Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 JUEVES 14 9 2006 ABC Cultura y espectáculos Estupor e indignación ante el proyecto de convertir el CARS en un museo del cubismo Galeristas, historiadores y políticos disienten mayoritariamente de un plan que creían obsoleto y critica la eliminación del arte contemporáneo en el CARS. Lo que el museo debe hacer es parecerse a los grandes centros del mundo JESÚS GARCÍA CALERO MADRID. Indignación, incredulidad, estupor, todas estas palabras se amoldan, salvo excepciones, a las reacciones que ha causado el anuncio de la ministra de Cultura, Carmen Calvo, de que piensa especializar el museo Reina Sofía en arte cubista y del siglo XX, y su intención de dejarlo como museo histórico al margen del arte contemporáneo actual. Para empezar, aunque los profesionales, historiadores y galeristas suman opiniones muy críticas, las declaraciones de Carmen Calvo han removido también la arena política. Fuentes del PSOE mostraban su sorpresa ayer ante unos planes que les pillan con el paso cambiado. En el PP, su responsable de Cultura, Beatriz Rodríguez Salmones tenía duras palabras para la ministra: Su frivolidad ya no es sólo la incontinencia verbal que conocemos, también es ya un escándalo que daría risa sino fuera tan peligroso. No entiende la diputada popular que Cultura se comprometa a retirar el proyecto museológico que levantó ampollas en el mundo del arte hace apenas un año y ahora, por encima del Patronato, sin contar con el Parlamento tenga la ocurrencia de hacer un museo cubista y transformar la presencia del arte contemporáneo. Lo que el museo debe hacer es parecerse a los grandes centros del mundo según Rodríguez Salmones. ¿Quién es ella para elegir el cubismo e intervenir así en la vida de la institución? Los museos decimonónicos puramente de custodia no existen, no los demanda la sociedad del siglo XXI b El PP no comparte la idea el Patronato y ella no ha hecho nada que no se hiciera antes Muchos galeristas se sienten engañados porque la directora del CARS les prometió que aquel proyecto museológico se había retirado, y ahora la ministra vuelve a la carga con las mismas ideas. Helga de Alvear afirma que el arte debería estar por encima de la política, pero la ministra lo primero que hace es echar las culpas a los anteriores. Qué facil es exponer picassos para los turistas y tener muchos museos iguales, históricos; eso sí, sin historiadores en el Patronato, que son los que saben. Pero ocurre la misma historia siempre que cambia el Gobierno La galerista añade, con sentimiento de frustración: ¡Que hagan lo que quieran y que nos dejen en paz, dentro de seis meses dirán otra cosa, si no son capaces de poner historiadores competentes como Todolí o Borja- Villel es mejor que alejen el museo del arte contemporáneo! Más moderada, Elvira González, prefiere guardar las críticas para cuando lleguen los hechos. No me molesta que el museo sea histórico y se centre en el siglo XX, pero no creo que saquen de él todo lo contemporáneo, o si lo hacen tal vez deban crear un centro de arte en otro lugar. Los museos deberían apartarse de la política afirma. A José Martínez Calvo, de Espacio Carmen Calvo, ministra de Cultura Mínimo, le parece disparatado, una frivolidad que desprecie a las galerías, como si quisieramos aprovecharnos de la existencia del museo, en lugar de ayudarnos, por ejemplo, a conseguir un IVA cultural, como sí está haciendo con la música o los libros Por su parte, Pepe Cobo señala que hay que felicitarse porque este Ministerio de Cultura está dando muestras de escuchar a nuestro sector como nunca antes hemos visto y declina entrar en la polémica desatada por Carmen Calvo. En el capítulo de historiadores merecen un lugar destacado los ex directores del Reina Sofía. Tomás Llorens se felicita por la decisión de Carmen Calvo- es lo que yo querría haber hecho, pero me faltó valor -y cree que hacer un museo histórico es acertado, pero no centrado en el cubismo: eso me parece inadecuado Lo que sí critica es que no se deje lugar a los historiadores en el nuevo Patronato. José Guirao se muestra contrario al plan museológico porque no era tal, sino un documento de ideas previas No critica la posición de la ministra directamente, sino el criterio de ese plan que no puede hurtar el Reina Sofía al debate contemporáneo, eso ya no lo hace ni el Prado, con que el CARS LA CULPA ES TUYA FERNANDO CASTRO FLÓREZ C En el disparadero Visiblemente indignada, la diputada afirma que el acuerdo parlamentario sobre el CARS existe a pesar de las dificultades debidas a su incontinencia verbal, que lo pone siempre en el disparadero Salmones rechazó las acusaciones al Gobierno anterior, al que la ministra culpa de todos los males del CARS: Entonces tuvimos un trato exquisito con el PSOE para integrarlo en ulpa, deuda y mala conciencia tienen, según Nietzsche, mucho que ver en la constitución de la moral occidental. Lo cierto es que nadie quiere asumir la culpa, siempre es de otros, esto es, resbala o pasa de largo, incluso podríamos decir que lo más sencillo es proyectarla sobre los enemigos, unos malvados que estaban antes y, además, lo hacían todo peor. Carmen Calvo, que, como el comentarista Andrés Montes, está muy contenta de haberse conocido a ella misma, suelta uno de sus mítines espontáneos para poner bien claro que las goteras del Reina Sofía, el infame estado de la colección, la enigmática desaparición de la escultura de Se- rra y todo lo demás es culpa del PP. Cuando se pone en plan autocrítica la única mancha que ve en su expediente de ministra parlanchina es que los de su Departamento (otra vez la culpa es de los otros aunque, en cierto sentido, sean de los nuestros no han sabido hacer pedagogía junto a una agenda a punto de reventar de tantos estrenos, inauguraciones y convites varios. No hay nada mal hecho, lo que pasa es que el personal no se entera. Calvo saca la cartilla de palotes y pone deberes a todos los parvularios: mira tú que tienes un museo autonómico dedícate a la experimentación, tú que acabas de inaugurar un ovni cultural que hace lo mismo que otro que aparcó en Calatayud monta un seminario sobre la alianza de civilizaciones, vosotros os vais a ocupar, porque a mí que tengo mucho criterio se me ha ocurrido, de gestionar el patatal contemporáneo porque, de verdad, el Museo Nacional está para cosas más serias. Coloca luego el remate de la declaración que escapa a toda polémica: El Reina Sofía se dedicará al cubismo El regocijo es inmenso en toda la nación de naciones, los comisarios de arte autonómicos y los galeristas protestones se calman por fin al contemplar un futuro perfectamente cubicado. El carácter obtuso de mi mente había impedido que percibiera las virtudes sanadoras de las vanguardias de comienzos del siglo veinte cien años después. Por fin se va a emplear el dinero en compras de primera Basta de saldillos, chorradas y cosas que se acumulan en el sótano y luego están para el arrastre. El Museo se ha vuelto, por fin, impermeable y Carmen Calvo nos libera de todos aquellos culpables que casi nos llevan al naufragio total. La culpa, gracias por recordarlo, era de todos ellos.