Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 19 9 2006 Internacional 33 La población de la región moldava del Transdniéster se pronuncia masivamente por su anexión a Rusia Moldavia tilda la consulta de farsa y la UE no la reconoce, mientras Moscú la ve democrática RAFAEL M. MAÑUECO. CORRESPONSAL MOSCÚ. Como era de esperar, el referéndum celebrado el domingo en la región moldava del Transdniéster ha arrojado el resultado que deseaban sus promotores. El 97,1 por ciento de quienes acudieron a las urnas votaron a favor de la incorporación a Rusia. El índice de participación fue bastante alto, un 78,6 por ciento. Moscú considera válida y democrática la consulta, mientras el Gobierno central moldavo la ha calificado de farsa La Unión Europea no reconocerá sus resultados. El júbilo reinaba ayer en Tiráspol, la capital del Transdniéster. Jóvenes agitando la bandera de la autoproclamada república (roja y verde) recorrían las calles a bordo de sus vehículos una y otra vez. Hubo un 94,6 por ciento de votos en contra de la segunda pregun- Briceni Balti Floresti Rezina RUMANIA MOLDAVIA Cornesti Chisinau UCRANIA Transdniéster Tiraspol Largara Moldavia Cahu Comrat Mar Negro 0 50 km ta planteada en las papeletas: ¿Considera posible que la república del Transdniéster renuncie a su independencia y se incorpore a Moldavia? Desde Lisboa, el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, dijo que el resultado del referéndum era previsible y lo consideró democrático Según él, las presiones de Moldavia han condudido las cosas a la actual situación. Lavrov se refirió a la decisión de las autoridades moldavas de imponer, con la ayuda de Ucrania, un bloqueo económico a la zona. El jefe de la Diplomacia rusa manifestó que la reanudación de las negociaciones entre Tiráspol y Chisinau es la única fórmula capaz de resolver el contencioso. El ministro de Exteriores moldavo, Andréi Stratán, por su parte, afirmó que la consulta del domingo no cambia nada, fue una farsa A la Unión Europea tampoco le ha parecido muy edificante que la minoría eslava de Moldavia trate de romper un estado soberano con la ayuda de Moscú. El portavoz de la Comisión Europea, Pietro Petrucci, anunció ayer que la UE no reconocerá los resultados del referéndum Hasta el primer ministro ucraniano, el pro ruso Víctor Yanukóvich, se opuso a la idea de que el Transdniéster deje de pertenecer a Moldavia. Lo cierto es que la posibilidad de que Transdniéster pueda materializar la voluntad popular reflejada en las urnas es nula. El enclave es independiente de facto desde 1991, pero su anexión por parte de Rusia, país con el que no tiene frontera, provocaría una dura condena de Occidente. La única forma de llegar al Transdniéster desde Rusia es a través de Ucrania, aliado de Moldavia. Parece que con la consulta se pretende obligar a Moldavia a aceptar un sistema autonómico cercano a la independencia total y la perpetuación de la presencia militar rusa en la región. Moscú se propone también armarse de argumentos para obstaculizar la independencia de Kosovo o anexionarse las provincias georgianas de Abjasia y Osetia del Sur. El Transdniéster es una estrecha franja de terreno, encajonada entre el río Dniéster y Ucrania. Está poblada por casi medio millón de habitantes, eslavos en su mayoría y rusoparlantes. Protagonizaron una sangrienta guerra contra las tropas moldavas en 1992.