Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Cultura SÁBADO 16 9 2006 ABC Los encuentros literarios de Verines critican el mercado editorial b La cita, siempre atenta a la plura- Capital de todos los compromisos b Mañana, con ABC, vigésima y última entrega de la colección de novela histórica: Madrid continental de Manuel de Lope, por tan sólo 1,99 euros LUIS CONDE- SALAZAR INFIESTA Recién terminada la Guerra Civil y durante la Segunda Guerra Mundial, España se convirtió en escenario de complicadas maniobras de espionaje y contraespionaje internacional. En el plúmbeo Madrid de aquellos años se daban cita las inteligencias de uno y otro bando, en un frenético juego de información y desinformación. Cuando la paz quedó establecida, tanto la capital española como otros puntos del mapa ibérico fueron poblándose de una nutrida ralea de fugitivos que huían de los tribunales internacionales de Justicia y de no pocas iniciativas privadas de caza y captura de criminales de guerra en polvorosa. En 1987 Manuel de Lope (1949) burgalés de nacimiento, publicó Madrid Continental un bellísimo esbozo, cruelmente tierno y revestido de una sorprendente originalidad. El protagonista de esta estremecedora novela es Alfredo M. (de Morrón, el apellido de su padre supuesto) Gavilanes, un vendedor de enciclopedias educado desde niño, en ausencia de sus progenitores fallecidos, por su hermosa y sensual tía Irene. Fredi, ya adulto y hastiado, atraca un banco y huye con el botín a la Costa del Sol, donde se esconde, tras una máscara de cirugía, quien parece que verdaderamente le legó sus genes, el oscuro Sr. Brunswick, un alemán afincado en Toremolinos. Acabada la II Guerra Mundial Madrid- -comenta De Lope- -se convirtió en refugio de quienes habían colaborado con las potencias del Eje y de, por supuesto, alemanes. A pesar del aislamiento internacional era una ciudad extremadamente cosmopolita, pero de un cosmopolitismo oscuro, clandestino. Los personajes de la novela son el resultado de una fusión de personajes Con una maestría envidiable, De Lope ha construido en este relato un viaje a la historia de aquellos años a través de la memoria de muchos de los secundarios que van apareciendo por sus páginas, personajes sórdidos que parecen mentir más que hablar pero que siempre dejan caer alguna pista de verdad en sus palabras. Todo un reto espaciotemporal satisfecho con verdadero talento literario. El principal problema- -dice el autor sobre las dificultades a la hora de escribir esta novela- -fue hallar una combinación adecuada de frivolidad y dramatismo, esa especie de frivolidad extravagante que siempre acompaña a los asuntos turbios lidad de las culturas hispánicas, ha querido adentrarse en las relaciones culturales entre América Latina y España MANUEL VILAS OVIEDO. El XXII Encuentro de Escritores y Críticos de Las Letras Españolas, que organizan todos los años la Universidad de Salamanca y la Dirección General del Libro, en la ya célebre Casona de Verines bajo la dirección del escritor y crítico Luis García Jambrina, ha estado dedicado en esta convocatoria al tema monográfico de América desde las dos orillas: sueño, mito, utopía, literatura Por la Casona de Verines se oyeron las voces y las reflexiones de escritores latinoamericanos como Noni Benegas, Luis Sepúlveda, Ronaldo Menéndez, Horacio Vázquez Rial, Clara Obligado, Jorge Golpi, Rolando Sánchez Mejías, Miguel Marcotrigiano, de críticos literarios españoles como Jon Kortazar, Javier Gómez Montero, Fernando Aínsa, Francisca Noguerol, Dunia Gras, Paz Gago, Milagros Salvador, junto a escritores españoles como José María Merino, Juan Carlos Mestre, Flavia Company, Alfredo Conde, Ginés Liébana, entre otros. El objetivo del Congreso se ha centrado en el debate de las relaciones culturales de España y América, fundamentalmente en el terreno de la literatura. La literatura latinoamericana ha sido objeto de análisis: se han aportado visiones novedosas de momentos estelares de esa literatura como el llamado boom de los años sesenta y también se han abordado aspectos significativos (mercado editorial, tendencias literarias, etc) que afectan a las nuevas generaciones de escritores latinoamaericanos. También han tenido cabida el debate sobre aspectos