Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional LUNES 18 9 2006 ABC La Plaza del Obradoiro, abarrotada por completo con los manifestantes que llegaron en autobuses desde toda Galicia MIGUEL MUÑIZ Cuarenta mil gallegos exigen a la Xunta y el Gobierno que den la cara por su fiasco ante los incendios La dirección del PP, con Rajoy al frente, demanda que se depuren responsabilidades b La manifestación, convocada por una asociación de afectados por el fuego, pidió de forma reiterada la dimisión de Narbona, Touriño y el consejero de Medio Rural ÉRIKA MONTAÑÉS SANTIAGO. Unas 40.000 personas llegadas de los cuatro costados de Galicia recorrieron ayer las céntricas calles compostelanas para manifestar su rotunda oposición a las explicaciones ofrecidas por la Xunta y el Gobierno central respecto a lo que sucedió entre el 4 y el 15 del ya conocido como agosto negro Coreando lemas como No fue una trama, fue un drama Titiriteros, nunca máis o Touriño, cobarde, Galicia está que arde los manifestantes, que habían sido convocados por la asociación de afectados por los fuegos SOS Contra o Lume exigieron que ambas administraciones no pasen página a la mayor catástrofe forestal que ha sufrido la Comunidad y se depuren las responsabilidades pertinentes. Para arropar el motivo de la concentración les acompañó la dirección autonómica y nacional del PP, con sus respectivos presidentes, Alberto Núñez Feijóo y Mariano Rajoy, quien señaló que el último informe de la Guardia Civil desmonta por completo la teoría de la existencia de una trama criminal tras los fuegos, como aseguró en su día el minis- tro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, entre otros dirigentes socialistas. Los incendios en Galicia demuestran, como en otros acontecimientos de este verano, la incompetencia e ineficacia de la Administración- -afirmó Rajoy- pero lo más grave es que se haya intentado derivar la culpa a otros Mientras el presidente del PP hablaba para los medios, los simpatizantes del partido se acercaban para canturrearle su indignación a tenor de la gestión de los incendios y hasta para obsequiar con camisetas o pancartas de repulsa a los dirigentes populares congregados, entre ellos las secretarias ejecutivas Ana Pastor y Soraya Sáenz de Santamaría, el ex ministro José Manuel Romay Beccaría o el primer presidente de la Xunta, Gerardo Fernández Albor. Los dardos al bipartito no cesaban. Estaban dirigidos, además de contra el consejero nacionalista de Medio Rural Suárez Canal, no llegas a Navidad rezaban algunas pancartas) contra el tándem Touriño- Quintana, presidente y vicepresidente del Ejecutivo gallego respectivamente, y de manera especial contra una ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, altamente despreciada -en palabras de parte de los arribados en los 200 autobuses fletados por la asociación convocante- -tras los insultos que vertió sobre la ciudadanía gallega. Narbona llegó a hablar de que los fuegos estaban motivados por el bajo nivel sociocultural de los gallegos y por el despecho de los retenes no contratados por la nueva Xunta Al respecto replicó Rajoy: El nivel sociocultural de los gallegos está muy por encima del de algún miembro del Gobierno de España Atronador minuto de silencio Pero los eslóganes y cantos de protesta política no minimizaron ni por un momento el dolor de parte de los asistentes, que, ajenos a cualquier afinidad política, quisieron expresar (con los ojos humedecidos, en muchos casos) lo que el fuego les arrebató para siempre. A unos, sus propiedades, como Josefa, que lloraba a escasos metros de una gran pancarta (que rezaba Galicia llorando y Touriño veraneando mientras recordaba cómo las llamas cercaron su casa en Brión y arrasaron el huerto y corralito próximos. Para otros el fuego segó la vida de algún familiar. Y, entonces, José Antonio Landín, presidente de SOS Contra o Lume irrumpió desde el encerado dispuesto frente a la catedral de Santiago y pidió un minuto de silencio por las cuatro víc- Mariano Rajoy aplaude una de las intervenciones, ayer en Santiago timas mortales de los incendios forestales, las primeras víctimas civiles en la historia gallega de unos fuegos, de una negligencia institucional dijo. Al atronador silencio le siguió el fervor de los congregados, que reclamaron de forma reiterada dimisiones, por un lado, y por otro, la revocación de la comisión de estudio auspiciada por BNG y PSOE en el Parlamento gallego para analizar las causas de la crisis incendiaria y su sustitución por una de investigación que esclarezca qué pasó realmente y por qué la Xunta se vio desbordada. Completaron la ronda de intervenciones los representantes de dos de los sectores más afectados durante las trágicas doce jornadas de agosto: Galicia llorando y Touriño veraneando se leía en las pancartas mientras lloraban quienes perdieron bienes y familiares en el fuego