Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional SÁBADO 16 9 2006 ABC EE. UU. critica la falta de libertad de culto en una veintena de países b Entre los clásicos -Arabia Saudí, Irán, China, Pakistán o Sudán- figura Israel por recortar la libertad de movimientos a los ciudadanos palestinos ABC WASHINGTON. El ya habitual informe anual elaborado por el Departamento de Estado norteamericano sobre la libertad religiosa en el mundo denuncia, en su edición para el ejercicio 2005- 2006, el deterioro de las libertades de credo y ejercicio religioso en Irán, como viene siendo norma en cada nuevo documento, pero también denuncia las cortapisas religiosas en Israel y en otros países aliados. El documento en cuestión, que describe la evolución de las libertades religiosas entre julio de 2005 y julio de 2006, da cuenta de algunos avances registrados en Arabia Saudí, donde tradicionalmente menos libertad religiosa existe por el rigorismo del régimen wahabí; así como en Sudán, otro país marcado por la falta de libertad de credo a causa de su régimen islamista; y en Vietnam. Deplora el informe el agravamiento de las constantes violaciones a la libertad de culto en Eritrea e Irán. El régimen de los ayatolás suele encabezar cada año la lista de países violadores de la libertad religiosa. El documento presentado ayer indica que en el periodo estudiado se mantuvo el statu quo en algunos países como Birmania, Corea del Norte y China. George W. Bush, durante su conferencia de prensa en el Jardín Rosa de la Casa Blanca, ayer en Washington REUTERS Bush no convence a su propio partido de los juicios sin garantías en Guantánamo Rebelión republicana en el Congreso a dos meses de las legislativas b Destacados senadores del parti- do en el poder rechazan los planes de la Casa Blanca para utilizar evidencias secretas o testimonios obtenidos bajo coerción PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. A dos meses de las elecciones legislativas donde los republicanos se juegan sus actuales mayorías en ambas Cámaras del Congreso, el presidente Bush y destacados legisladores de su propio partido se han enzarzado en un público y significativo enfrentamiento sobre una cuestión clave en la lucha contra el terrorismo iniciada por Estados Unidos tras el 11- S: cómo enjuiciar a los presuntos cabecillas de Al Qaida acumulados en Guantánamo. Este debate parlamentario, forzado antes del verano por el rechazo del Supremo a los planes iniciales de la Administración Bush para utilizar un tipo de sumarios juicios castrenses no aplicado desde la Segunda Guerra Mundial, ha degenerado en una rebelión de influyentes miembros republicanos en el Comité de Servicios Armados del Senado. Grupo que, con el respaldo de la minoría demócrata, insiste en que los eventuales juicios de Guantánamo tienen que contar con suficientes garantías procesales. Sin importar que Bush y Cheney se hayan presentado esta semana en el Capitolio para hacer lobby personal Ocho países en la lista negra Los ocho países mencionados figuran en la lista negra de estados que violan de manera sistemática las libertades religiosas en el mundo, y que por tanto corren el riesgo de sufrir sanciones por parte del gobierno estadounidense. Además de los ocho países de la lista negra otros doce suscitan particular preocupación según reza el informe, aunque se advierten esfuerzos gubernamentales por remediar la situación en los casos de Afganistán, la India y Pakistán. Por el contrario, desde el año pasado, el documento establece que las libertades religiosas registraron un declive en Uzbekistán. Asimismo en Brunei, Cuba, Egipto, Laos, Rusia, Sri Lanka y Turkmenistán. En cuanto al caso de Israel, firme aliado de los Estados Unidos en Oriente Próximo, la estricta política de cierre de fronteras con los territorios ocupados ha conducido con frecuencia a restringir la capacidad de los palestinos de llegar a sus lugares de culto y practicar libremente su religión a favor de una propuesta que contempla evidencias secretas o testimonios obtenidos bajo coerción, al final el Comité de Servicios Armados de la Cámara Alta ha aprobado por 15 votos contra 9 un modelo de enjuiciamientos que se encuentra en las antípodas de las peticiones de la Casa Blanca. Alternativa que, pese a las amenazas de veto presidencial, también extiende protecciones contra el tratamiento inhumano de presuntos terroristas en poder de Estados Unidos. Los opositores a los planes de la Casa Blanca- -entre los que destacan senadores republicanos respetados como John Warner, John McCain, y Lindsey Graham- -argumentan que los sugeridos juicios sin suficientes garantías ponen en peligro la reputación de Estados Unidos como un país respetuoso de derechos fundamentales, además de colocar en grave peligro de una vengativa reciprocidad contra militares y agentes de los servicios de inteligencia estadounidenses. con respecto a un esfuerzo gubernamental que sólo aspira a modernizar y aclarar las Convenciones de Ginebra, empezando por el artículo 3 que prohíbe el tratamiento inhumano de combatientes capturados. Ante este cúmulo de reproches, el presidente Bush argumentó ayer en un tono poco conciliador que el tiempo se acaba y que el Congreso debe actuar con rapidez y sabiduría para hacer frente a un enemigo que quiere atacarnos otra vez Molesto, el ocupante de la Casa Blanca también rechazó las advertencias sobre la pérdida de autoridad moral: Es inaceptable pensar que existe cualquier tipo de comparación entre el comportamiento de nuestro país y la acción de extremistas islámicos Pulso en el Senado Este trascendental pulso en el Senado norteamericano, que se trasladará la semana que viene a la Cámara de Representantes, resulta especialmente problemático para la estrategia electoral de los republicanos de cara a los comicios convocados para el 7 de noviembre, ya que siguen empeñados en presentarse como la alternativa política más firme, coherente y efectiva en cuestiones de seguridad nacional. El esfuerzo de los republicanos por crear un definitivo contraste con respecto a los demócratas parece, cuanto menos, malogrado ante las nulas perspectivas de un rápido acuerdo legislativo. Críticas de Colin Powell Como parte de la munición pesada utilizada en el Congreso, destaca una carta del ex secretario de Estado Colin Powell, que llega a calificar los planes de la Casa Blanca en Guantánamo como un peligroso intento de redefinir las Convenciones de Ginebra de 1949, con el riesgo de perder la base moral de nuestra lucha contra el terrorismo La Casa Blanca ha descrito el mensaje de Powell como confuso