Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión LUNES 18 9 2006 ABC EL OBSERVATORIO EN FIN APOSTADORES Y ERUDITOS O malo de los fuegos artificiales es que, cuando cesan, todo queda igual. Quizá con un poco de humo. Uno se ha pasado allí un rato, bajo las luces, viendo tantas maravillas y tan cambiantes en el cielo que parece mentira. Pero no: terminan, vuelve la oscuridad y lo que había ya se ha ido. La Conferencia Política del PSOE tiene algo, como tantas otras convenciones partidistas, de fuegos de artificio, en este caso, además, añadiendo una nota de glamour y varias arrobas de tecnología. A la postre, sabemos que lossocialistas están contentos, quemuerto el perro seacabó la rabia (como si el fiasco del Estatuto de Cataluña fuera una fantasía de Pasqual Maragall) que están preocupados por la inGERMÁN migración ilegal (o por la YANKE imagen de descontrol que sugiere) y que, en todo, y muy especialmente en el atrabiliario proceso de paz aplauden al presidente del Gobierno. Si nos han querido decir algo a los ciudadanos, no parece haber otra cosa clara que están donde sabíamos que estaban. No se advierten, más allá de puntadas retóricas ocasionales y breves, grandes reflexiones sobre un mundo cambiante o sobre la adecuación y el papel de las ideologías al mismo. Tampoco, creo, se podía esperar otra cosa. Son fuegos de artificio y se trata de que los asistentes los disfruten, de que les quede alguna chiribita en los ojos, de que lo recuerden: entre tantos millones de votantes, ellos son los tres mil Y hasta la próxima. Habíaen la Conferencia tipos muy inteligentes. Y entre los inteligentes, algunos reflexivos. Y entre los reflexivos había algunos originales. Y entre los originales, unos cuantos críticos. Pero el propósito no era intelectual, sino publicitario y por eso, por ejemplo, se pretendía que Ségolène Royal hablara de la violencia de género y no de inmigración, educación (con lo que la precandidata está organizando una buena con los sectores de la izquierda del PSF) o de cómo entiende el funcionamiento del partido. A lo mejor se organizaba una buena y había que ponerse a discutir... Les ha parecido más útil presentarse en sociedad como decía Truman Capote que lo hacía el señor McNeil: para mostrar contundencia hablaba siempre como si apostase en una partida de póquer. Unas apuestas, por cierto, de esas que tratan de esconder las cartas propias apabullando al adversario. Porque el gran tema de la Conferencia ha sido poner de vuelta y media al PP, algo que, al parecer, ha terminado siendo el núcleo doctrinal más serio del PSOE. Pero sorprende la sobreactuación en una reunión tan solemne en la que buena parte de los grandes retos (inmigración, reforma del Estado, País Vasco... precisa su concurso. Bueno, como ya ha terminado, dediquemos a la Conferencia unos versos de Yeats sobre los eruditos: Todos andan con rodeos; todos tosen tinta; todos gastan las alfombras con sus pasos; todos piensan lo que otros piensan; todos conocen a quien conoce el vecino ESPAÑOLES ALELADOS ción y ninguna virtud; un Gobierno que, para colmo, se A mayoría de los españoles deben de ser estúpihizo con el poder gracias a un golpe de Estado urdido dos. O están ciegos. Sólo así se explicaría su impor policías afectos al PSOE y por ETA. Quienes, en el perturbabilidad ante la nómina de desaciertos Partido Popular, siguen esas tesis más por una supuesde este Gobierno. A saber: la política de inmigración ta conveniencia política que por convicción intelectual, hace aguas por doquier mientras nos toman el pelo gopero aún conservan un gramo de cordura, deberían prebiernos impresentables; las distintas comunidades, coguntarse cómo es posible tamaña obnubilación. mo era de prever, se han lanzado a una rebatiña sobre ¿Son realmente así de estúpidos los españolos recursos del Estado al rebufo del cheque exles? Seguramente no más ni menos que el resto traordinario que los políticos catalanes reclade los pueblos conocidos. No siendo, pues, un eleman en virtud de un estatuto que consagra la mento diferencial, esa imputación no vale como desigualdad y no garantiza la solidaridad; Espacoartada política de los errores propios. No soy ña es el único país medianamente respetable de los que creen que el pueblo nunca se equivoca que envía a un alto cargo del Estado a una cumy siempre tiene razón, esa ley de hierro de un bre organizada a mayor gloria de los dinosaudemocratismo simplón que hace residir toda rios totalitarios del mundo; y la España seca se EDUARDO verdad en las mayorías aritméticas. El pueblo se dispone a apurar la última gota de sus reservas SAN MARTÍN equivoca, y lo hace a menudo. De tal forma que mientras comienzan a sentirse los efectos de no es anatema afirmar que eso es lo que pudo haber una política hídrica irresponsable, que liquidó aquello ocurrido precisamente el 14- M. Pero mañana podría hapor lo que habían luchado los progresistas españoles cerlo en sentido contrario. De la habilidad política de desde Costa, sin ofrecer, como se está viendo, una alterquienes solicitan su adhesión depende que los ciudadanativa equivalente. nos se equivoquen a su favor o en su contra. Y, últimaLa que antecede es sólo una parte del catálogo de erromente, si los ciudadanos han errado, lo han hecho mares cometidos por un Gobierno que, en cualquier otro yoritariamente en beneficio del Gobierno socialista. país europeo, estaría haciendo testamento. Y, sin em ¿Se han preguntado los dirigentes del PP por qué? bargo, los españoles siguen otorgando al partido en el Existe una mayoría en ese partido que no comparte poder una ventaja electoral confortable y valoran a su los delirios de los que hablaba el otro día en el Congrepresidente hasta dos puntos por encima del jefe de la so el ministro del Interior. Una mayoría silenciosa que oposición. Definitivamente, los españoles se han vuelasiste desesperanzada a la deriva suicida de algunos de to lelos. sus líderes. Su existencia nos consta a quienes con alguPor ridículo que pueda parecer, eso es lo que piensan na frecuencia somos depositarios, en privado, de las quienes, sin embargo, se consideran a sí mismos tan confidencias de quienes podrían representarla. Sólo allúcidos como para tragarse sin pestañear cuentos abragunos de ellos se atreven a esbozar en público su pensacadabrantes sobre extrañas tramas y oscuras conspiramiento, al precio de sufrir toda suerte de persecuciociones. Ellos, los que comulgan todas las mañanas con nes. Puestos a escoger entre una prudencia comprensilas ruedas de molino en una emisora episcopal y se deble, en pro de la unidad de acción del grupo, y la necesisayunan con estrambóticas confesiones de exclusiva dad de salvar a su partido de un naufragio más que promundial, lo saben todo, y el resto de los españoles deben bable, han elegido lo primero. Quiera Dios, por el bien de ser idiotas porque, en su opinión, siguen hipnotizade la derecha española, que ellos no se equivoquen. dos por un Gobierno en el que tienen asiento toda abyec- L L -Pero, bueno, qué memoria histórica es la que estamos intentando recuperar aquí: ¿la de la República o la de Franco?