Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 20 9 2006 Nacional 23 El joven que causó 5 muertos al circular sin carné cometió una falta, según el juez La Fiscalía califica los hechos como cinco homicidios imprudentes Público ha recurrido el auto. En el siniestro, ocurrido en Pontevedra el Viernes Santo, perdieron la vida la madre del acusado y cuatro motoristas ÉRIKA MONTAÑÉS PONTEVEDRA. A falta de conocerse los informes periciales que concreten la velocidad a la que el joven Hugo Piñeiro Jiménez, de 18 años, conducía el pasado 14 de abril por la pontevedresa Vía Rápida del Salnés, cuando provocó un accidente que costó la vida a cinco personas, entre ellas su madre, el titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Cambados ya ha tomado una decisión: sólo ve una falta del joven, vecino de la localidad de Marín, donde la Fiscalía contempla un delito de cinco homicidios por imprudencia grave. Por ello, el Ministerio Público ya ha formalizado su desacuerdo interponiendo un recurso de apelación contra la decisión del juez ante la Audiencia Provincial de Pontevedra. Para el juez Manuel Jesús Touriño Araújo, no ha quedado probada la impericia del joven, que conducía un Hyundai Cupé recién adquirido, sin carné de conducir y que invadió el carril contrario de la ya conocida en Galicia como vía de la muerte colisionando frontalmente contra dos motocicletas. Los cuatro ocupantes de las motos y la madre de Hugo, que viajaba en el asiento de copiloto, fallecieron en el acto. Sólo el joven resultó ileso en el siniestro. En el auto de procesamiento, el juez sostiene que el joven tendría que afrontar, de ser condenado por la falta cometida, una multa económica que oscilaría entre los 60 y los 24.000 euros. Muy diferente es la postura defendida por el fiscal jefe de la Audiencia Provincial de Pontevedra, César del Pozo, quien ha mantenido desde que se iniciara el procedimiento, el pasado 21 de b El Ministerio El accidente tiñó de negro el pasado Viernes Santo en Galicia abril, que el joven debe ser procesado por cinco homicidios por imprudencia grave, delitos que el Código Penal castiga con penas de entre uno y cuatro años de prisión, amén de las oportunas sanciones pecuniarias. EFE JAVIER MARTÍN irregulares, entre ellos, dos mujeres y unos quince menores. El primer grupo lo hizo por la mañana, con 80 personas a bordo, 5 de ellas menores de edad, poco después de las 9 de la mañana y fue remolcada hasta el Puerto de Los Cristianos. Una hora después, llegó el segundo cayuco, con 53 personas a bordo, entre ellas 4 menores de edad. La tercera embarcación transportaba 99 personas, entre ellas 6 posibles menores de edad, y arribó después del mediodía a Los Cristianos. La cifra no es definitiva, ya que se esperaba la llegada de una quinta embarcación a las costas tinerfeñas. Todos los inmigrantes llegados a Tenerife, de origen subsahariano, presentaban buen estado de salud. El último fin de semana murieron dos irregulares, uno por deshidratación y el otro cuando era trasladado desde una comisaría de la Policía Nacional a un hospital. Actuó falto de pericia En la Fiscalía no nos dejamos llevar por lo que pueda opinar un sector social o la mayoría indicó ayer César del Pozo, tenemos un criterio basado en las leyes y lo intentamos aplicar si bien agregó, como también lo hizo el fiscal del caso, David de la Fuente, que es ahora la Audiencia Provincial la que debe resolver la papeleta a favor de la tesis del juez o del Ministerio Público y que éste acatará siempre lo Como falta el joven pagaría entre 60 y 24.000 euros; como homicidio entre uno y cuatro años de cárcel que dicte el Tribunal. En todo caso, los fiscales tienen muy claro que el joven circulaba por encima de los 80 kilómetros hora marcados por la ley y que actuó falto de pericia cuando se sentó al volante sin carné de conducir- -esa misma semana se iba a examinar, aunque había cursado muy pocas horas en la autoescuela- -y perdió el control del vehículo en el kilómetro 1 de la Vía Rápida, a la altura del municipio de Meis. En los últimos meses han sido muchas las voces que han intentado arrojar luz al proceso, algunos reclamando una sanción ejemplar, que tenga un efecto intimidatorio para evitar futuras conductas similares (en una Comunidad que ostenta el triste récord de registrar el mayor número de jóvenes muertos en el asfalto) o en contra de ella, como el jefe de Tráfico en Galicia, José Luis Ulla, que se mostró partidario de que en estos casos se apliquen medidas sustitutorias, como trabajar en centros de concienciación sobre las consecuencias de los accidentes