Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 18 9 2006 Opinión 7 LA CRÓNICA DEL LUNES El presidente no da nombres, no señala quién lidera la derecha democrática y la extrema, y hace sus insinuaciones al hilo de la reciente interpelación parlamentaria al Gobierno sobre la investigación judicial del 11- M Zapatero saca de paseo a los fantasmas de La Moncloa Zapatero no duerme bien porque le despiertan los problemas de su política y los ruidos de los viejos fantasmas de La Moncloa, y en un mal despertar ha desPABLO enterrado el hacha SEBASTIÁN de guerra y ha asegurado con disimulada ambigüedad que por una parte reconoce a la derecha democrática y por la otra ha descubierto a una nueva extrema derecha que deslegitima las instituciones y no reconoce el resultado electoral Una diatriba frontal, sin dar nombres, que busca dos objetivos: profundizar en la herida interna del PP por causa de su regreso a la crisis del 11- M, que le viene impuesto al partido desde sectores mediáticos e ideológicos ajenos a la dirección- -que se deja hacer- y pasar el mensaje del miedo a la derecha como eslogan del PSOE para las elecciones que se aproximan. Porque en La Moncloa saben que han perdido importantes apoyos en el centro español y por ello se ven en la necesidad de pasear el fantasma de la involución. Al presidente le están creciendo los problemas, están apareciendo grietas en los cuatro pilares que soportan la legislatura: como su errática acción exterior, la inconstitucional reforma del Estatuto catalán, el descontrol de la inmigración y la misteriosa negociación con ETA. Capítulos donde las rectificaciones están a la orden del día y donde Zapatero busca desesperado el apoyo del PP, que será democrático si se lo concede y vociferante y deslegitimador si se lo niega. Las instituciones no las deslegitiman las palabras, sino los abusos y errores del poder que las regenta, de la misma manera que esos abusos y errores pueden dañar, como de hecho ha ocurrido en el umbral de la negociación con ETA y en el Estatuto catalán, el Estado de Derecho y la Constitución. En cuanto al reconocimiento del resultado de las elecciones, no se puede decir que eso se haya proclamado desde el PP, aunque alguno lo insinúe. El presidente no da nombres, no señala quién lidera la derecha democrática y la extrema, y hace sus insinuaciones al hilo de la reciente interpelación parlamentaria al Gobierno sobre la investigación judicial del 11- M, y por el ruido de cacerolas de ciertos medios de comunicación que, sin aportar datos o pruebas, lanzan al viento cientos de preguntas en pos de una conspiración tan fantasmal como esa extrema derecha que cita Zapatero para desviar el foco del debate político fuera de los problemas del momento español. Una estrategia de regreso al pasado, que beneficia al PSOE y daña al PP, donde el Gobierno coincide con el diario El Mundo y la Cope, a los que apoyan en extraña confabulación dos dirigentes nacionales del PP, Zaplana y Acebes, que parecen actuar más como corresponsales y apoderados de ambos medios- -en iniciativas informativas, políticas y hasta empresariales- -que como altos cargos del PP, involucrando con su imprudencia al partido en asuntos que les son ajenos y provocando en el terreno de la comunicación sospechas flagrantes de tráfico de influencias o competencia desleal. La base argumental de esta banda de los cuatro donde priman intereses y ambiciones personales, está en la creencia de que el periódico, como cocina ideológica y palanca de estrategia y propaganda, y el partido deben ser la misma cosa. De ahí la escandalosa ocupación de la jefatura del gabinete de la El presidente del Gobierno, ayer, en la clausura de la Conferencia del PSOE J. GARCIA secretaría general del PP por parte de estos medios. Los que promueven esta fusión, contra natura democrática, del periódico y el partido desdeñan la función social de la prensa como contrapoder- ¿qué ocurre si el partido llega al Gobierno? -y consideran que su medicina es la apropiada para presentar batalla