Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 Deportes CAMPEONATO DEL MUNDO DE MOTOCICLISMO GRAN PREMIO DE AUSTRALIA LUNES 18 9 2006 ABC Bautista domina de principio a fin y está en el Olimpo de los grandes Remató el mundial con otra escapada que consumó su séptima victoria T. G. -M. Ojos azules, simpatía a raudales, lágrimas por un hito duramente labrado a lo largo de diez años de sacrificios. Álvaro Bautista entró en el Olimpo de los campeones mundiales como los grandes, con una nueva victoria insultante que enmarca un campeonato histórico de 125. Siete victorias y doce cajones en trece carreras le jalonan como uno de los grandes triunfadores de la extensa leyenda de esta categoría. Así triunfaba el pionero de la recolecta española de veintinueve títulos internacionales, un tal Ángel Nieto. Así vencía Bianchi. Así ganó Rossi en 1997. Y Poggiali en 2001. Y Pedrosa en 2003. Álvaro necesitaba entrar por delante de Kallio para consumar la gesta y no se conformó con realizar un carrera conservadora, pensando solamente en obtener ese puntito de más. Al revés. Observó los intentos de su rival por mandar, le vigiló desde cerca y en un santiamén le desbordó para escaparse hacia la historia. Lo tuvo que hacer dos veces, pues en la primera, cuando comenzaba su fuga, el gran premio fue detenido por un doble accidente que dejó fuera de combate a Gadea y muy doloridos a Pasini y a Pesek. El español no pudo volver a la pista, aquejado de múltiples golpes que no le impedirán correr el domingo en Japón. Pasini y Pesek sí pudieron tomar la segunda salida y el italiano, compañero especial de Bautista, consiguió al final el tercer puesto, por detrás de Kallio. Pero ambos rodaron durante la mayor parte del segundo tiempo a cua- 29 títulos españoles, 12 en 125 50 c. c. seis de Ángel Nieto (69, 70, 72, 75, 76, 77) y dos de Ricardo Tormo (78 y 81) 80 c. c. tres de Jorge Martínez Aspar (86, 87 y 88) y uno de Manuel Herreros (89) 125 c. c. siete de Ángel Nieto (71, 72, 79, 81, 82, 83, 84) y uno de Jorge Martínez Aspar (88) Alex Crivillé (89) Emilio Alzamora (99) Dani Pedrosa (03) y Álvaro Bautista (06) 250 c. c. dos de Sito Pons (88 y 89) y dos de Dani Pedrosa (04 y 05) MotoGP: uno de Alex Crivillé, en 1999, cuando la categoría era de 500 c. c. Tercera, tras Italia y Gran Bretaña. Los italianos suman 72 coronas y los británicos, 44. tro segundos de distancia del nuevo número uno. Fue el colofón a una sensación que nació en el Gran Premio de España, en Jerez, hace seis meses: han existido dos Mundiales, el de Álvaro, en solitario, y el del resto. Los siete triunfos, las doce banderas (podios) levantadas de las trece posibles y la enorme diferencia de puntos expresan la existencia de dos niveles de calidad. drugada, junto a los padres del ganador, la mayor gesta deportiva de su vecino más famoso. Pablo Nieto, que se rompió la clavícula en el entrenamiento matinal, le felicitó brazo en cabestrillo. Apar, director del equipo, recibía los abrazos por su primer laurel como director. Era el premio a diez años de trabajo en la cantera. No con pico, pero sí con los palos que arrea este deporte. Besa a la Aprilia y quita el nueve Una superioridad envidiable. Porque el matrimonio entre el talaverano y la Aprilia ha creado la pareja ideal. El pupilo de Aspar reconoce que la máquina italiana se adapta a su estilo como si fuera su novia y su felicidad ha sido recíproca y dichosa. Han tenido siete hijos (victorias) y no han cosechado más para no provocar, pues en tres grandes premios se conformaron con la segunda plaza para no arriesgarse a patadas de niños como Pasini. Moto y campeón han formado una dupla que posee un secreto. Bautista habla con su montura. Es, realmente, su confidente. Su amante, su mujer y su esposa. No tuvo vergüenza en reconocerlo ante el mundo. Cosechado el éxito en Phillip Island, el chaval se bajó, se colocó delante de ella y la besó en los labios (la cúpula) Posteriormente, quitó el número nueve del 19 que siempre le acompaña y dejó ese 1 que se ha ganado en el asfalto. Era otra forma de explicarle a ella, Aprilia, la bella italiana de cabellos rojos, que es la mejor, la número uno. Eso le cantaba su peña en Talavera de la Reina. La localidad celebró de ma- Lorenzo se fuga hacia el trigésimo título español Sufrió hasta cazar el primer puesto y después volvió a dejar a Dovizioso en la estacada T. G. -M. Jorge Lorenzo pisa los pasos de Daniel Pedrosa en 250 y dirige al motociclismo español hacia la consecución de su segundo cetro mundial de la temporada, el trigésimo de nuestra historia. El emocionante éxito celebrado en Australia, con nueve milésimas de diferencia respecto a Alex de Angelis, confirmó su liderato absoluto en la cilindrada y le concedió un margen de error que ha puesto a Dovizioso a los pies de los caballos. Cuarto en la Isla de Phillip, el italiano se encuentra ahora con 24 puntos de desventaja frente al mallorquín, a falta de 75 por disputarse. El español jugará en las tres pruebas restantes con la premisa de no caerse. Lorenzo obtuvo su octava victoria y persigue las once de Kato de escapada- -Hiroshi Aoyama, De Angelis y Dovizioso- -e imponer una regularidad que descolgó al japonés y a su máximo enemigo. AFP El riesgo lo deberá protagonizar Andrea, que en Oceanía, como en Malasia hace ocho días, impuso inicialmente un potente ritmo para intentar descentrar a Jorge y suscitar una caída. Era su única posibilidad, sabedor de la mayor velocidad de la Aprilia, ocho kilómetros más rápida que la Honda. Pero Amatriaín, el director de Giorgio se conoce el paño y cómo limpiar los problemas. Bien instruido, el líder del Mundial aguantó la embestida de Dovi y repitió esa lección bien aprendida que ha tarareado en los últimos exámenes. Esperó a gastar gasolina para reducir peso y entonces aplicó su mejor reprise para adelantar al trío de compañeros Ocho triunfos, a tres de Kato Únicamente el sanmarinense, De Angelis, pudo soportar el ataque constante del balear en busca de la fuga. No perdió rueda. Lleva tres años en busca de festejar su primer éxito en un gran premio. Con esa obsesión, le pisó los talones durante media docena de vueltas y estudió su rebufo, a la espera de jugarse la victoria en la recta final. Llegada la hora de la verdad, el pupilo de Aspar se emparejó con Lorenzo y sufrió una decepción más. Perdió la ca- rrera en la telemetría, por nueve milésimas. En directo era imposible discernir el ganador. El español alcanzó de esta manera su octavo triunfo de la temporada, los mismos que obtuvo Pedrosa en 2005. Aspira a igualar la plusmarca del inolvidable Daijiro Kato, que logró once en 2001. Acumula también nueve poles y persigue el récord, nueve, que ostenta otro icono del motociclismo, el alemán Anton Mang. Ahora, sin embargo, prima concretar la corona. No deberá correr riesgos con el propósito de establecer hitos. El importante es el máximo laurel. Amatriaín y Debón saben pilotar la testosterona de un pura sangre de la moto.