Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 18 9 2006 Internacional 37 La minoría eslava de Moldavia desea la anexión del Transdniester a Rusia Sus habitantes celebraron ayer un referéndum con una alta participación b Los habitantes del enclave cele- Ultimátum de un grupo terrorista contra el gobierno de Hungría SIMÓN TECCO. CORRESPONSAL LIUBLIANA. En Hungría, una organización extremista que se hace llamar Combatientes por la Democracia amenaza al gobierno socialdemócrata del primer ministro, Ferenc Gyurcsany, con desatar una serie de atentados si antes del 20 de septiembre no renuncia al cargo. En un CD, enviado a una emisora magiar, una voz afirma que Budapest será dado a las llamas si el gobierno no dimite ante de esa fecha. El gobierno ha mentido al aprobar medidas contrarias a las promesas electorales. Por eso no es legítimo recita la voz. Budapest será dado a las llamas como París durante los desordenes raciales de la pasada primavera, advierte. En la búsqueda del autor de la amenaza, junto a la policía húngara se han incorporado a la investigación los servicios de seguridad nacional, pues sospechan que sea una amenaza terrorista y creen que se trata de un pequeño grupo extremista. Por otra parte, el diario Nepszabadsag recuerda que en la pasada campaña electoral el líder de la oposición, Victor Orban, calificó al gobierno de ilegítimo. bran una desafiante consulta que sentará precedente en otras regiones separatistas de Georgia, Azerbaiyán e incluso Ucrania RAFAEL M. MAÑUECO. CORRESPONSAL MOSCÚ. La región moldava del Transdniester es una estrecha y reducida franja de terreno embutida entre el río Dniester y Ucrania. Su población ronda el medio millón de habitantes y son en su inmensa mayoría eslavos (rusos y ucranianos) No hablan el rumano sino el ruso y, pese a que la frontera rusa más próxima se encuentra a 600 kilómetros en línea recta, desean abandonar Moldavia definitivamente e incorporarse a Rusia. Con ese objetivo, celebraron ayer un desafiante referéndum que contó con una alta participación. Los primeros datos del escrutinio serán hechos públicos hoy, pero no hay duda de que el resultado será un aplastante sí a la anexión a Rusia. El proyecto, sin embargo, no tiene muchos visos de ser viable y, según la Unión Europea y EE. UU, lo único que se con- seguirá es hacer aún más conflictivas las ya tensas relaciones entre Transdniester y el Gobierno central moldavo. El enclave está dirigido desde hace 16 años por Igor Smirnov, un antiguo apparatchik comunista que, por miedo a perder el sillón al ver los ímpetus independentistas que reinaban en Moldavia, decidió mantenerse fiel a Moscú. Después, cuando la URSS saltó en pedazos, Smirnov propuso la independencia para conservar la ortodoxia soviética en sus dominios. Sangrienta guerra Tal decisión, adoptada en 1991, condujo a una sangrienta guerra contra las tropas enviadas por el gobierno moldavo. Murieron más de 2.000 personas. Moscú utilizó aquella contienda como pretexto para no retirar sus tropas Bruselas y Washington ya han advertido de que no reconocerán los resultados de la consulta acantonadas en Transdniester, el 14 Cuerpo de ejército, cuyos casi 2.000 hombres siguen hoy día allí desplegados. Bruselas y Washington ya han advertido que no reconocerán los resultados del referéndum por que atenta contra la integridad territorial de Moldavia. El Kremlin, sin embargo, no descarta dar validez a la consulta, aunque tal vez no con la intención de anexionarse la región. Moldavia cree que Moscú pretende armarse de nuevos argumentos para seguir manteniendo sus soldados en el Transdniester. La semana pasada, el presidente Vladímir Putin criticó la política de doble rasero de Occidente. Putin dijo que, Europa y EE. UU. apoyan la independencia de Kosovo, pero no el mismo proceso para Transdniester y las regiones georgianas de Abjasia y Osetia del Sur Estas dos últimas repúblicas autónomas también desean unirse a Rusia al igual que Nagorno Karabaj (provincia de Azerbaiyán) a Armenia. El precedente podría afectar incluso a Crimea, en donde no son pocos los que quisieran que la península dejase de ser ucraniana para pasar a ser rusa.