Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 14 9 2006 Sociedad 57 Gibraltar fue el último refugio de los neandertales antes de extinguirse Sobrevivieron allí miles de años después de desaparecer en el resto de Europa competencia contra los Homo sapiens provocó la huida hacia el sur en busca de mejor clima y alimentos más asequibles DANIEL MEDIAVILLA MADRID. Durante casi doscientos mil años los Hombres de Neandertal habían ocupado una extensa región que se extendía desde Irán hasta Finisterre. Elaboraban herramientas con las que hacer su vida más fácil, enterraban a sus muertos conforme a un ritual, y su cerebro era más grande incluso que el de los humanos actuales. Ninguna de estas virtudes iban a salvarles cuando el frío y un nuevo tipo de hombre apareciese en el que hasta entonces era su continente. La última glaciación, que comenzó hace 80.000 años, dificultó el acceso a los alimentos y materias primas necesarias para la supervivencia, y la llegada del Homo sapiens hace 45.000 años- -con una inteligencia que le permitía adaptarse mejor al frío y sus retos- obligó a los neandertales a abandonar las latitudes más septentrionales donde habitaban en busca de lugares más cálidos, donde la vida fuese más fácil. Zonas como Croacia, Crimea, junto al Mar Negro, y la Península Ibérica se convirtieron en áreas donde los neandertales, como ahora hacen muchos turistas europeos, fueron en busca de un clima benigno y una vida menos dura. Después de quince años analizando los restos de herramientas de tipo musteriense, asociadas a la cultura neandertal, halladas en la cueva Gorham, en Gibraltar, un grupo internacional de científicos- -españoles en su mayob La presión del frío, y la ría- -creen que han hallado el que pudo ser el último refugio de estos extintos parientes nuestros. En esta cueva hubo neandertales hasta hace 24.000 años y, por lo tanto, estos restos serían los más recientes de esta especie explicó a ABC Francisco Giles Pacheco, director del Museo Arqueológico de El Puerto de Santa María y uno de los directores del proyecto. Según las dataciones de otros yacimientos, en el resto de Europa habrían desaparecido 10.000 años antes Hasta ahora se creía que la aparición de los humanos modernos supuso el fin de los neandertales en un breve periodo de tiempo, pero el hallazgo de Gibraltar- -donde en 1848 aparecieron los primeros restos de Neandertal- -muestra que éstos permanecieron en su retiro de la Costa del Sol miles de años después de la llegada de los humanos modernos a europa. Los neandertales que ocuparon la caverna Gorham tenían acceso- -según explica el estudio- -a gran variedad de Relación entre las dos especies Los resultados del estudio se publican esta semana en la revista Nature y aportan información valiosa sobre uno de los temas más apasionantes de la paleoantropología europea: cuál fue la relación entre los Hombres de Neandertal y los de Cromagnon. En 1848, aparecieron por primera vez en Gibraltar restos de Homo neanderthalensis plantas y vertebrados en las llanuras, bosques, pantanos y áreas costeras que rodean el paraje. Esa diversidad ecológica facilitó su supervivencia. La escasez de yacimientos con restos de sapiens en el sur de la Península, donde los neandertales sobrevivieron más tiempo de lo que se pensaba, dan peso a la idea de un escaso contacto entre las dos especies. En su último reducto, mientras los sapiens se apropiaban de la Europa que les había tocado en herencia, los Hombres de Neandertal continuaron empleando su anticuada tecnología musteriense. Al contrario que en otras regiones del norte de España, en el sur no se han encontrado herramientas que muestren la influencia de la superior técnica de los sapiens Este dato es coherente con los estudios que muestran escasa o nula aportación neandertal a los genes humanos. Los datos arqueológicos no sustentan la hipótesis de una convivencia entre las dos especies, aunque pudo existir dijo Giles. Hace 24.000 años, acorralados en Gibraltar y presionados por el frío, los humanos y sus propias limitaciones, los Hombres de Neandertal se despedían de una Europa que habían poblado durante doscientos mil años. Presencia de neandertales en Europa Zona habitada por el Hombre de Neandertal: Hasta hace más de 35.000 años Hasta hace más de 30.000 años Hasta hace menos de 30.000 años Cráneo de Hombre de Neandertal Cráneo de humano actual Infografía ABC MADRID. El gen p 53 se ha convertido en la estrella de la investigación en la lucha contra el cáncer. Desde hace años se sabe que este gen es una especie de vigilante del material genético de las células, con una misión clara: reparar los posibles daños que se produzcan en las células. Cuando muta no cumple con su función, los errores se acumulan en las células y se dividen sin control. El resultado final de esta alteración es el desarrollo de un tumor. Se estima que más de la mitad de todos los cánceres surgen cuando, de alguna manera, logran anular al p 53, el defensor anticanceroso más potente del organismo. Por eso, una de las estrategias en la lucha contra el cáncer se basa en estimular este gen para luchar contra el tumor. Hoy dos grupos de investigación, del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) de España y de la Universidad de California (EE. UU. publican dos estudios en la revista Nature donde explican cuál es la Científicos españoles demuestran que el gen p 53, el defensor natural contra el cáncer más potente, tiene como principal misión vigilar los oncogenes. El hallazgo abre la puerta al desarrollo de nuevos fármacos más eficaces El guardián y el policía del cáncer TEXTO: N. RAMÍREZ DE CASTRO verdadera función del gen p 53 y cómo se puede estimular para combatir con más eficacia el cáncer. Ambos grupos llegan a la misma conclusión: su misión clave no es detectar los errores en el material genético, como se pensaba, sino activarse ante la presencia de oncogenes (genes alterados capaces de causar cáncer) De modo, que el gen p 53 no sólo es un guardián y protector del genoma, sino un policía atento a la aparición de oncogenes. El Grupo de Supresión Tumoral del CNIO, que dirige Manuel Serrano, había publicado hace ocho años otra investigación en la misma revista cientí- fica donde ya anticipaba esta doble función del gen. Ahora con estos dos nuevos trabajos se confirma que esta última es además la más importante. Para demostrarlo, tanto el equipo español como el estadounidense, generaron unos ratones modificados genéticamente para medir la actividad del p 53 y su capacidad protectora frente al cáncer. Emplearon dos estrategias experimentales distintas con las que llegaron a la misma conclusión. El hallazgo impondrá una nueva forma de atacar el cáncer, basadas en fármacos que tengan esa proteína en la diana. Esperamos que se refuerce el desarrollo de compuestos que estimulen el p 53, a través de la actividad de los oncogenes. Algunos de estos compuestos ya se conocen y nosotros los estamos ensayando en ratones Confío en que con las nuevas investigaciones ayuden a las farmacéuticas a dar el paso y los prueben en ensayos clínicos explicó ayer Serrano.