Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 19 9 2006 Madrid 45 Una mujer, grave al caer de un sexto piso cuando huía del joven con el que durmió Él está detenido, acusado de tentativa de homicidio, y hoy prestará declaración al suceso, según los vecinos del inmueble situado en Móstoles. Después, vieron a la chica en la barandilla con un bolso en la mano M. J. ÁLVAREZ MADRID. ¿Huía o fue empujada y lanzada al vacío? Aún no se sabe todavía. Ésta es la clave del rocambolesco e inexplicable suceso que tuvo lugar a primeras horas de la mañana de ayer en la localidad de Móstoles. Todo comenzó poco antes de las nueve de la mañana. Los gritos de una pareja alertaron a algunos residentes en el inmueble situado en el número 34 de la calle de Veracruz. La discusión era fuerte. Y cuando arreciaban las voces, lo hacían, a su vez, los ladridos de un perro. No había lugar a dudas. Procedían del sexto. En concreto de la letra C. Poco después, algunas vecinas vieron con sus propios ojos cómo una mujer de color estaba sentada en la barandilla de la terraza acristalada- -el 6 C- llevaba el bolso en la mano y su actitud era huir de algo o de alguien aseguraron a la Policía. Dos de ellas indicaron que la intentaron convencer de que no se lanzase al vacío. ¡No lo hagas, mujer! No tiene sentido. Baja de ahí. No hagas tonterías La joven persistía en su actitud, haciendo caso omiso. Poco después, un estrépito sacudió la acera. Algo había caído violentamente al exterior. Al asomarse, un esb Una discusión precedió Una red obligaba, mediante el vudú, a prostituirse a nigerianas ABC MADRID. La Policía ha detenido en la capital a los cinco cabecillas de una red que se dedicaban a captar a mujeres en Nigeria con falsas promesas de prosperidad, para luego trasladarlas a España, donde las obligaban mediante ritos de vudú a ejercer la prostitución. Según informa la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil, las mujeres, una vez captadas por la organización, se comprometían al pago de unos cuarenta y cinco mil dólares. Las amenazas, coacciones, malos tratos y agresiones sexuales sufridas, unido a los rituales de vudú que les practicaban antes de enviarlas a España, les hacían doblegarse a sus mandatos, con lo que quedaba anulada su voluntad y esclavizadas a los caprichos del cabecilla de la organización. calofrío recorrió a los testigos. Una chica yacía en el suelo, malherida. Era la de la barandilla. Insistieron en que no vieron a nadie desde el interior empujarla o agarrarla. Todo fue muy rápido. Alterado y sudoroso De inmediato, dieron aviso al 091 y a Emergencias 112. Varios patrullas se presentaron en el lugar de los hechos, junto a una UVI- móvil del Summa- 112, que acudieron a atender a la muchacha. Ésta, milagrosamente, estaba consciente y orientada, a pesar de haber caído al vacío desde, al menos, una altura de 18 metros. Se trata de Faith A. de 23 años y natural de Nigeria. Cuando los funcionarios le preguntaron qué había sucedido, replicó, no sin dificultad, que había tenido problemas en el piso con un chico, con el que habría pasado la noche Desde la terraza arrojaron encima de la joven nigeriana dos bolsas con sus pertenencias Vivo con mi madre. Yo no la he tirado. La recogí en la Casa de Campo y la traje a mi casa dijo el arrestado Justo en ese momento, dos bolsas con sus pertenencias- -ropa y zapatos, lo que suelen llevan las prostitutas que ejercen en la calle para cambiarse- fueron lanzadas a la calle. Otra vez del mismo lugar, el 6 No faltó quien viese al hombre que habita en el mismo abrir los cristales y cerrarlos después, sin ni siquiera asomarse a ver qué había ocurrido. Acto seguido, los agentes subieron a la casa. Ése les abrió la puerta. Visiblemente alterado, y sudando, espetó: No sé nada. Vivo con mi madre. Yo no