Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional EL DRAMA DE LA INMIGRACIÓN ILEGAL DOMINGO 17 9 2006 ABC Escasas de medios, las Fuerzas de Seguridad senegalesas luchan como pueden contra las mafias de la emigración. En el puerto de San Luis, varios policías se hacen pasar por aspirantes a navegar en los barcos clandestinos Policías clandestinos TEXTO Y FOTO: LUIS DE VEGA. ENVIADO ESPECIAL SAN LUIS (SENEGAL) Si las piraguas fuesen más seguras en Senegal no se quedaba nadie. Ni yo mismo El que habla es un policía de la comisaría central de San Luis, al norte del país. No es extraño que ni los que tienen un puesto fijo en la administración quieran marcharse. Le preguntamos por el sueldo de un agente y sin querer afinar del todo explica que menos de 200.000 francos (menos de 300 euros) San Luis fue hasta hace unas semanas uno de los principales puntos de embarque para llegar a Canarias. Desde el pasado 7 de agosto, la ciudad cuenta con patrullas destinadas directamente a impedir la salida de expediciones hacia las islas españolas. Una decena de policías, unos de uniforme y otros de paisano, hacen turnos de doce horas repartiéndose el día y la noche. Ahora es más difícil salir de aquí. Tengo a mis elementos en la costa las 24 horas del día explica a ABC el comisario Mané en su despacho de la comisaría central, en cuya pared cuelgan una foto del Presidente Abdoulaye Wade y la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Pero no parece, con la de gente que busca un hueco para irse sin papeles que los medios de los que disponen Mané y los suyos sean suficientes. No tenemos materiales. Nuestras armas son todo El comisario añade que necesitarían vehículos todoterreno, embarcaciones o prismáticos. Ante esa escasez de medios, la infiltración de agentes de incógnito entre la población se ha convertido en la herramienta más útil. Van por los embarcaderos, hablan con la gente y nos mantienen informados dice Mané, que reconoce que a lo largo del verano han logrado detener a cuatro peces gordos de este floreciente negocio. Decenas de emigrantes se disponen a embarcar en un cayuco rumbo a España desde la isla senegalesa de Diogué La Guardia Civil frena la salida de una embarcación en Senegal L. V. ENVIADO ESPECIAL SAN LUIS (SENEGAL) La patrullera Río Cabriel de la Guardia Civil participó entre el viernes y el sábado, según confirmaron a ABC fuentes de la Benemérita y del Ejército senegalés, en la interceptación de una piragua que, supuestamente, se dirigía a Canarias con 80 emigrantes a bordo. De pescador a touroperador Así es como hace tres semanas consiguieron reventar una expedición que estaba lista para salir. Un tal Warde, pescador reconvertido en touroperador de emigrantes, no sabía que uno de los 80 candidatos a los que albergaba en su casa era en realidad un policía clandestino Un furgón se presentó en la puerta de la vivienda y desmanteló el tinglado: el motor, la gasolina, los víveres y más de seis millones de francos (más de 9.160 euros) que se repartieron entre los frustrados pasajeros. Nos lo cuenta el inspector Fall en su oficina de la comisaría del barrio de Sor de San Luis. Sobre la mesa, los papeles secretos del caso Warde y la Biblia. Baye Seck es otro de los capos que esperan juicio en la prisión. En este caso, como relata el comisario Mané, su intención era trasladar a los emigrantes hasta territorio mauritano, después de cobrarles entre 400.000 y 600.000 francos (entre 610 y 916 euros) Fue el avión italiano del Frontex el que dio el aviso. Acudieron por mar una patrullera italiana y la española, que impidieron que el cayuco se refugiara en aguas de Gambia. Finalmente, una embarcación de vigilancia pesquera senegalesa trasladó al pasaje hasta el puerto de Dakar, adonde llegaron en la tarde de ayer. Esta es la primera vez que agentes españoles, que patrullan desde el pasado 13 de septiembre, frenan en aguas de Senegal la salida de una expedición. El memorando bilateral firmado entre Madrid y Dakar impide a la Guardia Civil detener directamente a las embarcaciones durante sus labores de vigilancia. desde donde zarparían en dirección a España. Su caso saltó a las páginas de la Prensa local el pasado julio como el del primer gran traficante de emigrantes detenido en territorio senegalés. Las operaciones policiales, sin embargo, no han descubierto grandes redes mafiosas. Creo que se organizan sólo para esto. Son simplemente pescadores que aprovechan la oportunidad argumenta Mané. Se trata de negocios difíciles de desmantelar. La gente lo niega y a veces no sabemos, tras detenerlos, si ya habían organizado algún viaje antes. La única forma es detenerlos en delito flagrante añade. Hasta ahora la pena para los pasajeros de las piraguas y candidatos quedaba en suspenso y sólo los capitanes de la barca y los organizadores del viaje cumplían hasta diez años de prisión. Desde hace pocas semanas, el Ministerio de Justicia ha ordenado a los procuradores de la república que endurezcan las condenas contra todos los detenidos, aunque sean simples solicitantes de los servicios de la red mafiosa. Esta es una de las medidas con las que el Gobierno del Presidente Wade intenta cambiar las intenciones de fuga de una parte importante de la población. Pero, como recoge con sorna un diario de Dakar, ¿cómo decirle a los senegaleses que no emigren si tienen el Presidente que más viaja del mundo, que se pasa media vida en los aviones? Al salir de la comisaría el mismo agente que reconoció que zarparía en cayuco si fuera un medio de emigrar algo más seguro nos vuelve a lanzar un tiento entre risas. ¿Ya está lista mi invitación para viajar a España?