Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional SÁBADO 16 9 2006 ABC Maragall, dolido con Zapatero, asume el coste personal y político del Estatuto Pese a sus discrepancias, asegura que hará lo posible para que Montilla sea presidente de la Generalitat b Maragall, que reconoce haber pecado de candidez y Montilla volvieron a poner ayer de manifiesto en público la frialdad que preside sus relaciones IVA ANGUERA DE SOJO BARCELONA. Nos propusimos tener una actitud beligerante para ser la punta de lanza de la España plural. En este punto, la sensación es agridulce De esta forma se expresaba ayer Pasqual Maragall en una de sus últimas comparecencias públicas como presidente de la Generalitat, destinada a hacer el balance político de los mil días de gobierno tripartito. Maragall se mostró orgulloso de los objetivos alcanzados, especialmente la reforma del Estatuto, pero no ocultó su resentimiento por el trato recibido desde el PSC y del Gobierno durante sus tres años al frente del ejecutivo catalán. Lamentó también que en el proceso de construcción de la España plural queda mucho camino por recorrer Aún así, el todavía presidente de la Generalitat no olvidó pedir el voto para José Montilla. Haré todo lo posible para que Montilla sea presidente de la Generalitat afirmó, porque estoy convencido de que es la mejor persona para seguir el proyecto del tripartito. En periodo electoral las cosas son blanco o negro argumentó para explicar su apoyo sin matices a Montilla pese a sus desencuentros. Maragall apuntó que el proyecto político iniciado hace tres años con el Pacto del Tinell está en los inicios y, convencido de que se ha demostrado que es un buen proyecto se declaró encantado de traspasarlo a una nueva generación consciente de que los nuevos acentos lo enriquecerán aunque esa nueva generación puede llegar a negar el pasado Una apreciación nada inocente después de que Montilla evitara saludarlo a su llegada al acto, al que asistió junto a la prácti- Maragall, ayer, en el Colegio de Arquitectos, donde hizo balance ca totalidad de los consejeros del gobierno actual. Maragall no obvió las dificultades con las que se ha topado estos años- -que atribuyó en gran medida a las tensiones por la reforma del Estatuto- -pero precisó que prefiero asumir el coste personal y político a seguir 20 años más de resignación Reconoció que pecó de candidez respecto a la reacción que provocarían INES BAUCELLS sus propuestas, pero consideró que Cataluña no tiene más alternativa que perseverar en el proyecto de la España plural y advirtió de que los gobernantes no pueden hacer de la incapacidad de cambio una virtud Y se felicitó, una vez más, porque hemos conseguido por primera vez el reconocimiento de la nación catalana por parte del Estado español