Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 15 9 2006 Cultura 59 MAÑANA, EN ABCD LAS ARTES Y LAS LETRAS Nueva novela Cosmopolitas Entrevista www. abc. es abcd Contemporáneos Las series de televisión forman parte ya del imaginario cotidiano, pero no como mero entretenimiento sino como un poderoso fenómeno cultural de proyección extraordinaria en las nuevas estéticas de la creación audiovisual L. M. Díez: El 11- M fue la desolación absoluta Con el trasfondo de la tragedia del 11- M, Luis Mateo Díez ha creado una intensa y emocionante fábula sobre el sufrimiento. En esta entrevista desvela las claves de La piedra en el corazón Creadores españoles con domicilio en Berlín Mientras de puertas para dentro sigue el debate sobre quién debe exponen en el Reina Sofía, muchos artistas españoles hacen su carrera en Berlín, capital del arte de hoy, al margen de dimes y diretes Luppi: Uno no es siempre un lector sagaz de guiones El gran actor argentino Federico Luppi está a punto de estrenar dos nuevas películas tan dispares como La distancia de Iñaki Dorronsoro, y El laberinto del fauno de Guillermo del Toro Festival de Alicante, un encuentro de luz y comunicación El próximo miércoles comienza la vigésimo segunda edición del Festival de Alicante, una cita impresndible que sigue firme en su vocación de difundir la creación musical de nuestros días Mateo Díez narra la fragilidad humana en el trágico escenario de los trenes de marzo La desgracia es un conducto relativizador de nuestra prepotencia dice b La piedra en el corazón su nueva La desgracia: El dolor, el sufrimiento... son avatares incardinados a nuestra vida. La desgracia es un conducto relativizador, tal vez, de la prepotencia de nuestra condición. Es un elemento moral, sustancial en nuestra fragilidad. Creo que los seres humanos somos unos bichos extremadamente frágiles y extremadamente complejos. A veces luchamos por ser, además de complejos, complicados, lo cual es una cosa penosa. En esa dialéctica entre la fragilidad y la complejidad nos jugamos una parte sustancial de nuestra presencia en el mundo y de nuestro destino La maldad: Los seres humanos tenemos una capacidad desbordada para adornar nuestra existencia con todo tipo de invenciones, ahora últimamente tecnológicas, y esa carrera del progreso que tanto separa las sociedades del bienestar de otras sociedades no aporta mucho para paliar nuestra fragilidad. De vez en cuando hay un suceso en el que todo explota, todo retienta, fluye esa parte terrible que hay en eso que llamamos la maldad, tan cercana a cosas que debieran ser extremadamente contradictorias. O sea, que la maldad provenga del fanatismo, del sentido de lo que es la patria, del sentido de lo que es una identidad, de la reivindicación de ser algo, cuando no somos prácticamente nada, ni de ningún sitio ni de ningún lado... Debiéramos ser en ese sentido mucho más descreídos El engaño: La impostura conlleva cierta capacidad engañosa. Los seres humanos necesitamos salvaguardarnos mostrando a veces una cara distinta de lo que somos: un poco impostores. Un impostor moral que trafica con eso es un ser abyecto. Uno de los bienes que tiene el ser humano son sus secretos y ahí hay que ser extremadamente cuidadosos. Da pena vivir en una sociedad en la que asuntos que se relacionan con la intimidad y el secreto de cada cual salen por ahí en programas de medio pelo de televisión, donde la gente vende cosas abominables. La sociedad genera cosas sucias también. La sociedad genera mierda... obra, es una gran historia de amor: de unos padres por su hija, del amor perdido de una hija por sus padres y del amor destruido de una pareja... ANTONIO ASTORGA MADRID. Luis Mateo Díez teje las emociones y conmociones del 11- M, día de la infamia, en la piel de una ciudad convulsa y en el corazón de unas almas confundidas, que sufren. La piedra en el corazón (Galaxia Gutenberg- Círculo de Lectores) es un relato muy comprometido: Con mi propia consciencia de adolescente enfermo, con la cercanía de lo que se ve, vive, percibe, aunque no es una obra autobiográfica confiesa el autor. Es la historia de Nima, una niña enferma. Su padre la busca en la noche gris en medio de encuentros y desencuentros que van desvelando el paisaje de una enfermedad del trastorno que se mantiene en el secreto de los dos. La autodestrucción personal de una niña que se está perdiendo en el día de infamia. Un secreto indescifrable anida en el corazón pétreo de Nima. Luis Mateo Díez talla una magistral indagación en la intimidad de los corazones y almas que padecen. Con su bisturí abre la mente y el espíritu para otear la hondura interior. El 11- M fue el día del asesinato y de la ignominia, pero si no, hubiera sido un día más, y de esos días está hecha la vida. Ese Madrid que sale de esa noche es como una de mis ciudades de sombra podría ser perfectamente Ordial, Borela, Doza, Armenta... Ese día nos cambió la vida. Todos íbamos en los trenes explica el novelista. La mirada de Nima tiene el vidrio de Luis Mateo Díez las pastillas, esa humedad que trasluce un brillo de lejanía y ausencia parecido al de las tardes lluviosas que se reflejan en los cristales de las ventanas. Luis Mateo Díez labra en su piedra Rosetta literaria los elementos cruciales de nuestra condición humana: GONZALO CRUZ Un impostor moral es un ser abyecto. La sociedad genera cosas sucias también. Genera mierda