Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 15 9 2006 95 Deportes El debut en la temporada 04- 05 El Real Madrid invirtió 57 millones de euros para reforzar, sobre todo, la zona defensiva. Samuel costó 25 millones y Woodgate, 20. Owen (12) fue el único fichaje ofensivo. Gravesen (3,5) llegó en diciembre. Vinokourov sentencia la Vuelta en La Pandera, donde alejó a Valverde otros 44 segundos para dejarle a 53 El debut en la temporada 05- 06 Luxemburgo contó con cinco refuerzos y el club invirtió 90 millones en la contratación de Sergio Ramos (27) Robinho (24) Baptista (20) Diogo (11) y Pablo García (8) En diciembre llegaron Cicinho (8) y Cassano (5) El debut en la temporada 06- 07 Ramón Calderón, el nuevo presidente blanco, ha sido generoso en su debut y se ha gastado 64 millones en Mahamadou Diarra (26) Van Nistelrooy (15) Emerson (15) y Cannavaro (8) BAYER LEVERKUSEN REAL MADRID 3 0 OLYMPIQUE LYON REAL MADRID 3 0 OLYMPIQUE LYON REAL MADRID Real Madrid Íker Casillas; Cicinho, Cannavaro, Sergio Ramos, Roberto Carlos; Beckham (Guti, m. 54) Emerson, Diarra, Raúl (Robinho, m, 69) Cassano (Reyes, m. 46) y Van Nisltelrooy. Entrenador Fabio Capello. 2 0 Real Madrid Íker Casillas; Míchel Salgado, Pavón, Samuel, Roberto Carlos; Figo (Celades, m. 57) Beckham, Helguera, Zidane (Morientes, 46) Raúl y Ronaldo (Solari, m. 57) Entrenador José Antonio Camacho. Real Madrid Íker Casillas; Míchel Salgado, Iván Helguera, Sergio Ramos, Roberto Carlos; Beckham, Thomas Gravesen (Guti, m. 60) Pablo García, Baptista; Raúl y Robinho. Entrenador Vanderlei Luxemburgo. La Champions abre las primeras grietas en la casa blanca El Lyon destapa las carencias del proyecto de Fabio Capello, mientras cunde el desánimo en los jugadores señalados por el técnico JULIÁN ÁVILA MADRID. Fabio Capello pidió cincuenta días para enderezar el rumbo de un Real Madrid que acumula tres temporadas de travesía por el desierto. Pues bien, ya ha consumido veinte y el equipo continúa atrapado en la espiral de la mediocridad y del derrotismo. El termómetro de la Liga de Campeones y el repaso del Olympique de Lyon han venido a confirmar, como ya sucediese con Camacho y Luxemburgo en el banquillo, que el Real Madrid sigue con fiebre. Y quizás, alta. En el primer envite serio el equipo quedó maltrecho y la contundente derrota reabre el debate de las dudas. De nuevo la palabra crisis vuelve a sobrevolar de manera tímida sobre la zona noble de la casa blanca cuando no se ha consumido un mes de competición. Y todos miran hacia Valdebebas, donde el entrenador y los jugadores han dejado al aire las primeras fisuras. En el vestuario de Lyon, con las pulsaciones en cotas altas, Fabio Capello, cual centurión, tiró del látigo dialéctico para repartir azotes a raíz de un comentario de un jugador para justificar una acción del encuentro. El aguijonazo fue interpretado por un sector de la plantilla como una salida de tono innecesaria, porque todos tenían parte de culpa en la derrota. Fabio ha impuesto un estilo y unas normas que no casan excesivamente con los privilegios del vestuario. Es más, un grupo de jugadores tacha al técnico de dividir con su política a la hora de confeccionar la plantilla. Sus flirteos se han encargado de dinamitar la confianza en varios futbolistas. En la pretemporada, a Cicinho le des- cartó para jugar de lateral porque no defiende y en Lyon le entregó el papelón a Míchel le amagó con fichar un central para que Sergio Ramos jugase de lateral; a Pavón sólo le lleva convocado para que conozca los palcos de los campos; a Helguera, de acuerdo con el club, lo ha defenestrado; Robinho y Guti siguen con el cartel de suplente pese a que el equipo no da buenas señales... También ha puesto a los pies de los caballos a Casillas. El club filtró la idea del técnico de buscar una alternativa en la portería- tengo dos buenos porteros. Hay que probar a los dos dijo a ABC- Y vigila de cerca a Ronaldo entre bastidores. No ha llegado el otoño y ya hay grietas en la casa blanca. Ronaldo volvió ayer a entrenarse con el grupo y en 10 días podría estar listo CHEMA DIAZ CORRER MÁS, PERO JUGAR ALGO ENRIQUE ORTEGO uentan las paredes del templo maldito de Gerland que Capello llegó medianamente calmado al vestuario, se sentó y de repente se puso a gritar como se exige de su carácter y del ridículo ofrecido. Medio en italiano, medio en español. Como no es la primera vez que grita falta saber si sus jugadores llegaron a entender que no era una regañina como las demás, que era la primera gran bronca. Tenemos que correr C más, correr... Si queremos tocar, tenemos que correr. No se puede jugar andando y con el tiki- taka señores, no puede ser Más o menos, porque el cemento y su tono de cabreo no permitía escucharle con nitidez. Tiene razón Capello, los suyos tienen que correr más, pero tan importante (o más) que corran ellos es que les corra el balón. Que jueguen algo, a algo, aunque sea un poco. Si este equipo en fase de rehabilitación, como los edificios en ruinas, tuviera algo de fútbol en sus botas y, sobre todo, en su cabeza podría haber reaccionado ante el fallo de Cannavaro en el primer gol, o incluso, haber lavado su imagen después, aunque hubiera perdido el partido. Caer ante el Lyon hoy no es una catástrofe. La hecatombe es perder de esa insoportable manera. Dentro de que Cannavaro pareciera un primo suyo de Nápoles, que el equipo no rematase a puerta, que Raúl y Cassano ya estén en la mirilla del técnico y que Ronaldo sea un poco más añorado, lo verdaderamente preocupante es que Capello pueda seguir insistiendo en poner juntos a Diarra y Emerson. Por lo visto, juntos no deberían ir ni a tomarse una caña. Aún es peor lo del brasileño que lo del malí. Al margen de su bajo estado de forma, se pasa el partido mirando al banquillo, gesticulando como explicándole a Capello que nadie le entiende. Vamos, mejor actor que futbolista.