Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 18 9 2006 11 La Legión llega a Beirut equipada para defender a la población civil libanesa en caso de nueva guerra El PSOE critica la ayuda que le dan algunos medios P. D. MADRID. Hay informaciones periodísticas y comentaristas de radio que mienten sobre supuestos atentados a delincuentes Con estas palabras, Diego López Garrido, portavoz del grupo socialista en el Congreso, avaló ayer la información publicada por ABC, y criticó así a los medios de comunicación- -como El Mundo y la cadena Cope -que mantienen las teorías de la conspiración sobre el 11- M y vinculan los atentados con la organización terrorista ETA. La investigación policial desmonta cualquier invención sobre presuntas conspiraciones añadió. Lamentó también la cobertura y la ayuda que ciertos medios- -estos mismos- -están dando a delincuentes y supuestos terroristas En cualquier país europeo- -señaló- -sería intolerable que los presuntos asesinos estuvieran siendo ayudados por informaciones periodísticas en su defensa en alusión al caso español. El volante de mi coche paró una de las balas, la que iba dirigida a mi corazón El confidente policial relata en su libro los detalles del falso atentado argumento, la Policía le amenazó de muerte si contaba que Antonio Toro- -implicado en el 11- M- estaba directamente relacionado con ETA J. L. L. MADRID. Quieren matarme. Están decididos a impedir que llegue a declarar en el juicio del 11- M. Saben lo que sé y quieren cerrarme la boca sin importarles el escándalo que supondría que me pasara algo. Lo han intentado en varias ocasiones. En una de las últimas, la del 5 de julio de 2006, los pistoleros fallaron por muy poco. El volante de mi coche paró una de las cinco balas que me dispararon, la que iba dirigida a mi corazón. Me salvaron la providencia y mis reflejos Así arranca el libro A tumba abierta escrito por Francisco Javier Lavandera con la colaboración del periodista Fernando Múgica. Editada por La Esfera de los Libros, y cuya prepublicación fue adelantada ampliamente la semana pasada por el periódico El Mundo la autobiografía recoge las vivencias de Lavandera en su trabajo en la mina, como mercenario en África o portero en clubes de alterne. b Según su rez Trashorras- estaba directamente relacionado con ETA Fue él quien me dijo que los explosivos con los que quería comerciar eran para ETA. Me ofreció trabajar como correo para ETA y hasta quiso contratarme para matar a una persona, y me aseguró que sería ETA quien pagase, y muy bien, aquel asesinato En otro pasaje del libro, Lavandera quiere dejar claro que merece la pena defender la verdad siempre, porque no es algo que haces para tu beneficio, sino por tu dignidad El confidente policial sostiene que, aunque sólo sea por las víctimas de los atentados del 11- M, piensa llegar sereno y lúcido a ese juicio. Y si me llaman, diré toda la verdad. A mí, ya más daño no pueden hacerme Reproducción de la portada del libro de Francisco Javier Lavandera Un paquete de caramelos Casi al final del libro, Lavandera comenta las cosas raras que, según él, le han pasado últimamente. Un día se presentó alguien que dijo ser un técnico y me pidió entrar en mi piso porque tenía que hacer unas mediciones. Le dije que iba a llamar a la Policía y ya no apareció nunca más El testigo clave explica que en otra ocasión encontraron un paquete sospechoso que estaba debajo de su vehículo cuando estaba aparcado en la calle, en las proximidades de una gasolinera. Se lo tomaron en serio. La Policía acordonó la zona. Según me contaron los empleados de la gasolinera, vino un secreta y, sin siquiera mirar el paquete, lo cogió y se lo llevó. Luego, dijeron a la prensa que habían encontrado caramelos y que los habían retirado para que no llegaran a las manos de un niño, porque podían estar en mal estado. ¿Pero es que nos quieren tomar por subnormales se pregunta el confidente policial. brían utilizado un revólver- -arma que no expulsa los casquillos- pero la Guardia Civil determina que los proyectiles hallados en el interior del vehículo habían sido disparados por una pistola, no por un revólver. -El informe de balística determina que las trayectorias inversas de los tres disparos confluyen en un único punto situado en el frontal del vehículo, a 3,5 metros de distancia. Es decir, lo más probable es que los tres disparos fueron realizados estando el vehículo parado, por un único tirador situado a unos 3,5 metros de distancia frente al vehículo, ¿para simular una agresión y posteriormente denunciarla? -Por si todo esto fuera poco, el señor Lavandera no tiene permiso de conducir Lavandera sostiene en su texto que quieren matarle para impedir que declare en el juicio por el 11- M más en el tiroteo que la Policía y la Guardia Civil consideran falso. Tan sólo señala que ahora que no tengo protección es cuando más estoy dispuesto a decir la verdad. Después de que se sepa, después de que los lectores puedan tener a su alcance los datos que yo les voy a aportar, ya no me importa lo que pueda pasarme. Mi misión está cumplida La verdad para Lavandera, es muy simple y rotunda Según su relato, la Policía le amenazó de muerte si contaba que Antonio Toro- -procesado por el 11- M junto con Emilio Suá- El testigo clave Lo primero que llama la atención del libro es el subtítulo que aparece en la portada: El testigo clave del 11- M: Quiero contarlo todo antes de que me maten En páginas interiores, Lavandera sostiene que el juez le quitó la condición de testigo protegido porque se compró una pistola. Y que conste que tengo licencia y todos los papeles en regla. Al final, fue la pistola y no el juez quien salvó mi vida el 5 de julio cuando vinieron a matarme El testigo clave no se recrea mucho