Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 16 9 2006 53 Volver Alatriste y Salvador preseleccionadas para representar a España en los Oscar Mel Brooks, que asistió al estreno de Los productores dice que lo políticamente correcto es antinatural Forjó un carácter de hierro durante la ocupación alemana, cuando ayudaba a esconder armas A pesar de amarguras y desacuerdos, los principales líderes musulmanes de Italia reaccionaron ayer con gran respeto ante su fallecimiento que se acercaba el final. Aunque estoy en desacuerdo con muchos de sus análisis de los últimos libros, reconozco que son agudos y me han obligado a pensar. De todos modos, en este momento se debe pensar sólo en el duelo y compartir el dolor En los últimos años, especialmente a raíz de sus intervenciones sobre el Islam, Oriana Fallaci recibía cada vez más aplausos de la Liga Norte y casi ninguno del centro izquierda que, sin embargo, respetaba la gigantesca trayectoria profesional de una de las italianas más conocidas en el mundo. A pesar de amarguras y desacuerdos, los principales líderes musulmanes de Italia reaccionaron ayer con gran respeto ante su fallecimiento. El ex- embajador Mario Scialoja, directivo de la Liga Musulmana Mundial y del centro islámico de Roma, deseó sencillamente que Dios la acoja en su paz El veterano diplomático la conocía desde hace treinta años y la apreciaba, a pesar de no compartir sus puntos de vista. El director del centro islámico de Vía Jenner en Milán, Abdel Hamid Sahari, manifestó que sus intervenciones eran muy duras contra nosotros, pero hoy sentimos su fallecimiento. La muerte de una persona es siempre una pérdida para la humanidad EL APOCALIPSIS SEGÚN ORIANA VALENTÍ PUIG A Terrenos separados En esa línea de separar terrenos, el ministro de Cultura, Francesco Rutelli, afirmó que Oriana Fallaci era, en primer lugar, una gran escritora. Sus ideas y sus invectivas formaban parte de su dimensión artística Uno de los grandes conciudadanos de la periodista y amigo de toda la vida, Franco Zeffirelli, denunció que la ciudad de Florencia ha sido ingrata con ella, pues le negó la Flor de Oro. Pero ayer afloraba, sobre todo, la Oriana desconocida, la mujer que había construido un muro en torno a su persona para poder vivir con tranquilidad. Según Daniela di Pace, que era su ayudante en el Corriere della Sera la escritora era una persona irónica y divertida, gentil y generosa. Pasábamos muchas horas al teléfono. Era una mujer con gran sentido del humor, y nos reíamos a lo grande. Y era una estupenda cocinera Como tantas facetas humanas de la escritora, ésa era también desconocida. Oriana Fallaci, en una fotografía tomada en 1963 del Fiore y escuchar el tañido de bronce del bellísimo campanario de Giotto. Con independencia de las polémicas políticas de los últimos años, Italia entera rindió ayer un gran homenaje a la maestra de una generación de periodistas junto con el gran Indro Montanelli. El presidente de la República, Giorgio Napolitano, se sumó al dolor de los familiares de una periodista de fama mundial, autora de grandes éxitos editoria- EPA les, apasionada protagonista de intensas batallas culturales, admirable en su lucha contra la enfermedad El ex presidente Carlo Azeglio Ciampi elogió una vida de coraje, de lucha, de ejemplo para todos El primer ministro, Romano Prodi, hizo una distinción entre los aspectos personales y los políticos señalando que he participado en el dolor, pues desde hace días estaba al corriente de quienes relativizan el poder de la palabra y la pasión del periodismo el caso de Oriana Fallaci sería como para habilitar de nuevo los pabellones psiquiátricos del totalitarismo. Pudo con todo y sólo una metástasis de largos años pudo con ella. Dice al prologar su Entrevista con la Historia Sobre toda experiencia profesional dejo jirones del alma Antes de morir, anunciaba que no podría tolerar la presencia de un minarete de 24 metros en el paisaje fundamental de Giotto. Su artículo sobre el 11 de Septiembre en Il Corriere della Sera detonó las cajas negras de la hipocresía en la Europa que acepta sin decirlo irse convirtiendo en una colonia del Islam: Eurabia. De ahí proceden libros como La rabia y el orgullo como luego La fuerza de la razón y una larga auto- entrevista, acosados por las querellas pero imposibles de silenciar. Oriana Fallaci muere al poco de los cinco años del 11- S, precisamente cuando las terminales del islamismo radical- -ahí sobresalen los Hermanos Musulmanes en Egipto- -reaccionan con su lógica absolutista y plantean abiertamente un tour de force porque Benedicto XVI ha rechazado las motivaciones religiosas de la violencia. La Fallaci demostró una intuición excepcional para distinguir entre quien se acerca en son de guerra o en son de paz. Y lo escribió. Fue acusada de altivez en sus entrevistas y de soberbia en sus advertencias sobre la amenaza del totalitarismo islamista. Es de forma ineluctable y sistemática que luego hay quien lo denuncia como islamofobia en un ejercicio de retórica que consiste en negar toda amenaza islamista llegando así a la conclusión de que cualquier crítica al islamismo radical por fuerza tiene que ser una forma de hostilidad contra el Islam. Lo que más asombra- -como dijo Oriana Fallaci una y otra vez- -es que la conciencia de Occidente sea de tanta flaqueza como para dar pasos atrás cada vez que el integrismo musulmán agita los argumentos de su agit- prop Jirones de una conciencia temerosa despiden a Oriana Fallaci negándole el homenaje de la Ilustración. Mientras tanto, el Proyecto de los Hermanos Musulmanes sigue adelante. Está escrito en sus orígenes: El Islam es la solución