Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional LA CRISIS DE LOS CAYUCOS JUEVES 14 9 2006 ABC El presidente de Senegal suspende a última hora la llegada de repatriados desde Canarias Anoche iban a partir hacia Dakar dos aviones, como se pactó el martes b Las autoridades senegalesas exigieron hace dos días que sus compatriotas fueran trasladado desde España en condiciones dignas y respetando sus derechos LUIS DE VEGA ERENA CALVO DAKAR LAS PALMAS. Senegal suspendió anoche, a última hora, los vuelos de repatriación de sus ciudadanos que estaba previsto que aterrizaran en Dakar a primeras horas de la madrugada española. Fuentes diplomáticas españolas confirmaron a ABC que el motivo fue la negativa del presidente Abdoulaye Wade en persona a aceptar a sus compatriotas e informaron de la posibilidad de que en próximos días se organicen vuelos de repatriación a otras ciudades senegalesas, como San Luis. El anuncio de los vuelos de repatriación se efectuó a raíz de la reunión que mantuvieron en la capital senegalesa el martes el secretario de Estado de Exteriores, Bernardino León, y el propio presidente Wade. Las repatriaciones a Senegal son en los últimos meses el asunto más espinoso al que se está enfrentando la diplomacia española después de que un primer viaje acabara en polémica con la negativa de Dakar a seguir aceptando el regreso de sus ciudadanos a finales de mayo, situación que volvió a producirse ayer. Entonces, los repatriados, a los que las autoridades españolas engañaron diciéndoles que los iban a llevar a la Península, protestaron por las condiciones en las que habían sido trasladados y se produjeron algunas manifestaciones y disturbios ya de vuelta en su país. Desde entonces, el Gobierno de Wade se ha negado a reanudar esos vuelos a pesar del acuerdo que mantiene con Madrid. El propio ministro del Interior senegalés, Ousmen Ngom, dijo el martes que aceptaban las repatriaciones siempre que se llevaran a cabo en condiciones de dignidad y respeto a los derechos humanos condiciones que se cumplían a la perfección en los vuelos de ayer, por lo que las autoridades españolas en Senegal esperan ahora una nueva explicación a la negativa de aceptar a los inmigrantes en su propio país de origen. El propio ministro español de Trabajo, Jesús Caldera, anunciaba en la tarde de ayer que hemos empezado las repatriaciones con Senegal; por supuesto, esa política tiene que ser muy intensa y todo inmigrante ilegal tiene que saber, y las mafias que trafican con ellos, que quien entra ilegalmente tiene que salir Unas horas después, el presidente de Senegal se encargaba de dejarle en evidencia. En concreto, ayer deberían haber llegado a Dakar dos vuelos procedentes de Fuerteventura en los que viajaban un total de 100 inmigrantes ilegales que iban a ser repatriados tras llegar a Canarias por vía marítima. Los dos aviones, que transportaban a 50 ilegales cada uno, no llegaron a despegar ante esta denegación del permiso de aterrizaje. Las aeronaves tenían previsto salir hacia su destino a las 22: 00 horas de ayer (23: 00 hora peninsular) Y todo esto, a pesar de que la terminal del aeropuerto de Dakar que emplean los peregrinos musulmanes cuando van a La Meca ha sido habilitada estos días por la comisión de repa- triaciones senegalesa para recibir a los emigrantes clandestinos que son devueltos a su país. En los últimos días ya han llegado cuatro aviones enviados por Rabat. Pero, como reconoce a ABC un coronel de la Policía que trabaja en el problema migratorio, es distinto que los manden a casa los marroquíes que los españoles. Su objetivo no es Marruecos, sino España, por eso allí no se quieren quedar y prefieren volver a Senegal. Los que llegan a España sí quieren quedarse, aunque sea en la calle. Es más difícil atravesar el mar que vivir en la calle en España ¿Cómo los van a forzar a montarse en el avión? se pregunta el coronel, que prefiere que no se publique su nombre. Precisamente esa frustración ha provocado estas semanas diversos altercados en los centros canarios de retención, donde una delegación de oficiales senegaleses ha estado identificando inmigrantes estos días. Cerca de un millar de subsaharianos han sido reconocidos y ahora serán repatriados Otra delegación, de Guinea Bissau, ha comenzado también a identificar en Canarias a sus compatriotas. Hay que trasladar indocumentados ya comenta Agustín Brito, de la Confederación Española de Policía. Más de nueve mil africanos continúan en el Archipiélago, retenidos en centros, carpas, polideportivos, y comisarías. El motivo de que se haya concentrado en las Islas tal cantidad de inmigrantes es que estaban en pleno proceso de identificaciones Decenas de senegaleses pasan la noche en la comisaría del puerto de Dakar tras ser detenidos a bordo de un cayuco LUIS DE VEGA La patrullera destinada a la costa africana no podrá interceptar embarcaciones, sólo avisar L. DE VEGA. E. ESPECIAL DAKAR (SENEGAL) La patrullera de la Guardia Civil Río Cabriel salió por primera vez a patrullar las aguas senegalesas en la tarde de ayer, según fuentes de la Benemérita. Además de ocho guardias civiles su tripulación está integrada por tres miembros de las Fuerzas de Seguridad de Senegal. A diferencia de las patrulleras que llevan varios meses desarrollando su labor en Mauritania- -la pasada madrugada la Río Duero destinada en este país rescataba a 87 inmigrantes que se dirigían a Canarias- -la que salió ayer de Dakar no estará autorizada a interceptar embarcaciones con clandestinos. El motivo, según las mismas fuentes es que en Mauritania, aunque vaya también una tripulación mixta, las embarcaciones se han donado y forman ya parte de los medios de ese país magrebí. La Río Cabriel pertenece a los medios españoles puestos a disposición de Dakar para intentar controlar la salida de expediciones hacia Canarias. En el caso de Senegal, y salvo urgencias, la patrullera avisará a la Marina en caso de localizar algún cayuco para que sean los senegaleses los que lo trasladen hasta tierra. Las fuentes de la Benemérita y de la diplomacia española consultadas por ABC no escondieron que las negociaciones no han sido fáciles y que en estos momentos no es imaginable que aparezca en el puerto de Dakar un cayuco de senegaleses remolcado por una embarcación española.