 2 de abril de 2006, que fueron anuladas por inconstitucionales Las nuevas elecciones, fijadas para octubre han sido aplazadas al próximo mes de noviembre. ministro está en Nueva York, el Ejército instaura un Consejo para acabar con la crisis política que vive el país desde enero PABLO M. DÍEZ. ENVIADO ESPECIAL SINGAPUR. La crispación política que vive Tailandia desde principios de año ha acabado cambiándole la expresión al país de la sonrisa Aprovechando que el primer ministro, Thaksin Shinawatra, se encontraba en Nueva York para asistir a la Asamblea General de las Naciones Unidas, el Ejército lanzó anoche un golpe de Estado para derribarlo. Un Consejo para la Reforma Administrativa, con el rey Bhumibol Adulyadej a la cabeza como jefe del Estado, se ha hecho con el poder en Bangkok y en las provincias cercanas sin ninguna resistencia declaró un comunicado emitido por la televisión estatal mientras 14 tanques rodeaban la sede del Gobierno. De igual modo, varios vehículos militares se habían apostado alrededor del Palacio Real y otros cuatro tanques recorrían las calles del centro advirtiendo con altavoces a sus habitantes que permanecieran en sus casas. Sin enfrentamientos El comandante de las Fuerzas Armadas y el de la Policía han tomado el control de Bangkok y de las zonas próximas para mantener el orden y la paz sin que haya habido enfrentamientos indicó el comunicado emitido por televisión, que, como si alertara de la reparación de una calle, pidió perdón por los inconvenientes y solicitó la cooperación de la población Desde Nueva York, el primer ministro Thaksin contraatacó con otra aparición en la televisión del Gobierno. El cuestionado mandatario tailandés declaró el Estado de emergencia y cesó al comandante en jefe del Ejército, el general Sondhi Boonyaratkalin, a quien ordenó que transfiriera toda su autoridad al Gobierno. Al parecer, éste habría detenido al viceprimer ministro, Chitchai Wannasathit, y al titular de Defensa, Thammarak Isaragura, en una inesperada maniobra que podría contar con el beneplácito real. Aunque el Soberano de Tailandia, el decano de las monarquías al llevar 60 años en el Trono, no tiene poder político, su figura es venerada como una divinidad humana y goza de gran respeto en todos los estamentos sociales. Por ese motivo, y también por la actitud crítica del rey Bhumibol con la gestión del primer ministro Thaksin, todo indica que los militares se han alzado con su respaldo. No en vano, la crisis política que sufre esta bella y turística nación asiática viene ya de largo. En enero se descubrió que la familia del primer ministro, un exitoso magnate de las telecomunicaciones, había vendido el 50 por ciento de su compañía, Shin Corporation, a un holding estatal de inversión de Singapur, Temasek, por 1.577 millones de euros. Por eso, un antiguo aliado del pri- mer ministro, el poderoso propietario de medios de comunicación Sondhi Limthongkul, emprendió una feroz campaña contra la corrupción y el abuso de poder del Gobierno, materializada en masivas protestas que movilizaron a decenas de miles de manifestantes. Para acallar las voces que exigían su renuncia, Thaksin Shinawatra, que obtuvo una aplastante mayoría en las elecciones de 2001 y del año pasado, lanzó un órdago y convocó comicios anticipados el 2 de abril. Con el boicot de la oposición y un gran rechazo en las ciudades, el populista primer ministro se alzó con el 57 por ciento de los votos, pero no contuvo la inestabi- El Consejo para la Reforma Administrativa tendrá al rey Bhumibol Adulyadej a la cabeza lidad social ni las protestas. La situación era tan tensa que el rey Bhumibol se vio obligado a pedir la intervención del Tribunal Constitucional, que declaró la nulidad de los resultados y convocó nuevas elecciones. Ante este revés, Thaksin prometió que dejaría el cargo pero, después de siete semanas, volvió a su puesto en mayo con la promesa de celebrar nuevos comicios en noviembre. Aunque ya había anunciado que se retiraría tras esta última votación, los militares han desconfiado de su palabra y han intentado desalojarlo del poder sin esperar hasta ese momento. Ahora habrá que comprobar cómo reacciona la sociedad tailandesa ante este golpe de Estado. Fuentes del Ministerio de Exteriores de España explicaron que, por el momento, no hay constancia de alteraciones del orden o disturbios. Por ello, el embajador Juan Manuel López Nadal, se ha limitado a aconsejar a los españoles que se encuentran en el país tranquilidad y que se abstengan de salir a las calles. Según el Ministerio español, en Tailandia hay unos 420 españoles inscritos en la Embajada, de los cuales el 85 por ciento vive en la capital del país, Bangkok.