a un modelo que creen instalado en el PSOE. Olvidan los agitadores de El Mundo y la Cope que no son dueños de los medios que lideran, ni están solos (de ahí sus malas artes contra los competidores) ni representan a la mayoría social y cultural del centro derecha español, por más que se disfracen de liberales. Más bien encarnan a los sectores reaccionarios, que son los más firmes aliados de un PSOE empeñado en presentar al PP vestido de derecha posfranquista, como lo acaba de hacer Zapatero, para que el electorado del centro social español- -que inclina la balanza de la alternancia en el poder- -cierre los ojos ante el desvarío constitucional y la incapacidad de la gestión pública del Gobierno del PSOE. Y ¿a esto juega, por ejemplo, la Conferencia Episcopal, propietaria de la Cope, empeñada en que el PP pierda la Alcaldía de Madrid? Si el PP desea reabrir el fondo del debate del 11- M lo debería hacer el propio Rajoy frente a Zapatero con todas sus consecuencias, y personando al partido en la causa judicial, donde tendrían acceso al sumario y al interrogatorio de los testigos, y donde podrían solicitar las pruebas y documentos que consideren necesarios. ¿Por qué no lo hacen? Esa es la interrogante que convendría despejar para que los populares, de una vez, pudieran ocuparse de hacer oposición sobre la trepidante actualidad. Sin darle, de paso, a Zapatero la oportunidad de acusar a la derecha de tener miedo de España, algo sorprendente en boca de un presidente que ni siquiera la considera una nación. Y que sí parece tener miedo, no de España, pero sí del centro político y electoral. Por eso ha sacado del desván de La Moncloa los viejos fantasmas a pasear. REVISTA DE PRENSA POR JUAN PEDRO QUIÑONERO ESPAÑA, ISLAM Y CIVILIZACIONES España, su historia, su cultura, su actualidad y las amenazas que pesan sobre ella están bien presentes, en escorzo o directamente, en todos los análisis de fondo sobre la cólera musulmana contra Benedicto XVI. En Berlín, Die Welt titula: Los expertos temen un atentado terrorista contra el Papa En escorzo, las redes de comunicación de Al Qaida en toda Europa. En Italia, el asesinato de una religiosa de 65 años precipita una ola de pavor. Para La Repubblica no hay duda de que el asesinato es indisociable de la crisis Papa- islam Para La Stampa, la violencia islamista, en Mogadiscio, es indisociable de la anarquía política. El Corriere Della Sera escribe: La ideología del odio es una realidad ancestral en el seno del islam El Corriere teme la proliferación del terrorismo islámico generalizado, desbordando a los musulmanes moderados. En Londres, el Times considera más que respetables el perdón y las excusas pedidas por Benedicto XVI, pero afirma: El Papa no debe ir más allá. Y, desde luego, no debe retirar de ninguna manera el texto de su lección magistral Por esta razón: Como en el caso de las caricaturas de Mahoma, los musulmanes fanáticos aspiran a limitar la libertad de expresión en Occidente. No debemos permitir que esto ocurra En escorzo, los límites y el marco de cualquier proyecto de diálogo o alianza de civilizaciones. En México, El Universal percibe la crisis como una polémica de fondo entre Europa y el islam. Stephan Sberro afirma que Benedicto XVI hubiera debido preocuparse por la terrible suerte de las minorías cristianas en todo el mundo musulmán A su modo de ver, la crisis actual permitirá a los dirigentes musulmanes olvidarse de las masacres de cristianos en todo el mundo musulmán Concluye Sberro: Mucho más chocante que las interpretaciones del Papa es el genocidio que el Gobierno sudanés sigue perpetrando con toda impunidad en el corazón del mundo musulmán En escorzo: ¿puede el diálogo de civilizaciones callar las matanzas que se cometen en los países musulmanes contra musulmanes de distinta etnia o sensibilidad religiosa? En un terreno mucho más ecuménico, Frankfurter Allgemeine Zeitung publica una crónica entusiasta de Leo Wieland sobre Ronda, Rilke, Hemingway, Pedro Romero, Antonio Ordoñez y Cayetano Rivera Ordóñez.