Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 14 9 2006 37 Una de cada tres viviendas que se levantan en la región este año es de protección oficial Los ecuatorianos protegen a la Virgen del Cisne en un bar al no poderla colocar en su parroquia Droga y marginación: los principales problemas del barrio Los vecinos dicen que en la zona llueve sobre mojado. Llevan años soportando la misma situación: las plazas del barrio se han convertido en focos de la droga y la marginación. Por este motivo han solicitado al Ayuntamiento la retirada del mobiliario urbano. Por el día, la imagen más habitual es ver a indigentes esperando a que el Refugio, un centro de acogida, reparta las comidas. Los vecinos afirman que las peleas son continuas. Por la noche, y especialmente los fines de semana, el botellón de la plaza de San Ildefonso congrega a numerosos camellos dispuestos a hacer su agosto. La mezcla de droga y alcohol casi siempre acaba mal. se han multiplicado: son las víctimas ideales para quienes necesitan conseguir dinero para su dosis diaria. Yo ya no me atrevo ni a usar los cajeros, voy con mis hijas al banco o pago con tarjeta dice Silvia Pérez. Los carteles recordando a los vecinos la caceroladas nocturnas son habituales en los establecimientos de la zona En la calle de la Corredera de San Pablo están indignados. Ven, sin poder hacer nada, como su barrio cae en el mayor abandono. En sus calles, la droga, la indigencia, la prostitución... son el pan nuestro de cada día Miedo y pena Susana Perrote, otra residente de la zona, vive sola y confiesa sentir una mezcla de miedo y pena. Es una lástima porque otros barrios del centro, como Chueca, se ha rehabilitado y está de lujo. En cambio, éste... No puedes andar por las calles y si vuelves tarde, tienes que coger taxi o que te acompañen Aunque los portales tampoco son un lugar seguro para los vecinos. En cada número de la calle un cartel advierte a los residentes: cada vez que entren o salgan de asegúrense de que la puerta quede cerrada Los descansillos se han convertido en urinarios públicos y el olor es insoportable. El pudor se ha perdido por completo, se cuelan y, sin ningún reparo, se bajan los pantalones y punto. El olor es insoportable y no puedes hacer nada. Yo he bajado con mis hijos, les he dicho cortaos un poco y me han respondido que si me molesta, mire para otro lado afirma Teresa Rodríguez, madre de dos niños pequeños. Las calles tampoco se libran del hedor. Cualquier esquina es buena para realizar las necesidades. Los vecinos de Centro denuncian la insoportable inseguridad TEXTO: M. SÁNCHEZ PACHECO FOTO: JULIÁN DE DOMINGO MADRID. Drogas, prostitución, indigencia, abandono de las calles, botellón... Los vecinos de la zona de la Corredera Baja de San Pablo, en pleno centro de la capital, están hartos de soportar una situación que califican de insoportable y que se ha agravado en los dos últimos meses: el problema de la Plaza de la Luna se ha trasladado apenas unos metros. Ya no aguantan más. Cada noche, más de un centenar de personas se concentran, cacerola en mano, en la cita- da calle para hacer ruido- -y lo seguirán haciendo hasta que alguien escuche sus quejas- Inseguridad total La inseguridad es total. Los camellos campan a sus anchas y nadie hace nada. El otro día tiraron a un policía de la moto, después de insultarlo y escupirle. Pero claro, como tienen órdenes de amagar y no dar... dice Margarita Duarte, una comerciante que ha visto de todo. Muchos días ha tenido que vér- selas con heroinómanos apostados en la puerta para poder abrir su establecimiento. Los ves a plena luz del día, por la noche, a cualquier hora. Hasta ancianos te encuentras por las calles trapicheando con drogas. Y el 99 por ciento son inmigrantes. Yo no soy racista, pero es la realidad dice Francisca Rubio, una señora de 72 años, vecina de toda la vida del barrio, que ha sido atracada varias veces. Los asaltos a las personas mayores