Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional MARTES 19 9 2006 ABC Los neonazis hallan en los jóvenes nacidos justo antes de la unificación alemana su vivero de votos Angela Merkel propone reformas para transformar la desesperanza en perspectiva políticos rechinaban los dientes por algo que cualquier profesora de Secundaria de algunos distritos del Este ya venía advirtiendo desde hace años RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. Apenas habían cumplido uno o dos años el día de la reunificación de Alemania, y el domingo votaron en su primera oportunidad por un partido ultra que elogia sin complejos políticas nacional- socialistas. Lo peor es que saben lo que hacen lamenta el diario Tagesspiegel. Efectivamente: hablar con algún hijo o nieto de la RDA es concluir que no han aprendido a creer en la democracia como vehículo para solucionar los problemas: Al menos aquí, no es la respuesta en las grises aldeas de Pomerania. La canciller Merkel calificó ayer de extraordinariamente lamentable la entrada de los nacionalistas del NPD en el Parlamento de Schwerin, el tercer Parlamento regional y el cuarto con el occidental y empobrecido puerto de Bremen. Los neonazis son tan denostados como irrelevantes en el plano federal (1,6 hace un año) pero hacen sentir su cultura política en el Este ex socialista, y van haciendo callo. Los educados alemanes, que sienten alergia a verse junto al término nazi, secundaban ayer el análisis del democristiano Christian Wulff: Por nuestra historia, esto es un desastre Golpe bajo a la gran coalición de Anb Ayer los gela Merkel, quien tiene su distrito electoral en Mecklemburgo- Pomerania (M- P) localmente, al SPD por no haber sabido gobernar, y a la CDU por no opositar. ¡Despierta gran coalición! pedía ayer un columnista del Bild. Ninguno de los grandes superó apenas el 30 ni en M- P ni en Berlín, dando auge a los pequeños: Liberales, Verdes, ex comunistas y neonazis (NPD) voto antisistema pero también búsqueda de salidas. La interpretación más preocupante es que el NPD ha logrado establecerse en el Este, junto a la izquierda, como el partido de la gente pequeña escribe un editorial del Frankfurter Allgemeine Zeitung. Nacionalismo y antisistema Depresión económica y la pobre ética cívica heredada del socialismo no lo explican todo. El racismo es forúnculo segregado por todo el Este de Europa por la moral de los partidos de los trabajadores, pero hay también un voto nacionalista y antisistema. Pasar de un 1 a un 7,3 y 6 escaños ha requerido un nuevo rostro social, que mezcla ayudas familiares con proclamas xenófobas. Verdes e izquierda piden un nuevo debate, pero Merkel dice que no hay milagro Su receta: Seguir con las re- Los cabezas de serie de la CDU para las elecciones, junto con Angela Merkel formas... transformar desesperanza en perspectiva y su ministra de Familia promete programas jóvenes. El politólogo Hajo Funke criticaba ayer la hipocresía de dinero y programas, en cuanto pasa el escándalo no se hace nada Habría que explicar lo que personajes como Udo Pastörs, el activo dirigente del NPD en el norte, realmente defiende, que sus supuestas soluciones, ni lo son ni funcionan Esto promete ahora el líder socialdemócrata local, Till Backhaus, tras perder 4 años. Pero el problema es el caldo de cultivo logrado entre jóvenes que no ven perspectiva ninguna para su generación. EPA El problema es el caldo de cultivo que se ha creado entre jóvenes que no ven perspectiva para su generación Un buen número de ellos entre 17 y 24 años votaron NPD. Esa gente debe ser rescatada y contraofertada El diario Süddeutsche Zeitung dice que el alcohólico alemán, por curado que se vea, no puede permitirse recaídas así en referencia a la enfermedad del nazismo, es problemático esperar a que se autodestruya y salga de su estupidez El Rundschau pide no subestimar un partido bien organizado que ha sabido penetrar la sociedad pero el Westdeutsche Allgemeine Zeitung ve peor que a la mitad de los votantes orientales impresionen tan poco nuestros valores democráticos El primer ministro húngaro confiesa en una grabación que ha mentido a la ciudadanía SIMÓN TECCO. CORRESPONSAL LIUBLIANA. La hemos cagado, y a lo grande. Ningún país europeo hace algo tan estúpido. No hemos hecho más que mentir en los últimos 18 meses confiesa en una grabación el primer ministro húngaro Ferenc Gyurcsany. La oposición conservadora exigió ayer la dimisión del primer ministro después de que reconociese haber mentido sobre la situación económica magiar, durante la campaña electoral para las elecciones del pasado mes de abril, en las que consiguió la reelec- ción. Gyurcsany también tuvo que reconocer como auténtica una grabación difundida por una emisora local, en la que durante una reunión con la dirección de su partido, dijo que su Gobierno no ha hecho otra cosa que mentir y hacer estupideces La confesión ha provocado inquietud en su partido, descontento en el electorado e indignación en la oposición. Y ya el domingo por la noche más de 3.000 personas se concentraron frente al Parlamento en Budapest coreando al unísono dimisión, dimisión El lunes, la marea política seguía subiendo. Esta vez con Tibor Navracsics, jefe del grupo parlamentario del principal partido de la oposición FIDESZ como protagonista. El Gobierno debe irse- -tronó en una intervención televisiva- Ferenc Gyurcsany se ha convertido en una persona no grata en la política de Hungría Por supuesto que Gyurcsany contestó diciendo que no renunciará al cargo y justificó sus palabras afirmando que cuando habló de mentira se refería a mentiras políticas Pero la grabación es muy explícita: ...no tenemos grandes posibilidades. La hemos cagado y en grande. Ningún país europeo hace algo tan estúpido. No hemos hecho otra cosa que mentir en los últimos 18 meses... Está claro que lo que hemos dicho no es verdad. Hemos exagerado las posibilidades financieras y económicas del país y ¿qué hemos hecho en cuatro años? Nada. No podéis contar ni una sola decisión del Gobierno de la que podamos estar orgullosos, excepto que hacia finales del mandato, pudimos salir de la mierda... En la campaña electoral, el Gobierno prometió una reducción de las cargas fiscales. Ganado su segundo mandato, no sólo se olvidó, sino que aumentó las tasas fiscales y redujo el gasto público en el equivalente a 4.500 millones de euros. Aún así anunció que el déficit fiscal de este año será equivalente al 10,1 por ciento del PIB, el doble de lo prometido en la campaña electoral. Esto ha producido una caída en picado de su popularidad y ha motivado un ultimátum de un grupo extremista que amenaza con convertir Budapest en una antorcha si el Gobierno no renuncia antes de mañana miércoles.