Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 17 9 2006 Nacional 25 ÁLVARO DELGADO- GAL DERECHOS Y PRIVILEGIOS l caso Rubianes plantea dos acertijos, el primero de carácter policiaco y solución no difícil, y el segundo de naturaleza esencialmente moral. Cojamos la cosa por su cuerno policiaco y hagamos una relación de los hechos según constan negro sobre blanco. En el mes de enero, desde un plató de TV- 3, Rubianes se desmelenó contra España y los españoles. Mandó a los españoles a tomar por el culo habló de la puta España y cosas por el estilo. Siete meses más tarde, el director del Teatro Español entra en contacto con Rubianes para incluir una obra de éste en la programación de otoño. El hecho trasciende a la opinión y empiezan a recibirse protestas y quizá más que protestas. El 7 de septiembre, Gallardón anuncia que no se va a contratar a Rubianes. Según el alcalde, es el propio Rubianes el que ha decidido retirar su obra. Rubianes confirma la versión del alcalde y añade que se niega a que en plena democracia se estrene Lorca eran todos con protección policial. Pasadas veinticuatro horas, sin embargo, asegura en la SER que Gallardón ha comunicado la desprogramación de la obra antes de que él diera su consentimiento. Basta aplicar la lógica- -o la sintaxis- para comprobar que Rubianes ha mentido, al principio o al final. O Rubianes retiró la obra voluntariamente, y su segunda declaración es por tanto falsa, o es verdad que la retiraron sin consultárselo, y la que es falsa entonces es su declaración primera. Lo más probable es que el director del Teatro Español, que quizá no lea los periódicos, entrara en tratos con Rubianes sin comprender que el dramaturgo se había convertido en nitroglicerina. La concejala de cultura no se enteró o tampoco supo evaluar la situación, y el alcalde, ocupado hasta la fecha en otros menesteres, se encontró con una patata caliente que podía abrirle un boquete en vísperas electorales. No se le dijo a Rubianes que se fuera, aunque E se le insinuó que sería estupendo que lo hiciera. El dramaturgo se arrugó, luego se arrepintió de haberse arrugado, y corrigió sus declaraciones de primera hora. Es la explicación más sencilla, y también la más convincente. Abordemos el asunto por su flanco moral. Se ha sostenido que Rubianes ha sido objeto de censura. Si es cierto, como parece serlo, que el gallego se fue por iniciativa propia, no se ha producido, técnicamente, un caso de censura. Ahora bien, también parece claro que a Rubianes se le ha clavado un codo en los ijares. ¿Ha habido entonces censura, después de todo? El contenido de Lorca eran todos no preocupaba absolutamente a nadie. La hipótesis de que Rubianes ha sido censurado, obliga a desplazar el foco hacia el episodio de TV- 3. La actuación del alcalde sería digna de reprobación en la medida en que se ha discriminado a un autor teatral por hacer manifestaciones escatológicas que la mayor parte de la gente considera ofensivas y escandalosas. En esto reside, punto abajo, punto arriba, la carga de la acusación. Se ha sostenido que Rubianes ha sido objeto de censura. Si es cierto que se fue por iniciativa propia, no hay censura Pidió una subvención a los contribuyentes de la puta España No es tremendo que se le haya dicho que no Se trata de un argumento dudoso. En esencia, incluir una obra en la programación de un teatro de titularidad pública, equivale a conceder una subvención. La subvención no es un derecho. Constituye, más bien, un privilegio, que se otorga con arreglo a una serie de criterios. Por ejemplo, la calidad de la obra. Por ejemplo, la dimensión pública del privilegiado. Cuando el candidato ha hecho un disparate imperdonable, no veo razones para que la Administración le conceda el privilegio. No se le está negando, ya lo he dicho, un derecho. Quizá se esté procediendo, sencillamente, con sentido de la responsabilidad. Más justo es reprochar al Ayuntamiento su falta de tino en el control del proceso, que compararlo con la Inquisición. Además se ha sacado el asunto de quicio, hasta extremos grotescos. El caso Rubianes recuerda poderosamente al caso Cela, ocurrido hace unos años. Cela, con su mala educación habitual, afirmó que si la Virgen de Covadonga es pequeñina, que se joda... Se armó una tremolina del demonio, y el ayuntamiento de Cangas de Onís estuvo a pique de declarar a Cela persona non grata No hubo ideología de por medio. Más bien, la reacción airada del consistorio frente a una ofensa pública al paisanaje. Me parecería igualmente excesivo entender que Rubianes es un pensador subversivo. Al actor director se le calentó la boca en un clima propicio, y pintó en las ondas el equivalente a un grafito de retrete. Luego pidió una subvención cuyo pago corre a cargo de los contribuyentes de la puta España No es tremendo ni impresionante que se le haya dicho que no. Mucho más grave ha sido la actuación de Montilla. Montilla ha incluido a Rubianes en la cultura catalana Esto es sorprendente. ¿Pertenecería Rubianes a la cultura catalana porque perpetró la pifia en TV- 3? Montilla ha dicho muchas tonterías, aunque ninguna tan gorda como ésta. Tendremos que acudir a la hipótesis alternativa de que Rubianes pertenece a la cultura catalana porque mandó a los españoles a tomar por el culo Excelente, maravillosa salida electoral del aliado del Gobierno en aquella región. Los Mossos participarán en las reuniones sobre la lucha antiterrorista b La policía autonómica se integra en el Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista bajo el compromiso de no realizar declaraciones públicas unilaterales ABC BARCELONA. Como consecuencia de la entrada en vigor del nuevo Estatuto catalán, que otorga competencias en terrorismo a la policía autonómica, Gobierno y Generalitat han firmado un protocolo de actuación según el cual los Mossos d Esquadra mantendrán reuniones con los responsables del Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista (CNCA) como mínimo cada tres meses, bajo el compromiso de no realizar declaraciones públicas unilaterales sobre la lucha antiterrorista. Durante la reunión de la Junta de Seguridad de Cataluña, celebrada el pasado jueves, el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, y el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, acordaron que la policía autonómica se integre en el CNCA, de modo que las dos administraciones puedan intercambiar de manera efectiva la información antiterrorista. Este acuerdo se plasma en el documento Protocolo de cooperación entre el CNCA y el Cuerpo de los Mossos d Esquadra para el intercambio de información relevante, análisis y evaluación de amenazas terroristas en el que, según Efe, el Ministerio del Interior se compromete a facilitar a la Generalitat el diseño definitivo de sus estrategias antiterroristas El Gobierno catalán, a su vez, se compromete a no llevar a cabo declaraciones públicas unilaterales en materia de estrategias en la lucha contra el terrorismo Los Mossos han expresado su satisfacción por este acuerdo ya que reconoce la capacidad y competencia de la policía autonómica