Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 18 9 2006 Sociedad 55 La aventura humanitaria Ojo por ojo... Lente por lente ha reunido apoyos desde muy distintos ámbitos para solucionar los problemas oculares de las personas que viven en el desierto del Sahara; los beduinos, cuyas primeras palabras son siempre para ofrecer ayuda La llamada del desierto TEXTO: FRANCISCO DEL BRÍO FOTO: ERNESTO AGUDO SAHARA. Los primeros encuentros con el periodista italiano Josto Maffeo, antes de emprender esta aventura de ayuda humanitaria que es Ojo por ojo Lente por Lente estaban casi siempre relacionados con temas profesionales y, sobre todo, con nuestra común labor como jurados del Premio Tiépolo. Josto y yo siempre terminábamos hablando del desierto. Ambos estábamos desde hace mucho tiempo enganchados a su magia, y sobre todo, a la de sus gentes. Si el desierto te atrapa, estas personas son el vínculo de su droga. Beduinos que, tras su protocolario saludo, sus primeras palabras son siempre para ofrecerte su ayuda, porque en el desierto sólo se puede sobrevivir con la ayuda de los demás. Las carencias de los hombres del desierto son muchas, pero nunca me atrevería a decir que son pobres, porque necesitan tan poco para vivir y sus recursos son tantos y tan ricos, que los conceptos de rico y pobre pierden su sentido y significado. Quizá por ello, siempre terminamos remitiéndonos a los problemas oculares de estas gentes, niños con graves infecciones por falta de higiene o los rigores del sol y la arena que deja ciegas a muchas personas al borde de la ancianidad. En alguna ocasión nos ilusionamos con la idea de llevar una ayuda a estas personas que tantas veces nos habían ayudado, sin esperar nada a cambio, y Médicos integrantes de la caravana solidaria Ojo por ojo... Lente por lente un día que nos encontramos en el taller de Nissan, Josto dejaba su todo terreno para prepararlo para su próxima aventura en el Sahara y yo acababa de regresar de las montañas del Atlas. Nos dijimos que teníamos que ponernos a trabajar y sobre la marcha nos repartimos los objetivos y las puertas a las que teníamos que llamar para buscar colaboraciones desinteresadas. No se si el virus que te engancha al desierto es contagioso por vía oral, porque en muy poco tiempo teníamos todo lo que necesitamos y fue necesario decir a muchas personas, entidades y empresas: Muchas gracias, pero no podemos canalizar tantas aportaciones, quizá la próxima ocasión, que seguro llegará Tormenta de colaboraciones La primera persona que confió en nuestro proyecto fue Emilio Godes, director de comunicación de Nissan, que nos ofreció los coches necesarios y llegó a proponernos llevar un camión. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, nos ofreció una unidad del Samur. Alejandro Echevarría, presidente de Telecinco y consejero de Acciona, nos facilitó toda la ayuda de la cadena de televisión y abrió las compuertas para que Javier de Mendizábal, Susana Velasco y Carmen Gavilá nos facilitasen butacas y bodegas en los barcos de Transmediterránea. La subsecretaria del Ministerio de Sanidad nos ha solucionado muchos problemas, lo mismo que la consejería de Sanidad y Consumo de la Comunidad de Madrid y el Servicio de Salud de Castilla- La Mancha. Paolo Vasile, consejero delegado de Telecinco, buscó el dinero para la supervivencia diaria de los expedicionarios. El presidente del RACE, Juan Luis Huidobro, nos ha hecho a todos los que componemos esta caravana socios de su entidad para cubrirnos con su seguro, mientras Eva Villanueva, de HP, se encargaba de informatizar el trabajo de los médicos y Paulino García de la Fundación Real Madrid ha hecho posible que los niños nómadas jueguen al fútbol. Compañeros de ABC, comenzando por su director, José Antonio Zarzalejos, y de todos los periódicos, cadenas de radio, televisión e Internet del grupo Vocento se han brindado para ayudarnos desde sus medios. No puedo olvidarme del cirujano José Antonio Parejo Pagador, al que un día citamos a comer para que nos aconsejara el modo de conseguir algún oftalmólogo joven que estuviera dispuesto a sumarse a nuestra aventura y antes de compartir el primer plato ya se había comprometido a acompañarnos. Con el resto de las personas que nos acompañan sucedió algo similar, médicos, enfermeras, técnicos de diversas especialidades y conductores, todos se han sumado con la mayor ilusión. Los iremos conociendo a todos a través de las conexiones diarias que todas las mañanas hará Telecinco en La Mirada Crítica de Vicente Vallés, y las crónicas que enviaremos a distintos medios.