Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 20 9 2006 Internacional 29 REVUELTA CONTRA EL PRIMER MINISTRO EN HUNGRÍA De presidente de las juventudes comunistas a primer ministro en un fulgurante ascenso. Ferenc Gyurcsány ha hecho amigos y un patrimonio valorado en 15 millones de euros Un socialista tocado por la fortuna A. S. SOLÍS BUDAPEST. El primer ministro húngaro ha sabido desenvolverse bien en los cambios que su país ha vivido en las últimas décadas y ha evolucionado desde la militancia comunista al enriquecimiento capitalista. Ferenc Gyurcsány nació en 1961 en el condado de Veszprém. Estudió Ciencias Económicas y en la Facultad fue un destacado miembro de las Juventudes Comunistas, organización dependiente del todopoderoso Partido Socialista Obrero Húngaro (MSzMP) Cuando en 1989 el MSzMP renunció al marxismo y se recicló en un partido socialdemócrata, Gyurcsány fue elegido vicepresidente de las juventudes de la nueva formación. Con la llegada de la democracia, en 1991, y con el título de economista bajo el brazo, Gyurcsány se alejó de la política y se concentró en los negocios al calor de la naciente economía de mercado húngara. Pasó por varias compañías financieras y de fondos de inversión y fue haciendo fortuna hasta convertirse en uno de los hombres más ricos del país. Su fortuna personal se calcula hoy en unos 15 millones de euros. UNA GRABACIÓN EXPLOSIVA Evidentemente hemos mentido durante el último año y medio o dos. Estaba totalmente claro que nada de lo que estábamos diciendo era cierto La divina providencia, la abundancia de efectivo en la economía mundial y cientos de trucos lograron mantener a flote nuestra economía No tenemos muchas opciones. No tenemos porque fastidiamos las cosas. Ningún país de la Unión Europea ha hecho algo tan estúpido como lo que hicimos nosotros No hemos hecho nada durante los últimos cuatro años. No podemos mencionar una sola medida política de la cual podamos estar orgullosos El primer ministro húngaro en una entrevista en su oficina de Budapest yectoria ha sido un continuo éxito político y económico, y habrá que ver si su capacidad de maniobra le libra en esta ocasión de la grave crisis a la que se enfrenta. La economía hace aguas la oposición pide su renuncia y 10.000 húngaros se concentran por tercer día consecutivo ante el Parlamento para que pague por su engaño, descubierto en una grabación. REUTERS Finanzas aseguradas Con sus finanzas ya bien aseguradas, Gyurcsány retornó a la política de manos de su antecesor en el cargo de primer ministro, Péter Medgyessy. Éste había ganado las elecciones de 2002 y ofreció al joven y exitoso empresario el puesto de asesor financiero del nuevo gobierno liderado con los socialdemócratas. Poco después, ya era ministro de Deportes. En esta época, ya fue blanco de acusaciones por parte de la oposición conservadora, que cuestionaban su rápido enriquecimiento y la legalidad de algunas de las operaciones llevadas a cabo en sus empresas. Ante las voces en el partido que pedían la cabeza de Gyurcsány para evitar que se relacionara a los socialdemócratas con casos de corrupción, Medgyessy amparó a su protegido. No obstante, la relación entre los dos se fue deteriorando y la propia autoridad del jefe del ejecutivo se fue desgastando. Los malos resultados en la elecciones europeas de junio de 2004 y los enfrentamientos con sus socios de gobierno precipitaron su caída y la elección de Gyurcsány como primer ministro el 29 de septiembre de 2004. Gyurcsány se ha convertido así un socialista capitalista, amigo de Tony Blair y George Bush, y es un claro ejemplo de los nuevos ricos, y también de los nuevos demócratas surgidos de los extintos regímenes soviéticos en Europa del Este. De momento, su tra- La cinta de las mentiras una confesión ante su partido de los continuos engaños a que ha sometido a la opinión pública y cuya transcripción íntegra cuelga de su propio blog, ha enervado a una sociedad harta de que sus dirigentes mientan de forma sistemática y manipulen el voto únicamente en su propio provecho. La suerte puede estar echada para Gyurcsány. Bruselas opta por mantenerse al margen ABC La portavoz de la Comisión Europea Pia Ahrenkilde declaró ayer que la crisis en Hungría es una cuestión que debe ser resuelta por las autoridades húngaras dado que la Unión Europea no está en posición de hacer juicios de valor sobre los gobiernos individuales Con estas declaraciones Bruselas parece desmarcarse de la crisis desatada en Hungría tras los disturbios del lunes. El comisario europeo y ex ministro húngaro de Relaciones Exteriores, Laszlo Kovacs, llamo a la calma y pidió estabilizar la situación en Hungría lo más rápido posible por el interés del pueblo húngaro, pero también de toda la comunidad europea agregó. La portavoz europea de Economía, Amelia Torres declaró que la situación en las finanzas públicas húngaras es preocupante