Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 15 9 2006 Sociedad 53 MURCIA, ATRAPADA POR LA SEQUÍA El nivel freático bajo la ciudad de Murcia está descendiendo a causa de la sequía. Sin aportaciones de lluvia y extrayendo agua del subsuelo, las autoridades se mantienen alerta y monitorizan los terrenos sobre los que se asienta la ciudad Los pozos de sequía amenazan los edificios de Murcia TEXTO: ARACELI ACOSTA FOTOS: JAIME GARCÍA MURCIA. Este pozo ya está terminado, sólo falta la instalación para conectarlo a la acequia Quien habla es el responsable de la obra de uno de los pozos de emergencia que la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) ha mandado abrir ante la escasez extrema de agua, que no sólo ha condenado ya al regadío, sino que ahora amenaza con afectar al abastecimiento. Tras sólo ocho o diez días de trabajo el agua ha sido localizada en esta zona cerca de Monteagudo a la espera de llegar a sus destinatarios. Pero no es el único. Desde el 30 de septiembre del año pasado se han hecho más de 40 nuevos sondeos, la mayoría a lo largo del cauce del río Segura, según confirmó el jefe de área de Gestión del Dominio Público Hidráulico de la Confederación Hidrográfica del Segura, Gonzalo Aragón, que junto a la explotación por parte de este organismo de cuenca de sondeos cedidos por particulares, ha aportado en torno a 40 hectómetros cúbicos. Pero no han sido suficientes, y desde la confederación esperan continuar la explotación de más pozos en los próximos meses para conseguir una cantidad similar de agua, que en mayor medida irá destinada al regadío aunque también a crear una reserva de abastecimiento. Este agua procede del acuífero de la Vega Baja del Segura, una enorme masa de agua subterránea, la más profunda del sistema, con una reserva estimada en unos 1.000 hectómetros cúbicos, explica Aragón. Construcción de un pozo en la localidad murciana de Monteagudo Edificios dañados debido a pozos subterráneos en la propia ciudad de Murcia te momento añade- -no creemos estar en situación de riesgo, pero hay que permanecer prevenidos porque la sequía es extrema, la cuenca tiene menos aportaciones que nunca, no hay agua del Tajo, no llueve y, por tanto, el nivel freático podría bajar más de lo normal se ese nivel, aunque es seguro que está bajando si bien finalmente aventura que ahora podría estar en 11 metros Fue el primer caso importante de subsidencia registrado en España debido a un prolongado periodo de sequía, comparable a otros ocurridos en México, Estados Unidos y Japón, y causó daños y problemas en edificios, urbanizaciones, instalaciones y obras públicas. Sondeos con problemas Para evitar que se produzcan efectos indeseados, como los producidos en la gran sequía de mediados de los 90 que provocó movimientos en el terreno poniendo en peligro las edificaciones de la ciudad de Murcia, Gonzalo Aragón explica que los primeros 100 metros del sondeo se están impermeabilizando y el agua se está extrayendo a más de 200 metros, incluso 300. Hasta ahora no estamos observando ningún efecto negativo afirma, si bien luego reconoce que en algún sondeo hemos detectado problemas y lo hemos sustituido Toda precaución es poca, y desde la Dirección General de Vivienda, Arquitectura y Urbanismo, junto al Ayuntamiento de Murcia, preocupado por un problema del que aún quedan huellas visibles en la ciudad, se está llevando a La separación entre dos edificios vecinos varía casi un metro desde la planta baja al ático abriéndose en canal como si siguieran caminos diferentes No creemos estar en situación de riesgo, pero hay que permanecer prevenidos porque la sequía es extrema cabo un estudio para medir el comportamiento del nivel freático a través de unos piezómetros a 20 metros de profundidad, conectados a un ordenador, instalados en cinco zonas de la ciudad afectadas en la anterior sequía explica Manuel Alfonso Guerrero, director general de Vivienda de Murcia. En es- Infiltración de la lluvia Además, aparte de la disminución de la alimentación de agua al terreno por infiltración de la lluvia, se registra otra consecuencia por el descenso de los riegos debido a esa menor disponibilidad de recursos. Es una pescadilla que se muerde la cola explica Emilio Meseguer, jefe de Gestión de Calidad en la Edificación, y además, a la desecación provocada por la prolongada sequía se suma la evaporación del terreno, con la consiguiente disminución de humedad. Meseguer apunta que lo que ocurrió en la sequía de principios de los años 90 es que el nivel freático descendió hasta los 15 metros (enero 95) cuando en 1975 estaba en seis. Ahora no conoce la cifra exacta en que podría situar- Grietas y arreglos Nos acompaña, tras cruzar el moribundo río Segura, a ver una de las viviendas que aún muestran los signos de la anterior sequía. Las grietas ya han sido arregladas, pero la separación entre dos edificios vecinos varía casi un metro desde la planta baja al ático abriéndose en canal como si siguieran caminos diferentes. A sólo unos cientos de metros, en la otra margen del río, uno de los pozos de emergencia construidos hace escasas semanas ya extrae agua del subsuelo. Imágenes que sirven de recordatorio de lo que ocurrió y no debiera volverse a repetir.