políticos, históricos y sociales de Latinoamérica. Cabe concluir de estos encuentros que la relación literaria entre las dos orillas goza de buena salud, aunque se echa de menos un mayor conocimiento del público español de la gran variedad y riqueza de escritores latinoamaericanos, en ese sentido se criticó el papel del mercado editorial que a veces provoca inmerecidos olvidos. Todas las ponencias fueron seguidas de debates por los que desfiló toda la tradición literaria española y americana, desde Cervantes hasta Borges, Cortázar, Vargas Llosa o Roberto Bolaño. Como propuesto de futuro, se avanzaron hipótesis sobre la nueva generación de escritores latinoamericanos: estilos, novedades temáticas, genéricas, sociohistóricas, etc. Mayte Martín, durante su actuación en el metro madrileño EFE FLAMENCO Cumbre en el metro Cante y canción: Mayte Martín. Guitarra: Juan Ramón Caro y José Luis Montón. Percusión: Chico Fargas. Lugar: Hall de la Estación de Nuevos Ministerios. Fecha: 14- 9- 06 VERSATILIDAD DE MAYTE MARTÍN MANUEL RÍOS RUIZ antaora, cantante, guitarrista y compositora, Mayte Martín lleva más de treinta años ante los públicos, dado que inició su trayectoria artística a los diez, actuando en las peñas flamencas de su Cataluña natal. Y fue en 1987, cuando obtuvo el premio Lámpara Minera en el Festival del Cante de las Minas. Un éxito que le proporcionaría la atención de los organizadores de eventos del género, porque C además también mereció otro galardón en el Concurso Nacional de Córdoba, dos años después. Desde entonces no ha cesado de figurar en los carteles más significativos, sucediéndose sus grabaciones discográficas. Artista versátil, como cantaora Mayte Martín en primer término destacó por los estilos levantinos, por eso en la ocasión que nos ocupa echamos de menos sus tarantas y mineras. Pero desde sus principios demostró su capacidad para afrontar todo el acervo flamenco, desde los cantes básicos a los festeros, como puso de relieve una vez más. Su recital tuvo dos partes muy distintas. En la primera siguió la tradición, la ortodoxia más patente, interpretando siguiriyas clásicas con maestría, malagueñas rematadas con un brillante verdial, una tanda de fandangos huelvanos y dos cantes de los llamados de ida y vuelta: vidalita y guajira. En la segunda se dedicó a entonar canciones aflamencadas y unas cantiñas muy personales. Su versatilidad quedó manifiesta y el público le aplaudió fuerte y largamente. BRASILEÑA Marisa Monte Concierto de Marisa Monte. Lugar: Palacio Municipal de Congresos (Madrid) Fecha: 13 de septiembre. JOGO BONITO MANUEL DE LA FUENTE M usicalmente hablando (bueno, cantando) los brasileños juegan con ventaja. Tienen una tradición. O la han reinventado, que viene a ser lo mismo aunque no sea igual. Y la aman. Como Marisa Monte, por ejemplo. En ella confluyen, además de los cristalinos arroyos de la música popular brasileña, el caudal de la música pop de todas las latitudes, para desembocar en un cancionero que es un auténtico mar de sentidos y sensibilidades. Marisa Monte sale al escenario con una paleta (eso y no otra cosa son su voz y el apoyo de nueve delicados instrumentistas) y con el pincel de su sensuali- dad y la calidez telúrica de su voz salpica de colores el escenario a lo largo de todo el espectáculo, marcado por la elegancia, la inteligencia y la sen (x) ualidad de una mujer capaz de seducir con un desplazamiento apenas milimétrico de su cintura. Porque ella es también es sacerdotisa, hechicera que invoca a la lluvia (qué pena, Madrid nunca será Macondo ni por ésas) rockera ocasional que tira de bajo y guitarra eléctrica, trovadora que al final convoca a los espectadores a una fiesta fraternal al pie de las tablas. Universo ao meu redor Meu canario Infinito particular Vilarejo Bonde do dom Ja sei namorar Dança da solidao son algunas de las apasionantes estaciones en las que se detiene el tren carnal y lúdico de Marisa. Esto sí que es el famoso jogo bonito brasileño, un estado del alma en el que la música brota, o mana ¿o maná? como por milagro, del corazón. Belleza al natural. Con estos brasileños, la música no es más que una intensa expresión de la Naturaleza. Como esas flores que se abren apenas intuyen la presencia del rocío.