Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 18 9 2006 Nacional 17 Ana Massó, hija y nieta de dos de las víctimas mortales en el agosto negro culpó al bipartito de politizar su dolor y afirmó sentirse traicionada por aquellos en quienes confió Qué ironía, señores de la Xunta; yo les voté TEXTO: E. M. SANTIAGO. En la entrada de la cabecera de la manifestación a la abarrotada Plaza del Obradoiro dos mujeres jóvenes que sostenían una pancarta lloraban a cada zancada. Las lágrimas no tardaron en aflorar de nuevo cuando el presidente de SOS Contra o Lume SOS Contra el Fuego y alcalde de la población pontevedresa de Barro, José Antonio Landín, pidió a los presentes un minuto de silencio. Eran Ana Massó, hija y nieta de las dos mujeres fallecidas el pasado 4 de agosto en un incendio en Cerdedo (Pontevedra) y Eva Espada, cuyo padre pereció entre las llamas apenas dos días después en otro siniestro en Campolameiro. Sus rostros hablaban entonces del dolor inenarrable tras las pérdidas. Pero sus conciencias también hablaron en esta ocasión. Por boca de Massó, que se presentó en primer lugar- me llamo Ana Massó y desde el maldito cuatro de agosto soy huérfana y prosiguió acusando a la Xunta de no haber evitado la tragedia con un simple aviso a tiempo de cortar la carretera donde el fuego sorprendió al vehículo conducido por su madre. Qué ironía, señores de la Xunta- -dijo con una firmeza y serenidad admirables- no pertenezco a ningún partido político, pero les voté a ustedes, que después me traicionaron la joven, respaldada a su izquierda por una emocionada Eva Espada. Y, con el asentimiento de ésta, Massó añadió firme, pero con apenas un hilo de voz: Tampoco ha tenido el coraje, ni mucho menos, de reconocer su responsabilidad en la catástrofe Por eso, debo exigir que se nos diga lo que pasó, por qué pasó y quiénes fueron los responsables de que no se cortara la carretera en la que mi madre y mi abuela encontraron la muerte Utilización política del dolor Además, la joven culpó al bipartito de la utilización política que ha hecho en sus diversas apariciones públicas del dolor de los familiares de las víctimas. Nuestro dolor espetó despertando los aplausos de los asistentes, que, por cierto, rebasaron todas las expectativas de los convocantes, cifradas en unas 20.000 a 25.000 personas. Y la misma joven de rostro enjuto que pudo suscitar en algún momento la compasión de los demás, personificó como pocos la fortaleza humana y se erigió en portavoz de los reunidos en la Plaza del Obradoiro: Aunque no sepa mucho de las cosas de palacio, tengo sentido común y ese sentido común me dice que las desgracias no cayeron del cielo y que los que mandan tienen que asumir sus responsabilidades. Siempre algo que este gobierno incompetente y miserable no ha hecho. Hasta el sonido de los móviles concedió una tregua a la joven y hubo en todo momento, durante su breve pero intensísima intervención, un silencio sepulcral en la plaza compostelana. La joven culminó agradeciendo el trabajo de las personas que, pertrechadas de cubos y mangueras, lucharon contra el fuego en Galicia. Muchos de ustedes han arriesgado sus vidas por hacer un trabajo que les correspondía a otros, muchas veces ante la pasividad, ineptitud e ineficacia de las autoridades Solidaridad de los asistentes Con un discurso desgarrador, la joven pontevedresa arrancó la solidaridad de las miles de personas desplazadas hasta la capital gallega que le gritaron estamos contigo y también las más exaltadas solicitudes a que se aclare lo acaecido. Después de la negligencia e incompetencia por parte de la Xunta de Galicia ha venido lo peor. Tras lo sucedido, el Gobierno gallego aún no ha tenido tiempo de darnos una versión oficial y definitiva de lo sucedido dijo EFE Isabel Pita, como brigadista forestal, y Andrés Novo, miembro fundador de SOS Contra o Lume y técnico forestal. Ambos discursos fueron tremendamente duros y con una vehemencia desaforada. Pita aseveró que nunca en los últimos quince años los brigadistas vieron tanta improvisación de medios y descoordinación para luchar contra el fuego Y encima tuvimos que escuchar que éramos los culpables cuando para nosotros, la tierra es sagrada El esfuerzo titánico del pueblo gallego es el que consiguió vencer al fuego, ultimó Pita. Y Novo lanzó un aviso para navegantes: A quienes esperan que nos callemos les aguarda una denuncia por negligencia y cuantas acciones sean necesarias Ana Massó y Eva Espada perdieron a sus progenitores en la tragedia MIGUEL MUÑIZ