Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 17 9 2006 La Entrevista 11 Estamos demostrando que se puede prosperar desde la lealtad a España ¿Qué futuro augura a Pla? -Con analizar su trayectoria, es fácil determinar su porvenir político. No se puede olvidar que intentó deslegitimar a última hora el pacto que alcanzamos para la reforma del Estatuto valenciano. Pla está haciendo una política desleal por definición con la Comunidad Valenciana. Es desleal cuando no nos apoya en nuestra reivindicación legítima de agua, en nuestra petición de la Alta Velocidad o en la demanda de financiación de servicios públicos. -El accidente del metro también ha sido un caballo de batalla... -Esa tremenda desgracia ha tratado de ser rentabilizada electoralmente por un partido que no ha dejado de mortificar a las familias de las víctimas con la idea de que la tragedia podía haberse evitado. Eso es algo que trasciende los límites de la lógica política. -Tampoco el PSOE valenciano dio por buena la comisión parlamentaria creada para investigar esa tragedia. -El PP abrió la investigación en las Cortes Valencianas, tal y como los socialistas pidieron pese a que tenían ya decidido no reconocer sus conclusiones. Sin embargo, en Galicia, el PSOE no ha abierto la boca sobre la necesidad de aclarar en comisión parlamentaria los incendios de agosto. ¿Qué razones le llevan a pensar que la experiencia del tripartito a la catalana no es trasladable a la Comunidad Valenciana? -Los datos avalan la gestión del PP valenciano. Hemos reformado nuestro Estatuto, hemos cumplido con dos años de antelación el plan de estabilidad, la tasa de paro es la más baja de la historia de la región, contamos con más proyección exterior que nunca, estamos demostrando que se puede prosperar desde la lealtad a España. Creo sinceramente que somos un ejemplo de esa España que mira al presente con perspectiva de futuro. El presidente del Gobierno valenciano, en un momento de la entrevista con ABC absolutamente nada por esta región en los tres últimos años. Bueno, algo sí han hecho: nos han quitado el agua, nos han reducido el nivel de inversiones y no han creído en nuestros grandes proyectos. La única acción del secretario de los socialistas valencianos, Joan Ignasi Pla, ha consistido en plegarse a los intereses de otras regiones y a los del Gobierno. Su moción de censura es la imagen de la desesperación, de la ausencia de discurso político, de la falta de pulso y de compromiso con la Comunidad Valenciana. Toda esta estrategia no persigue el beneficio de los valencianos, sino el de una parte muy concreta de unos dirigentes políticos conscientes de que cuentan con sólo unos meses para evitar que les manden a su casa. ¿Cree que el aspirante socialista debería dimitir si no presenta la moción o la pierde, si finalmente lo hace? -No le he escuchado decir que se marchará si la pierde, por lo que me temo que es el primer líder de la oposición que se agarra al sillón. ¿Se ha sentido arropado por su partido en este agitado comienzo de curso político? -Me siento muy agradecido ante el apoyo dispensado por la cúpula nacional del PP, especialmente por Ángel Acebes y, sobre todo, por Mariano Rajoy, quien estará en Valencia el próximo 29 de septiembre. El comportamiento de nuestro presidente refuerza mi convencimiento personal de que tenemos un líder excepcional en la figura de Rajoy, alguien que sabe ejercitar ese liderazgo de muchas maneras; por ejemplo, apoyando a un compañero. ¿Y percibe el mismo entusiasmo en este sentido entre todos los dirigentes del PP? -Sin duda. Al cien por cien. Hace unas semanas, los presidentes de las comunidades gobernadas por el PP nos reunimos con el presidente y el secretario general del partido, y todos pudimos constatar la enorme motivación que existe por lograr unos grandes resultados en mayo. -Por encima de las razones invocadas por el PSOE para reprobarle, como el accidente en el metro de Valencia del pasado mes de julio, el gran tema de confrontación sigue siendo el agua... -Estoy seguro de que el PSOE valenciano acabará por romperse a cuenta de la cuestión hídrica. Pero es que ni el Gobierno observa un discurso coherente en materia de agua... El ministro Jordi Sevilla defiende los minitrasvases y Narbona se los niega veinticuatro horas después. En Alicante, los socialistas no comparten en absoluto la política de la ministra de Medio Ambiente. El PSOE valenciano está cuarteado hasta el punto de que yo creo que vamos a asistir en pocas semanas a su ruptura interna. ¿Cuáles son sus vibraciones respecto a las próximas elecciones de mayo? -Yo creo que hay dos comunidades autónomas gobernadas por el PP, Valencia y Baleares, que constituyen un ejemplo de eficacia frente al vértigo que supondría la pesadilla de un tripartito. De hecho, en Baleares nuestro partido retornó rápidamente al Gobierno porque la gente se asustó. A los ciudadanos les produce temor esa amalgama de formaciones radicales. Por lo mismo, estoy convencido de que Núñez Feijóo será el próximo presidente de Galicia. Yo considero que un antídoto contra este tipo de ensayos extraños es el buen gobierno, pero otro, igualmente infalible, es la comparación con aquellas comunidades que tienen o han tenido la desgracia de ser gobernadas por dos o tres partidos radicales. Estas impresiones también beben de nuestras encuestas, por ejemplo, ese sondeo interno que nos acaba de confirmar que, en la Comunidad Valenciana, estamos en disposición de revalidar con creces la mayoría absoluta. ¿Acoge su previsión de ganar las elecciones autonómicas como un anticipo de la victoria del PP en las próximas generales? -Estoy convencido de que vamos a ganar en Valencia y en todas las comunidades donde ya estamos gobernando. Y como mínimo, hay otras tres, Castilla- La Mancha, Aragón e incluso Extremadura, en las que tenemos muchísimas posibilidades de obtener los votos necesarios para gobernar. Estoy seguro de ello. Tengo la ilusión de brindar por la victoria del PP en la Comunidad Valenciana para brindar luego por la de Rajoy. Creo que nuestra victoria será la antesala del triunfo de Rajoy y del resto del partido en las próximas elecciones generales.