Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional DOMINGO 17 9 2006 ABC ARTUR MAS Presidente de Convergència i Unió (CiU) y candidato a la presidencia de la Generalitat Si Zapatero no aplica el Estatuto con lealtad, Cataluña no se va a quedar cruzada de brazos ¿Cuál ha sido el principal error de Maragall? -Maragall tiene una parte importante de responsabilidad en el fracaso del tripartito, pero no el cien por ciento. Hay un defecto de origen: Maragall llegó a la presidencia de la Generalitat tras perder las elecciones y a partir de ahí siempre ha sido un presidente sin autoridad y sin liderazgo. Y además están sus propias meteduras de pata. El tripartito fue un pacto de ocupación de poder, no de defensa de un proyecto. ERC también es altamente responsable por su posición inmadura, como se demostró en el Estatuto. -Si usted hubiera pactado con ERC, ¿le habría pasado lo mismo? -No se sabrá nunca porque nunca hemos pactado con ERC, entre otras cosas porque hace tres años no quisieron. Quiero pensar que no me habría pasado lo mismo. O si hubiera ocurrido, mi reacción habría sido diferente. ¿Más autoridad? -Quizá habría tenido una reacción más arriesgada, no tan conservadora. Maragall ha sido incapaz de tomar decisiones más drásticas, no ha ejercido su liderazgo porque en el fondo debía su presidencia a ERC. Hace tres años, tras las elecciones, Maragall era un naúfrago con el agua al cuello y quien le lanzó el salvavidas fue ERC. -La pérdida de apoyo, ¿procede del PSC o de Zapatero? -Ellos mismos la han demostrado. Un hombre al que van a buscar 8 ó 9 años atrás a Roma como si fuera un príncipe azul de la política, lo presentan dos veces a las elecciones, pierde dos veces, le acaban haciendo presidente y cuando ya lo es, lo apartan y lo dejan en la cuneta. Esto ya indica el nivel de desconfianza del PSC en su propio presidente y su propio candidato. No hay que olvidar que Zapatero fue uno de los grandes valedores de Maragall, pero ha quedado decepcionado y ha visto un Maragall que iba por libre. -CiU hace un llamamiento a ese sector del PSC descontento con la marcha de Maragall, ¿qué le ofrece? -CiU no es un partido clásico de izquierdas o de derechas. Es un partido catalanista que se ofrece como punto de convergencia. No todo el mundo en Cataluña tiene un sentimiento catalanista, pero hay un punto común, que es el deseo de que las instituciones catalanas tengan prestigio, que Cataluña sea una sociedad que avanza. CiU es eso, la casa común del catalanismo y la mejor garantía de hacer bien las cosas. Justo lo contrario a lo que ha hecho el tripartito. -ERC vuelve a sacar la cuestión de la independencia de Cataluña. ¿CiU entrará en este debate? -CiU, en materia de autogobierno, se El líder de CiU está dispuesto a gobernar en minoría si gana las autonómicas del 1- N y exige a Zapatero que no desnaturalice la voluntad popular forzando un tripartito TEXTO: MARÍA JESÚS CAÑIZARES FOTO: YOLANDA CARDO Artur Mas sostiene que el único voto útil para cambiar el tripartito es CiU A veces se da la sensación de que invertir en Cataluña es sacar dinero al resto de España, pero es al revés A la hora de la verdad, el PSOE dio marcha atrás en el traspaso del aeropuerto. No hubo juego limpio va a concentrar en una cosa fundamental: una vez conseguido el nuevo Estatuto, con todo lo que ha costado, hay que sacarle todo el jugo posible. Con eso CiU no dice que ya tengamos bastante. Si el pacto con Zapatero sobre el Estatuto no se aplica con lealtad, Cataluña tendría que emprender un camino mucho más traumático. ¿Qué significa más traumático -No lo quiero poner encima de la mesa porque ahora ese no es el debate. Desde el catalanismo debemos ver si este Estatuto se aplica, no con generosidad como alguien dice, sino con lealtad a lo pactado. Si esto es así, este Estatuto tiene recorrido. De lo contrario, significaría que se ha utilizado un camino equivocado. Y Cataluña no se va a quedar cruzada de brazos. -Algunos recuerdan que usted pactó el Estatuto con Zapatero y es responsable de lo que ocurra. -Soy responsable del pacto, y no me alejo de ello, pero no de su aplicación. Porque CiU no está en el gobierno. Son ellos los responsables de aplicar ese Estatuto con la lealtad debida. -Por ejemplo, en inversión. -Por ejemplo. En la claúsula del Estatuto no hay confusión posible: durante siete años el Estado se obliga a invertir en infraestructuras por el valor de lo que Cataluña pesa en la economía española. Se puede intentar hacer trampas en el cálculo, pero no vamos a aceptarlas. A veces se da la sensación de que invertir en Cataluña es sacar dinero al resto de España. Es al revés. Invertir en Cataluña es asegurar al resto de España que Cataluña podrá seguir haciendo aportaciones importantes. A base de ir adelgazando a la gallina de los huevos de oro, al final se acaba la gallina. Y si se acaba la gallina, se acaban los huevos. -Empieza la negociación de los Presupuestos. ¿CiU exigirá que no haya tripartito para apoyarlos? -CiU pone dos condiciones mínimas: que se cumpla la previsión de inversión para 2007 y la reforma del IRPF y del impuesto sobre sociedades a la baja, para apoyar a las familias. La formación del tripartito no tiene que ver con el Presupuesto. Con lo que sí tiene que ver es con la disponibilidad de CiU a intervenir en la política española, y esto es absolutamente legítimo. Lo único que pedimos es que se respete el resultado electoral en Cataluña, y en democracia no es mucho pedir. Si gana CiU y los socialistas impiden que entre en el gobierno, ¿cómo vamos a apoyar al PSOE en el futuro? Sería absurdo. ¿Hubo algún compromiso en ese sentido en el pacto de la Moncloa? -No hubo ningún compromiso, pero forma parte del sentido común. ¿Verdad que en el Estatuto ha habido juego limpio entre PSOE y CiU? De lo contrario, el texto no se habría apoyado en Madrid ni el pueblo de Cataluña hubiera podido votarlo. Requerimos entonces juego limpio en el resultado de las elecciones. Que no se desnaturalice la voluntad popular. Si CiU gana las elecciones, tiene derecho a gobernar. ¿Hubo juego limpio en el asunto del aeropuerto? -No del todo. El presidente del Gobierno nunca puso trabas al traspaso, al revés, dio a entender que era un tema que se resolvería seguro. Y lo contraponía a temas mucho más difíciles, como la definición de Cataluña como nación y la financiación, que finalmente salieron. Y a la hora de la verdad, el PSOE da marcha atrás, lo que demuestra que no hubo juego limpio por su parte. ¿Esto le decepciona? -Me decepciona porque hay que ser precavido con los compromisos previos. Nosotros somos gente que confía en los compromisos adquiridos, aunque sean verbales, y no todo el mundo tiene la misma visión. Me refiero estrictamente al tema del aeropuerto. -Piqué afirma que, si no pacta con el PP, usted nunca será presidente. -Piqué hace este discurso porque es lo único a lo que se puede acoger. Sabe que es un llamamiento condenado al fracaso. El único voto útil para cambiar el tripartito es CiU. El voto al PP es un voto tirado porque nadie quiere gobernar con este partido. El PP se ha automarginado porque ha usado a saco la confrontación con Cataluña para conquistar la Moncloa. Y como no se ve ánimo de enmienda, descarto completamente el pacto con el PP.