la he tirado. Se ha arrojado ella. Anoche la recogí en la Casa de Campo y la traje hasta aquí Se trata de José Manuel A. P. de 23 años, de nacionalidad española. Lo que en principio se tomó por un intento de suicidio derivó, posteriormente, en la detención de José Manuel A. P. Fue detenido, en principio, acusado de tentativa de homicidio. No obstante, aún no ha dado su versión. Lo hará hoy, cuando será puesto a disposición judicial. Por su parte, la joven, que, a pesar de la aparatosa caída que sufrió solo presentaba múltiples fracturas en ambas extremidades, fue trasladada hasta el Hospital de Móstoles, donde quedó ingresada con pronóstico grave. Tenía líquido en la cavidad abdominal, lo que podría ser indicio de una hemorragia interna. De momento, ha salvado su vida, salvo complicaciones posteriores. Por su parte, los residentes en el edificio manifestaron que era la primera vez que la veían. Noventa clubes de alterne Las investigaciones se iniciaron el pasado febrero, después de que una de las víctimas denunciara la situación vivida y los malos tratos y vejaciones a los que fue sometida junto a otras compatriotas. En los registros practicados a la red fueron intervenidos numerosos vudús, varios pasaportes, numerosas fotografías de mujeres jóvenes en poses provocativas, agendas y folios manuscritos con números de teléfonos de unos noventa clubes de alterne de España. También fueron arrestadas dos ciudadanas nigerianas por infracción de la Ley de Extranjería. Un kosovar mató al joven de Barceló porque le rompieron el móvil al increpar a unas chicas M. J. Á. MADRID. No fue por evitar un robo, sino por mediar en una pelea. La Policía Nacional ha podido esclarecer, casi tres meses después, el asesinato ocurrido en la plaza de Barceló en el que perdió la vida un joven de 26 años, Gonzalo Iglesias. Además, ha detenido a su autor: un kosovar, de 27 años de edad, con varios antecedentes- -cuatro, por robo con fuerza y pendiente de ser localizado- que usaba hasta cuatro identidades falsas. Se trata de Bledar C. en prisión por orden judicial como presunto autor de ese homicidio, perpetrado el 21 de julio pasado. Todo comenzó sobre las siete de la mañana del citado día, cuando la víctima y sus amigos salieron de una discoteca situada en la zona y acudieron al parque Arquitecto Rivera (junto al Metro de Tribunal) junto con las chicas que acababan de conocer en la sala. Cuando apenas habían transcurrido un par de minutos, un desconocido se acercó a una de las chicas y comenzó a discutir con ella. La víctima y dos amigos suyos se interpusieron, y con el fin de que se alejase, le empujaron al agresor y lo echaron del lugar, pero en la huida el individuo perdió el teléfono móvil, que luego recogieron. A continuación, varios miembros del grupo estrellaron el teléfono contra el suelo, según fuentes policiales. Eso provocó las iras del kosovar que pensó cobrarse la afrenta. Así, fue a su casa, se cambió de vestimenta, tal vez para despistar, y cogió un enorme cuchillo de cocina. De esa guisa volvió a parecer 15 minutos después. Se dirigió a los chicos con los que había mantenido la disputa, les exigió el móvil y, de nuevo, se enzarzaron en una nueva trifulca, en la que resultaron heridos de arma blanca Enrique R. M. de 46 años, La víctima, sobre estas líneas, murió el pasado 21 de julio y Gonzalo, quienes fueron trasladados al Clínico. Horas más tarde, Gonzalo falleció debido a las graves heridas. La detención de Bledar se produjo el 5 de septiembre en su domicilio, en el 9 de la calle Velarde, en el que encontraron ABC la caja del móvil que perdió el día de la pelea. El arrestado admitió haber cambiarse de ropa y coger un arma blanca, pero adujo en su declaración policial que fue golpeado por el grupo, que se le cayó el arma de la mano y que huyó.