Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 17 9 2006 Nacional 23 LAS TROPAS ESPAÑOLAS EN EL LÍBANO Durante los dos últimos días los cascos azules españoles han desfilado por las calles de Taibe. Los vecinos darán la bienvenida a las tropas siempre y cuando consideren que su objetivo es parar a Israel Si no nos van a defender, que se vayan TEXTO: MIKEL AYESTARAN TAIBE. En Taibe no hay agua, ni luz. Los aviones y la infantería israelí atacaron duro esta localidad durante la guerra y las heridas siguen abiertas. Los soldados españoles se han instalado en un campo a las afueras de esta pequeña localidad, rodeados de olivos, y su presencia no ha pasado desapercibida para los tres mil habitantes que trabajan desde hace un mes en la reconstrucción de casas, carreteras y tendidos eléctricos. Un trabajo lento, pero que avanza. Durante los dos últimos días los cascos azules enviados por Madrid han desfilado por las calles de este pueblo que hasta hace dos días estaba acostumbrado a recibir la visita de otro ejército, el judío. Los aviones hebreos, por su parte, siguen sobrevolando la zona ajenos al nuevo despliegue de las fuerzas de Naciones Unidas. La agencia internacional ha asignado al batallón español una base de 120.000 metros cuadrados. Durante los dos primeros días no tendrán agua corriente, sólo botellas de agua mineral, y en estos momentos se trabaja contra el reloj para definir las áreas de vida, trabajo y aparcamiento. Los soldados dormirán en tiendas individuales y en las próximas jornadas contarán con cuarenta grandes tiendas de lona drash y veinte módulos de aseo, cocina y oficinas. Es un campo provisional que vamos a acondicionar para poder vivir durante el mes y medio que va a durar la misión de la Infantería de Marina. Luego la ONU decidirá qué batallón se instalará aquí. La Legión tendrá su cuartel general en Marjayún. Esperamos estar operativos de forma definitiva en diez días para poder recoger el testigo de los cascos azules de India, que por el momento son los responsables de este sector. Luego España será la encargada de dirigir la brigada internacional al sureste del país señaló el teniente coronel Puig Herrero. Los vecinos saludaron a las tropas y el pensamiento era único: Si vienen a Un soldado español se afeita en la playa de Tiro defendernos, bien. De lo contrario, que se vayan La misión libanesa no es una misión humanitaria, ni de reconstrucción, por mucho que algunos políticos españoles se empeñen en hablar de ello. La gente pide protección y respeto a su frontera, que se encuentra a escasos diez kilómetros de la base española. Si Israel respeta la resolución, Hizbolá lo hará. No se puede pedir a la resistencia que entregue las armas mientras sus tanques y aviones sigan haciendo incursiones. Hasta ahora sólo ellos nos han defendido señala Hassan Yahiah, responsable municipal de Taibe. El ejército libanés no pisó la zona hasta el jueves, y los españoles llegaron a lo largo del viernes y sábado. Las huellas de los Mercaba hebreos están frescas en las carreteras y colinas y los milicianos, aunque han guardado sus armas en casa, no olvidan los 25 días de asedio que sufrió la localidad. 135 casas fueron destruidas y Hizbolá ya ha pagado los diez mil dólares a cada vecino damnificado. Los barbudos -apelativo para referirse a los combatientes del Partido de Dios- -vuelven a ser invisibles, los que han luchado ahora han vuelto a sus trabajos cotidianos. No sabemos exactamente cuántos son, pero en esta última guerra cuatro vecinos de Taibe murieron defendiendo el pueblo y más de veinte fallecieron bajo las bombas comenta Yahiah. Los retratos de los nuevos cuatro mártires decoran las paredes de las casas y las banderas amarillas ondean en las vivirndas. Sólo tenemos a Dios y a Hizbolá exclama Ali Khomud, un AFP anciano que pasó toda la guerra encerrado en su casa y que ya vivió la ocupación. Italianos, españoles, franceses... todos son bienvenidos si consiguen parar a Israel sentencia. El desembarco administrativo concluyó por la tarde en las playas de Tiro. Infantes y vehículos cubrieron los 65 kilómetros que separan ambas localidades por una carretera de continuas subidas y bajadas con un piso muy castigado por las bombas. Las fuerzas españolas llegaron a su base en dos columnas, una salió a las ocho de la mañana y otra a las tres de la tarde. A última hora de la tarde los quinientos integrantes del batallón ya estaban en Taibe. Quedan 76 legionarios, 20 vehículos y material pesado a bordo de los buques y hoy desembarcarán en el puerto de Beirut por medio de helicópteros.