Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 13 9 2006 97 Deportes El Real Madrid inicia un proceso penal por falsificación que evitaría que se contase el voto por correo Publicidad en las camisetas por primera vez En 107 años de historia, el Barcelona no había ofrecido publicidad en la camiseta salvo en contadas excepciones, como en 1990 cuando viajó a Japón y lució el logotipo de una compañía aérea de ese país. Pues bien, la de ayer será una noche histórica porque el Barça manchó su camiseta, aunque no es una publicidad convencional. Después de que Joan Laporta presentara por la mañana el acuerdo, por la noche el primer equipo saltó al campo con la inscripción de Unicef en el pecho, entidad que percibirá 7,5 millones en cinco años por parte del club catalán. Desde algunos sectores se ha cuestionado la actuación de la Directiva del Barcelona por no haber consultado a los socios sobre la decisión de renunciar a los ingresos por el patrocinio. En este sentido, Laporta manifestó que cree que la iniciativa ha tenido una gran acogida. Puyol marcó, lo que no es habitual, y lo celebró con Eto o. Un regalo del capitán para Unicef AFP El Barça, insolidario con el Levski El conjunto azulgrana supera sin problemas el trámite y golea al inocente cuadro búlgaro en un partido sin historia y marcado por la lluvia ENRIQUE YUNTA BARCELONA. El Barcelona cumplió con el trámite en su regreso a la máxima competición continental, para la que es claro favorito y en la que le queda una estación menos del largo camino que lleva a Atenas, sede de la final esta temporada. Ahora bien, el de ayer era el partido más fácil que se le puede presentar al conjunto azulgrana en esta liguilla, pues el Levski, aunque voluntarioso y animado en el primer acto, no es nada del otro mundo. Tanto vender humanismo, Unicef y solidaridad por los cuatro costados y los chavales de Laporta no tuvieron contemplaciones con un pobre grupo de búlgaros debutantes que acabó ultrajado. Le salió bien la enésima revolución a Rijkaard. Excelente gestor de banquillo, el técnico holandés introdujo seis caras nuevas en la alineación con respecto al partido liguero ante el Osasuna. Lo más sorprendente fue la suplencia de Xavi y de Edmilson, cuyos puestos fueron ocupados por Iniesta y Motta. Además, volvieron Puyol, Belletti, Giuly y Gio. No fue un partido espectacular, pero transcurrió según lo esperado. El Barcelona se encontró de nuevo con un gol sin que el contrario se hubiera desperezado y, claro, así el fútbol es más fácil. Esta vez le concedió seis minutos al rival, el tiempo que tardó Iniesta en estrenarse en una faceta poco conocida para él, la del gol. Buena internada de CHELSEA WERDER BREMEN 2 0 BARCELONA LEVSKI DE SOFíA 5 0 Barcelona (4- 3- 3) Valdés; Belletti, Puyol, Thuram (Oleguer, m. 79) Gio; Iniesta (Xavi, m. 71) Motta, Deco; Giuly (Gudjohnsen, m. 62) Eto o y Ronaldinho. Levski Sofía (4- 2- 3- 1) Petkov; Milanov, Topuzakov, Tomasic, Angelov; Borimirov (Minev, m. 61) Eromoigbe; Telkiyski, Bardon, Yovov (M. Ivanov, m. 69) y E. Angelov (G. Ivanov, m. 46) Árbitro Konrad Plautz (Austria) Mostró cartulina amarilla a los visitantes Georgi Ivanov y Milanov. Goles 1- 0, m. 6: Iniesta. 2- 0, m. 38: Giuly. 3- 0, m. 48: Puyol. 4- 0, m. 57: Eto o. 5- 0, m. 93: Ronaldinho. es tan inocente el conjunto búlgaro como inofensivo, ya que apenas inquietó la meta de Víctor Valdés. Por contra, el Barça no perdonó cuando tuvo la ocasión. Sentenció Giuly antes del descanso en una jugada al más puro estilo del francés, con una de sus diagonales que esta vez supo materializar, poco usual. Eso sí, el portero, Petkov de apellido, estaba en el suelo tres segundos antes de que encarara el 8 azulgrana. Chelsea (4- 4- 2) Cech; Boulahrouz, Carvalho, Terry, A. Cole; Essien, Makelele, Ballack (Obi Mikel, m. 91) Lampard; Drogba (Kalou, m. 85) y Shevchenko (Joe Cole, m. 81) Werder Bremen (4- 4- 2) Reinke; Fritz, Pasanen, Naldo, Wome; Frings, Baumann (Zidan, m. 86) Diego, Borowski; Klasnic (Almeida, m. 66) y Klose. Árbitro Kyros Vassaras, de Grecia. Mostró tarjeta amarilla a Terry, Drogba, Joe Cole y Bauman. Goles 1- 0, m. 24: Essien. 2- 0, m. 68: Ballack, de penalti. Marca Puyol y Eto o sigue en racha La segunda parte fue un paseo. Bajó los brazos el Levski y le cayó una buena tunda. Y pudo ser peor. Basta decir que marcó Puyol, que necesitaba una alegría después de probar en sus propias carnes la comodidad de los asientos del banquillo del Camp Nou. Fue de rebote, después de una falta lanzada por Ronaldinho y que rechazó mal Petkov. Y antes del cuarto de hora sumó su golito Eto o, fruto de una jugada individual. Está inconmensurable el camerunés, con hambre, con ganas. Y hasta se le intuye algo de madurez, tan anhelada en otros momentos. Seguía lloviendo en la Ciudad Condal, condiciones óptimas para que entrara el islandés Gudjohnsen. También participaron en la fiesta- -que culminó con el golazo de Ronaldinho- -Xavi y Oleguer, aunque ya estaba todo el pescado vendido. El campeón cumplió como se esperaba con el guión. Cómoda victoria de un Chelsea sobrado ante el Werder ABC LONDRES. Un partido en el que el Chelsea acabó por imponer sus individualidades ante un Werder Bremen que se mostró peleón y con muy buena actitud ante el equipo inglés. No se encerraron los alemanes y salieron con fruición arriba, aunque sin mucha profundidad en sus ataques. El Chelsea, con la calidad y talento de sus jugadores, creaba más peligro cada vez que se acercaba al portal contrario. Así, un error zaga visitante en el minuto 24 permitió a Essien marcar el primer gol. Luego, juego nivelado pero mejores ocasiones locales (tiro al palo de Lampard) y el segundo tanto marcado de penalti por Ballack después de un empujón de Fritz a Drogba dentro del área visitante. Ronaldinho por la izquierda y mejor aún el toquecito de Eto o para que el manchego le pegara desde la frontal. Otra reivindicación más del canterano, que exige con su juego algo más de presencia en los planes de Rijkaard. Achuchó el Barcelona y gozó de alguna ocasión, pero el Levski no estaba dispuesto a rendirse tan pronto. Cuanto menos, puso en escena durante un buen tramo de la primera mitad un juego atrevido, presionando con cierto criterio a los locales, contagiados seguramente por la espectacular tromba de agua que cayó sobre el Camp Nou. Mas