Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14- 15 S 6 LOS SÁBADOS DE CALEIDOSCOPIO ca y requiere un tratamiento más complejo. Este pasa por la realización, en los casos mas graves, de trasplantes de tejido procedente de otra zona del mismo paciente mediante el uso de microcirugía. De esta forma podemos restablecer las estructuras dañadas con tejidos indemnes y que se adapten a los requerimientos de cada caso. Suelen ser necesarias varias intervenciones para completar la reconstrucción, aunque alguna de ellas sea con anestesia local. La soledad conduce al infarto L Por José María Fernández- Rúa Las costillas se extirpan para parecer más delgados No, los cirujanos plásticos no quitamos costillas con una finalidad estética. Sí lo podemos hacer cuando nos hace falta cartílago para reconstruir una oreja, o la nariz, o cuando necesitamos hueso para reconstruir cualquier defecto; pero nunca para estrechar la cintura. Y éste es uno de los mitos que más circulan de boca en boca. Las costillas no ensanchan la cintura, y por supuesto no se extirpan para mejorarla. Para reducir su volumen, se extirpa la porción de piel y grasa que hay por debajo del ombligo y se crea un corsé natural que estrecha la cintura. Pan más sano y con menos calorías HUERTAS FRAILE EN BREVE La pérdida de peso continuada predice el alzheimer. La lenta y progresiva pérdida de peso en personas de edad avanzada puede ser una de las primeras señales de alarma del alzheimer y otras demencias asociadas, según advierte un estudio publicado en JAMA, la revista de la Sociedad Médica Americana. Otros trabajos habían relacionado el adelgazamiento con la teoría de que las personas con demencia olvidan comer o con problemas depresivos, frecuentes en estos pacientes. Pero estas teorías no explicarían por qué la pérdida de peso precede a la aparición de la enfermedad. Los investigadores de la Universidad de Washington aluden a posibles cambios en la percepción de sabores y olores de la comida en las personas antes de desarrollar la demencia. Té verde para proteger el corazón. Beber varias tazas de té verde al día puede reducir sensiblemente el riesgo cardiovascular. Investigaciones previas habían valorado las propiedades de esta bebida, pero es la primera vez que lo confirma un estudio tan extenso. El trabajo de la Escuela de Medicina de Sendai en Tokio empezó en 1994 y contó con 40.000 personas. Se les preguntaba la cantidad de té que tomaban y se controló sus estilos de vida. Aquéllos que consumieron más de cinco tazas al día redujeron su riesgo cardiovascular en un 26 No se conoce exactamente cómo este tipo de té protege de las enfermedades cardiovasculares, aunque el estudio japonés especula con la acción de sus polifenoles, antioxidantes que reducen el daño celular. El cannabis ayuda en el tratamiento de la hepatitis C. El cannabis puede ayudar a los pacientes de hepatitis C a tolerar los efectos secundarios del tratamiento, según un pequeño estudio realizado con 70 pacientes de la Universidad de San Francisco. Tras seis meses de terapia, el 86 de los fumadores de cannabis completaron con éxito el tratamiento con interferon y ribavirina, dos medicamentos que producen efectos secundarios incómodos (fatiga, náusea, dolores musculares, pérdida de apetito, lo que lleva a muchos enfermos a abandonar la medicación. Un pan con casi la mitad de calorías. Dos investigadoras del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Concha Collar y Cristina Molina- Rosell, han creado un pan con un 45 menos de calorías, rico en fibras y que garantiza una textura y un sabor agradables para el consumidor. Se trata de una composición de fibras que permite producir este pan u otros productos de bollería. Las autoras del trabajo aseguran que, además, el pan resultante garantiza un sabor y textura agradables Además el producto aporta beneficios para la salud por la presencia de fibras: reduce los niveles de colesterol y azúcar en sangre y mejora el tránsito intestinal. Tratamiento esperanzador contra la esclerosis múltiple. Un nuevo fármaco fingolimod podría controlar la evolución de la esclerosis múltiple, una enfermedad neurológica en la que el propio sistema inmune del paciente ataca al sistema nervioso. En la enfermedad se producen recaídas y remisiones y el nuevo medicamento reduce a la mitad la tasa de brotes o recaídas. A diferencia de otros tratamientos contra la esclerosis múltiple, se toma por vía oral y reduce la aparición de lesiones cerebrales. Pese a estos datos, aún se trata de resultados preliminares que deben confirmarse. Los implantes mamarios explotan en los aviones Esta es una pregunta frecuente de las pacientes en las consultas. Es literalmente imposible que una prótesis de mama explote por efecto de la presión en los aviones. Antes que eso estallarían los oídos, los intestinos... y aún así la prótesis seguiría intacta. Los implantes se pueden romper por el paso de los años y la fatiga de materiales, y por ello se recomienda el recambio de los implantes mamarios cada 10 o 15 años. Pero no se rompen en los aviones. La grasa vuelve a salir después de la liposucción La liposucción es una técnica bien conocida por los cirujanos plásticos. Extrae mediante cánulas, depósitos o zonas concretas, modelando así el contorno o la forma del paciente. Pero la liposucción no es un tratamiento de la obesidad, por ello los mejores resultados se obtienen en las pacientes que están estables en su peso. Si tras una liposucción nos mantenemos estables en el peso, el resultado es estable también a lo largo del tiempo. No se vuelve a acumular grasa en esa misma zona. Pero si aumentamos de peso ya es otra cuestión. La grasa tenderá a acumularse en la misma zona donde lo hacía antes, pero lo hará en menor medida, dependiendo de la paciente, de la cantidad de peso extra y de la liposucción realizada. El cannabis y sus propiedades EFE a conclusión más clara de un estudio danés, en el que han participado cerca de 140.000 personas de ese país, es que la soledad conduce en gran medida a un evento cardiovascular, como por ejemplo un síndrome coronario agudo. ¿La causa? Aunque los investigadores no dejan claro en el estudio publicado en Journal of Epidemiology and Community Health cuáles son las posibles causas de esta relación, apuntan a la posibilidad de que vivir solo conlleva unos hábitos de vida arriesgados. Por ejemplo, el tabaquismo, la obesidad y los altos niveles de colesterol- -fundamentalmente del LDL o colesterol malo junto con un menor número de visitas al médico de cabecera. El estudio con 138.290 personas de entre 30 y 69 años, se llevó a cabo entre el 1 de abril de 2000 y el 31 de marzo de 2002 por un grupo de investigadores de la Universidad de Aarhus dirigidos por el doctor Nielsen. Otras conclusiones que llaman la atención es que el menor riesgo de sufrir un síndrome coronario agudo lo tienen aquellas personas que compartían vivienda, con un alto nivel educativo y actividad laboral. Las mujeres divorciadas también están incluidas en este grupo. Durante ese tiempo, a 646 personas se les diagnosticó angina de pecho inestable, sufrieron un ataque cardiaco o fallecieron por muerte súbita. El síndrome coronario agudo se produce por la rotura de una placa de ateroma, que da lugar a la formación de un trombo intracoronario que, a su vez, provoca la aparición de angina inestable, infarto agudo de miocardio o muerte súbita. Cuando los investigadores analizaron los datos con detalle, encontraron que una formación educativa escasa o vivir solo en una casa se correspondía con un riesgo mayor de padecer un síndrome de este tipo. Los resultados de este estudio serán muy útiles a las autoridades sanitarias danesas a la hora de adoptar medidas para reducir el impacto del síndrome coronario agudo.