Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 SÁBADO 16 9 2006 ABC Nacional Los 160 asiáticos llegados a Tenerife desembarcan tras largas horas de indecisión del Gobierno Cinco africanos fueron detenidos, acusados de formar la tripulación del barco chatarra b El delegado del Gobierno en Canarias advierte de que en el litoral africano hay muchos buques ruinosos a la espera de ser utilizados por las mafias E. CALVO B. SAGASTUME LAS PALMAS SANTA CRUZ. Alojados en una carpa que se habilitó en el recinto de la autoridad portuaria de Tenerife, y con un futuro tan incierto como sus miradas. Así continuaban al cierre de esta edición los 160 inmigrantes- -en un primer momento se pensó que eran 216- -de origen asiático que, a bordo de un barco chatarra sorprendían el jueves por la noche a autoridades civiles, marítimas y militares de la isla. Es el tercero de estas características que llega a España desde agosto del año pasado. El mal estado de la embarcación que alcanzaba este jueves Tenerife- -sin nombre oficial, sólo mostraba una inscripción hecha a mano: Al Mari -y de algunos de sus ocupantes, justificó que finalmente les dejaran atracar en el puerto de Santa Cruz, la capital de la isla, después de escoltarlo desde la costa sur, donde fue avistado. En un principio, sin embargo, se pensó en dejarlo continuar su trayecto. Dieciocho de los indocumentados tuvieron que ser trasladados a un hospital en la madrugada del viernes por su mal estado físico, aunque ayer permanecía ingresado sólo uno de ellos. Tuvieron que pasar varias horas hasta que todos tocaron tierra. La razón, la vacilación inicial del Gobierno que reunió a varios de los responsables para buscar una salida urgente a la nueva crisis. El objetivo inmediato es repatriar a todos los que se pueda- -se está intentando constatar cuántos son paquistaníes, dado que con este país no existen problemas para las expulsiones- Cuesta creer que el barco, que descansa frente al mismo Cabildo Insular de Tenerife, haya servido para navegar desde África occidental, en una travesía de al menos una semana y con más de un centenar de paquistaníes a bordo que buscaban emigrar de manera clandestina y que posiblemente terminen su viaje, en contra de su voluntad, en el aeropuerto de sus respectivos países. Esta es la intención del Eje- cutivo central, que negociaba ayer las repatriaciones de los asiáticos. Una papeleta complicada a la que hay que sumar los sobresaltos de los últimos días a cuenta de los traslados de inmigrantes subsaharianos a Senegal. El pesquero en el que viajaban los inmigrantes asiáticos se encuentra en condiciones miserables y lo peor es que se estima que se trata sólo de uno de los tantos que permanecen abandonados en la costa africana y a los que se está dando nuevo uso en estos momentos. Somos concientes de que en el litoral africano hay un número de barcos en sus últimos años de vida útil que personas indecentes utilizan para el tráfico de seres humanos reconoció el delegado del Gobierno en Canarias, José Segura. Un grupo de paquistaníes antes de desembarcar te diagnóstico fue hecho in situ por los técnicos de Salvamento Marítimo. Antonio Padrón, capitán de la fuerza en Tenerife, señaló que el hecho de que carezca de bandera consolida la idea de que no esté registrado en ningún país y que sea un barco chatarra de esos tantos que están abandonados en la costa africana. No es apto para navegar. Rotundamente afirmó. A pesar de ello pudo recorrer quizás miles de kilómetros, primero bordeando la costa africana y después en dirección a Canarias. Su tripulación estaba compuesta, según parece, por los cinco africanos que quedaron detenidos por la Guardia Civil. Uno de ellos era su capitán. Todos fueron trasladados a las dependencias del Instituto Armado para declarar. El resto del pasaje tenía rasgos propios del sur de Asia y podrían ser parte de los contingentes que cruzan de Este a Oeste, caminando el continente Abandono La embarcación ofrecía señales de abandono por donde se mirase: óxido en todas las partes metálicas- -muchas de ellas remiendos sujetados al casco con remaches- sin rueda de timón ni medios de fondeo, sin equipo de comunicación ni sistema eléctrico, y en condiciones higiénicas deplorables, por carecer de agua corriente. Es- La leyenda de los barcos nodriza La pregunta es inevitable. Primero, pateras, después cayucos, en medio algún pesquero o barco chatarra como el Al mari cargado de paquistaníes. ¿Y barcos nodriza? La vicepresidenta De la Vega tras la oleada de cayucos de mayo no descartó que pudieran existir y acercaran barcazas a las costas canarias. Hasta la fecha no ha sido así, al menos no se ha podido comprobar. Fuentes de la Guardia Civil se muestran rotundos: A Canarias no están acercándose barcos nodriza ni creemos que los haya en Mauritania o Senegal; lo que sí se hace en esas aguas es un trasvase de inmigrantes a cayucos mente conectada a la realidad. Sí, existen ese tipo de embarcaciones que acercan a centenares de clandestinos a Grecia o Italia, pero no los transportan en pateras sino en lanchas neumáticas, mucho más fáciles de camuflar. Con todo el pesquero ruinoso que espera atracado en Tenerife es la tercera embarcación que llega a las costas españolas con un importante grupo de inmigrantes asiáticos desde agosto del año pasado. El 5 de agosto de 2005 fue interceptado en el estrecho de Gibraltar otro pesquero con 135 inmigrantes indios y paquistaníes y el pasado 7 de junio remolcaron otro a Cádiz con 216 asiáticos a bordo. Barco en el que llegaron los asiáticos a Tenerife más grandes alejándose de las costas vigiladas Estas afirmaciones se fundamentan en que de navegar esos barcos leyenda con cayucos en sus cubiertas serían detectados desde el aire. Las pateras, pero so- AP bre todo las embarcaciones de pesca de Mauritania y Senegal con más envergadura- -señalan estas fuentes- -se ven desde el aire y los helicópteros los habrían detectado alguna vez La leyenda está clara-